Turismo en Funchal


Funchal es una preciosa ciudad marítima que está en la portuguesa isla de Madeira y que su puerto tiene mucho tránsito al ser de escala entre las Antillas y los países mediterráneos, atrayendo a un montón de cruceros y turistas que viajan expresamente para conocer la belleza de este precioso lugar. Además, desde España puedes llegar en pocas horas en barco saliendo desde Tenerife o Gran Canaria, y desde Andalucía lo tienes también muy cerca si te desplazas a cualquier puerto portugués, como el de Portimao.

En Funchal suele hacer buen tiempo todo el año, aunque lo más recomendable es visitarla entre los meses de mayo a agosto, así que si ya estás planeando tus vacaciones de verano deberías plantearte esta opción. Si no quieres llegar por mar puedes hacerlo también por aire con algún vuelo destino Aeropuerto de Madeira. Funchal es lugar puramente turístico, y es que su naturaleza es verdaderamente espectacular. Como curiosidad, Cristiano Ronaldo es de aquí.

SEGUIR LEYENDO «Turismo en Funchal»

Madeira, la perla del Atlántico


A Madeira se le conoce como La perla del Atlántico y es un pequeño archipiélago que pertenece a Portugal y que tiene dos islas habitadas: Porto Santo y Madeira, además de tres pequeñas que no están habitadas y a las que llaman Islas desertas. Todo en su conjunto forma la Región Autónoma de Madeira, y están a menos de 400 kilómetros de la isla de Tenerife y a unos 850 de Lisboa. Son islas de origen volcánico y con un precioso paisaje montañoso. Viven gracias al turismo, ya que es uno de los mayores destinos turísticos de Europa y recibe visitantes durante todas las épocas del año ya que el clima es muy suave.

SEGUIR LEYENDO «Madeira, la perla del Atlántico»

La ciudad portuguesa de Braganza


Sobre las faldas de la sierra de Montesinho, en la altiplanicie de noroeste de Portugal, se levanta la ciudad de Braganza. Esta, es una ciudad portuguesa muy particular, ya que en ella podrás encontrar gran cantidad de lugares muy atractivos que descubrir, algunos de los cuales serán de visita obligada si pasas por estas tierras. Son muchos los monumentos o edificaciones increíbles que podrás encontrar en Braganza.

La mejor referencia de la ciudad y quizá lo primero que encuentres al llegar es la Praça da Sé. En el centro de esta plaza se levanta un crucero que fue construido hace más de trescientos años. Frente a esta, se encuentra la Iglesia de la Catedral. Su fachada es simple pero posee un portal renacentista de influencia barroca. En su interior, un retablo de una entalladura dorada y un arco triunfal.

Otro punto importante e interesante de Braganza es antigua Rua Direita (hoy conocida como la Rua dos Combatentes da Grande Guerra). Al descender esta calle podrás observar los diversos edificios coloridos y larguiruchos. Unos edificios que son ejemplares de las antiguas construcciones medievales en las que podrás observar hermosos herrajes en sus diversas portadas o puertas.

No te podrás perder tampoco el Castelo de Bragança (el Castillo-Fortaleza de Braganza). Este lugar situao en el mismo Centro Histórico de Braganza (en la Rua do Santo Condestável), recibe numerosas visitas al día. Se dice que es de entre todos los castillos uno de que más y mejor representan a la arquitectura medieval. Forma parte de un conjunto amurallado que consta además de quince torres y tres puertas. Y por último destacar las calles estrechas que salen de la Plaza de Armas (más conocida como Ciudadela), en las que podrás descubrir cómo eran las típicas casas medievales.

La ciudad medieval de Óbidos


Óbidos es una de las muchas ciudades medievales fortificadas que aún quedan por el mundo. Esta en concreto es una hermosa localidad portuguesa que se encuentra aproximadamente a 85 kilómetros al norte de la ciudad de Lisboa. Es el prototipo perfecto de lo que fue una ciudad medieval.

Su singularidad y belleza es lo que atrae a numerosos turistas cada año. Óbidos fue construida sobre una colina, y lo que sorprende a todos los que la visitan son sus increíbles murallas conservados en un perfectísimo estado si tenemos en cuenta todo el tiempo que ha pasado desde que fueron levantadas. Merece la pena pasear por sus empinadas y retorcidas calles, y disfrutar de sus hermosas casas.

En lo más alto de la colina se encuentra además su imponente castillo. El Castillo de Óbidos, nombre con el que se el conoce, es de orígenes romanos. En el siglo XX tuvo que ser restaurado como consecuencia de los destrozos que había sufrido en 1755 a causa de un terremoto que tuvo lugar en la zona. Ya en julio de 2007 el castillo fue declarado como una de las siete maravillas del país. Hoy en día el castillo alberga en un interior un hotel o pousada.

En el interior de sus murallas que aún rodean todo el pueblo, se pueden encontrar esa hermosas casas blancas, cuyas paredes están decoradas con azulejos azules, verdes y amarillos (típicos estos de esta zona de Portugal). Sus ventanas todas tienen flores frescas, lo que hace más bonito el paseo por el pueblo. Si decides visitar esta ciudad, elige el mes de julio. Podrás disfrutar de todo esto, y además disfrutar del magnífico mercado medieval que se celebra todos los años este mes, en el que se realizan recreaciones históricas y se venden productos típicos.

Guía rápida de Porto


Conocida por su fabricación y distribución del vino de Oporto, Porto (Oporto) es la segunda área metropolitana más grande de Portugal. Porto fue fundada por los romanos. Hoy en día, la región no sólo es el hogar de más de dos millones de ciudadanos, además tiene el gran honor de ser considera Patrimonio de la Humanidad. Si decides hacer una rápida visita a esta bonita ciudad no debes perderte:

Iglesia de San Francisco. El nombre de uno de los santos patronos de la zona. La iglesia de San Francisco fue construida en el año 1200. Los visitantes pueden admirar los estilos románico y gótico de la iglesia, así como su interior de madera.


Palacio de la Bolsa. Construido en 1841, el palacio y la catedral son el escaparate excepcional de la arquitectura de la ciudad. Allí encontrarás la estatua del Infante Henrique. Esta estatua conmemorativa nos muestra la imagen de Henrique el Navegante que fue príncipe de Portugal entre el 1300 y 1400.


Puente Dom Luis. En la ciudad de Porto se encuentra el río Duero. El Puente Dom Luis se extiende por todo el ancho del río y permite un fácil acceso a la ciudad.

Catedral de Oporto. Es una de las iglesias más antiguas de la zona. Después de siglos de uso y desgaste, la catedral fue reformada en el año 1700.


Matosinhos. Es una de las más populares aldeas. Esta comunidad costera es famosa por sus pequeñas playas. Matosinhos, también cuenta con una iglesia del siglo XIV, y un monasterio de arquitectura gótica

Vila Nova de Gaia. Aquí podrás ver, de primera mano, la producción del vino de Oporto.

Turismo activo en Alentejo


Zona situada en el centro-sur de Portugal formada en total por 58 municipios.
Las playas de la costa alenteja tienen dos estilos bien diferentes. Al norte del cabo de Sines, encontramos 47 kilómetros de arenal sin interrupción. Al sur, podemos disfrutar de los pequeños lugares demarcados por escarpadas rocas y las zonas marítimas desde donde se pueden realizar distintas actividades como observaciones de pequeños crustáceos, buceo y pesca.

A pie, en bicicleta, a caballo, en 4X4, en canoa, englobo, surf, bodyboard, etc. hay siempre un programa diferente para cada jornada. Las oficinas de Turismo esparcidas por el territorio nos ofrecen propuestas de senderismo en sus regiones, y recorridos en general mediante los cuales nos contarán la historia de cada zona.

Por otro lado la desactivación de antiguas líneas de ferrocarril ha originado varios kilómetros de eco-pistas, para recorridos a pie y paseos en bicicleta. El Turismo ecuestre ha experimentado un gran crecimiento, que se justifica por la calidad de las rutas y el nivel de preparación de las actividades propuestas, y de igual modo sucede con los circuitos creativos de aventuras en todo terreno.


El piragüismo tiene muchísimos adeptos en los principales ríos, y para los que quieran sentirse como pájaros, el ala delta y el parapente les proporcionaran preciosas vistas panorámicas tanto de la costa como del interior. Para los más aventureros también se realizan prácticas de paracaidismo. Y para los más tranquilos pueden realizar un bonito viaje en globo.

El escenario se adapta al gusto de quien sabe o que busca.

Gastronomía en Madeira


En Madeira encontrarás una gastronomía típica regional basada en productos de máxima calidad. La cocina internacional también se encuentra ampliamente representada.
Teniendo un contacto próximo con el mar, encontrarás en la mayoría de los restaurantes excelentes platos de marisco y de pescado fresco. Lapas, pulpo, gamba, filete de atún y los filetes de pez sable son sólo algunos ejemplos de los manjares regionales de la zona.

Obligatorio es también saborear los platos típicos de la región, tales como el filete de atún con maíz frito o la deliciosa “espetada” de carne de vaca asada en brocheta de palo de laurel, acompañada por el pastel “do caco”.


Otros productos gastronómicos tradicionales son también el cus cus casero, el pan casero amasado con batata dulce y la carne con vinos y ajos (carne de cerdo marinada).

Si eres amante de la fruta encontrarás en Madeira un verdadero paraíso.
Los frutos tropicales, como el mango, el plátano, el aguacate, la piña y el maracuyá son abundantes y sus exóticos sabores ponen broche de oro a las comidas, tanto en su estado natural como en forma de pudines, mousses y helados.

Para los más golosos presentarán en la mesa una rica repostería. Los dulces más típicos son el “Bolo de Mel” y las “broas de mel”, confeccionados con ricos ingredientes, como especias y miel de caña de azúcar. Las “Queijadas” y los caramelos de hinojo son también muy apreciados.


En cuanto a las bebidas, la posibilidad de elección también es muy variada. Los zumos de frutas exóticas, como el maracuyá, la papaya, la guayaba, etc., la afamada “poncha” confeccionada con aguardiente de caña, miel y limón y los célebres vinos de Madeira, que pueden servir de aperitivos o ser saboreados con el café, constituyen otras opciones originales.