Comer en Lisboa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

No se me ocurre un plan mejor para celebrar que estamos en mayo, que es primavera y que ya los días son infinitamente más largos que escaparme a Lisboa. En primavera, porque es primavera, y en invierno porque sí. Yo viajaría a la capital portuguesa cada dos por tres.

Lisboa tiene mucho, pero mucho, que ver. En Vuela Viajes ya te hemos contado cuáles son las visitas imprescindibles que has de hacer en la ciudad. Ahora quería hablarte de uno de los capítulos esenciales de todo viaje: qué comer en Lisboa.

La tierra del bacalao


La gastronomía portuguesa es excelente y ofrece grandes recetas entre las que destacan especialmente los platos de pescado. Además, en Lisboa existen restaurantes muy buenos, con una oferta culinaria excelente y a precios asequibles. Aunque, claro, hay que saber dónde encontrarlos.

Una de las cosas que caracteriza a la oferta de restaurantes lisboeta es su amplísima variedad. Puedes encontrar desde los restaurantes más caros y elegantes, hasta bares y tascas en los que comerás muy bien por muy poco dinero. En cuanto a los platos estrella, comenzaremos por un clásico de la gastronomía portuguesa: el bacalao. En Lisboa, el bacalao se cocina de tantas maneras que te sorprenderá. A mí, particularmente, me encanta el bacalhau a brás, que se prepara desmigado y revuelto con huevos y patatas.

También hay otros platos típicos, como el caldo verde, a base de patata y col; la acorda de marisco, una sopa sabrosísima; o el cocido a la portuguesa. Y en el capítulo de postres, aunque tienes varias opciones para elegir, no puedes perderte los pasteles de Belem, famosísimo, deliciosos y con una receta antiquísima. Se trata de una especie de base de hojaldre rellena de crema y con azúcar y canela espolvoreada por encima. Todo un placer para el paladar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *