El carnaval de Sitges


El carnaval de Sitges se volverá a celebrar como cada año en esta localidad costera de la provincia de Barcelona. Esta ciudad no sólo es famosa por ser una de las más gay-friendly de Europa, también lo es por albergar uno de los carnavales más coloridos y animados de España.

Hasta 4 millones de turistas se dan cita durante una semana donde la fiesta es lo que prima. Todo vale y es por ello que llega gente de todas partes de Cataluña y de España, sin olvidar que hay ingleses y alemanes que también se acercan año tras año.
SEGUIR LEYENDO «El carnaval de Sitges»

La catedral de Girona


Esta hermosa catedral gótica se encuentra ubicada en el punto más alto de la ciudad. Los 90 peldaños de escalinata barroca que conducen hasta ella le confieren un sello de identidad propio. Aunque dicha escalinata pertenece al siglo XVII, salvar tan importante desnivel siempre había sido todo un reto, desde que fuese construido el primer templo romano.

Consagrada a Santa María, en su edificación se invirtieron varios siglos que dieron como resultado una impresionante catedral gótica en su interior y barroca en el exterior.
De sus orígenes románicos, tan sólo se conservan el claustro del siglo XII y la torre del año 1040, que se encuentra adosada a la fachada. A través de una escalera de caracol, en el interior de la torre, se accede al campanario desde el cual la panorámica de la ciudad se convierte en un privilegio exclusivo de la catedral.

En el exterior del templo, la parte norte está presidida por el pórtico de San Miguel, en estilo gótico, mientras que en la zona sur el pórtico de los Apóstoles (siglo XIV) conforma la decoración de la fachada.


Tanto la iglesia como el claustro poseen un amplio repertorio de arte funerario, entre los que se encuentran los sepulcros de condes, miembros de familias reales, artistas, arquitectos y personajes importantes. Algunos de ellos, exquisitamente decorados, son auténticas obras de arte.

Pese a que, inicialmente, se proyectaron tres naves, finalmente se construyó solo una que, por sus dimensiones (22.98 metros), se trata de la nave gótica más ancha del mundo. Si englobamos todos los estilos, seguiría en anchura a la de San Pedro en el Vaticano (25 metros).

El ángel de la torre

Coronando la torre de la catedral puede verse la figura de un ángel que, en un inicio, tenía los ojos tapados con una venda, simbolizando la Fe. Sin embargo, tras restaurarla se le colocó una cabeza sin los ojos vendados, ya que desde el suelo no podía apreciarse este detalle.


La Bruja

Se trata de una gárgola cuya finalidad fue concebida para desalojar las aguas pluviales. Sin embargo, la leyenda resulta más curiosa pues nos habla de una mujer que se dedicaba a las artes de la brujería y demostraba su odio hacia la religión lanzando piedras contra la catedral. Como castigo divino fue convertida en piedra y fue colocada en el templo para que de su boca saliera agua en lugar de maldiciones.

Una escapada a Toledo


Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas, seña de convivencia de cristianos, judíos, y árabes. Pero también un destino en el que poder perderse un fin de semana cualquiera. Incluso se puede ir en un mismo día si se desplaza desde Madrid o un punto cercano desde el centro de España. De Toledo podemos destacar innumerables cosas, pues entre sus murallas disfrutamos de una espectacular muestra de la historia del arte español. Romanos, visigodos, musulmanes, judíos, cristianos… por Toledo ha pasado gran parte de la historia de España dejaron en esta ciudad su huella imborrable. Por eso está declarado Patrimonio de la Humanidad.


Encontramos monumentos casi todos los rincones de la ciudad, aunque los más visitados son la Catedral, la Puerta de Bisagra, el Alcázar, el Monasterio de San Juan de los Reyes, las Sinagogas de Santa María la Blanca y la del Tránsito, la Mezquita del Cristo de la Luz y el Museo del Lienzo del Entierro del Señor de Orgaz. Además, de esa riqueza cultural, Toledo tiene el encanto de sus calles laberínticas, las vistas desde los Cigarrales (casas de campo a la orilla del Tajo), los conventos recuperados y el ocio nocturno de la ciudad. Sin olvidarnos de sus termas romanas, los baños árabes y judíos, que muestran las señales de un pasado de convivencia.


La Plaza de Zocodover podríamos decir que es el centro neurálgico de la ciudad, pues ha sido testigo de todas las épocas, lugar de referencia tanto para los turistas que tienen la suerte de acudir como para los toledanos. La plaza se utilizó como defensa de la muralla con los romanos y mercado de bestias con los árabes. En ella se han celebrado también corridas de toros, ejecuciones de la Inquisición y justas de todo tipo. En sus alrededores merece la pena darse un paseo por las estrechas pero encantadoras calles, las plazuelas y jardines fuera de las rutas tradicionales turísticas son una maravilla.


Las obras de orfebrería y joyería que guarda su claustro, la Puerta del Reloj o las tres portadas de la fachada principal (Puerta del Perdón, de la Torre y del Escribano) y la Puerta de los Leones, merecen ser nombradas. Junto a la catedral se encuentra el edificio del Ayuntamiento que evoca el clasicismo italiano por su perfecta simetría y la utilización de columnas toscanas. El Alcázar de Toledo también es uno de los símbolos de la ciudad y actual sede del Museo Nacional del Ejército. Por último, la Catedral Primada destaca por encontrar la huella de todos los estilos artísticos: estructura gótica, yeserías y techos de traza árabe, el barroco en su Transparente o el neoclásico en la Puerta Llana, además de las bonitas vidrieras de los ventanales y los rosetones.

Historia y brujas en Cervera


El municipio de Cervera es capital de la comarca de la Segarra y está situado en la provincia de Lérida. Sus inicios como población se remontan al siglo VI a.C., aunque la documentación que existe al respecto data del siglo XI d.C.

Su antigua estructura debió ser cerrada, utilizando las paredes exteriores de las casas como muralla de la ciudad. Paseando por las calles de Sabater (Zapatero) y de les Bruixes (de las Brujas), podemos observar los vestigios de esta curiosa estructura.

Lugares de interés

La Universidad de Cervera – Es una de las edificaciones más importantes del siglo XVIII en Cataluña, construida a partir de un decreto de Felipe V, en el año 1717. Su estructura es neoclásica aunque barroca en muchos elementos decorativos.

Iglesia de Sant Antoni – Si bien, el edificio actual es de estilo neoclásico, se pueden ver restos de las antiguas construcciones desde su origen medieval. Fue concebida como hospital en el siglo XIII para curar el mal de fuego, una enfermedad causada por un hongo del pan.

El hospital Berenguer de Castelltort – Data de la misma época que la universidad y las similitudes de ambas se evidencian, principalmente, en el claustro de los peregrinos.

Murallas – Hasta el siglo XIV, las mismas casas que únicamente tenían puertas en calles interiores, cerraban la ciudad. Posteriormente, durante el reinado de Pere el Cerimoniós (Pedro el Ceremonioso), se levantaron las murallas que todavía rodean la ciudad por la parte oriental.


La calle Mayor – Conserva algunos de los porches o arcos que parten desde la Plaza Mayor.

Iglesia de Sant Agustí
– Situada en la calle mayor, destaca por un magnífico rosetón que preside la fachada, de estructura fundamentalmente gótica, pese a haber sido reconstruida.

Casa Johan – Al otro lado de la misma calle, destaca esta casa del siglo XVI, con un magnífico portal, ventanas con símbolos heráldicos y, bajo el alar del tejado, un interesante porche del desván de la casa.

Conjunto arquitectónico de la Compañía de Jesús – Sede de la antigua iglesia de Sant Bernat, donde se reunieron las Cortes Catalanas, en los años 1358 y 1359, para acordar la creación de la Generalitat de Catalunya y donde se firmaron los pactos matrimoniales entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. En su interior se conserva la celda del filósofo Jaume Balmes con su dormitorio, la biblioteca de la época, un pequeño oratorio y la Cruz procesional de Sant Nicolau, una obra maestra de la orfebrería catalana.


La Paeria o ayuntamiento – Data del siglo XVIII y resalta de forma significativa por las ménsulas situadas bajo los balcones que representan el mercado, los sentidos corporales y la prisión. En su interior conserva un pozo de hielo de los siglos XVI-XVII, la capilla gótica de Santa Agueda, el salón de los reyes y el salón de sesiones de estilo rococó.


Iglesia de Santa Maria – De estilo gótico catalán, la iglesia conserva las imágenes románicas de la Virgen y el Niño .

El Aquelarre de Cervera

Además de destacar por su notable patrimonio arquitectónico, Cervera celebra desde hace más de treinta años, el famoso Aquelarre, el último fin de semana de agosto. En esta celebración de connotaciones históricas, sus calles centenarias se llenan de espectáculos, música, magia y esoterismo para que los visitantes puedan disfrutar de tres días lúdicos con sus noches llenas de misterio.

Talavera, artesanía histórica


Esta ciudad de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, situada al noroeste de la provincia de Toledo, aparece con nombre propio desde el año 181 a.C. Aebura fue el primer nombre que se dio a Talavera, pasando a ser Caesarobriga para los romanos y Elbora para los visigodos. Más tarde, con la llegada de los musulmanes, Talabayra , como así la denominaron, experimenta un engrandecimiento que se traduce en la construcción de la muralla y el alcázar.

A lo largo de su historia, Talavera ha experimentado hechos de gran relevancia que se reflejan en las numerosas construcciones, de importancia artística, situadas en su recinto urbano.


El Puente Viejo. De origen romano, fue destruido por los árabes en su huida de Talavera. Sin embargo, su reconstrucción, en base a los restos romanos, ha sido tan fiel que siempre se le ha conocido como el Puente Romano.


Muralla. De los tres recintos amurallados que tuvo la ciudad, actualmente se conservan restos de dos de ellos. El primero se caracteriza por tener adosadas las torres albarranas, torres salientes para conseguir una mejor defensa de los muros. La figura de una de estas torres está representada en el escudo heráldico de la ciudad. Del segundo recinto tan sólo se conservan la Puerta de Sevilla, el torreón de la Puerta de Zamora y los restos de la Plaza de San Miguel.

La Colegiata. De planta rectangular, se compone de tres naves longitudinales y es de estilo gótico mudéjar. En su fachada sobresale el rosetón, realizado en ladrillo y cubierto de estuco.

Convento de San Bernardo. Es de estilo barroco, fue fundado en el año 1610.

Iglesia de Santiago. A partir de la planta y lienzos de una antigua sinagoga se construyó esta iglesia, en el siglo XIV, de la cual se conserva un rosetón de ladrillo, cuya sencillez le impregna de hermosura.

Iglesia del Salvador. Existen datos de su existencia que se remontan al año 1204, siendo una de las más antiguas de Talavera. Su ábside de estilo mudéjar es el testimonio de su antigüedad.

Basílica de la Virgen del Prado
. Data del año 1570, mezclando los estilos renacentista y barroco. Sus paredes constituyen un auténtico museo de cerámica de Talavera, en las que se pueden admirar obras que abarcan desde el siglo XVI hasta el XX.


Plaza del Pan. Escenario de todos los actos populares y oficiales a lo largo de su historia. En el siglo XVI, cambia el aspecto de la plaza, al tomar forma de circo romano y vestirse de renacimiento. Su antigua apariencia rústica fue embellecida con el color de las cerámicas que aún ostenta.


San Agustín El Viejo. De estilo barroco, su convento es, actualmente, la sede del museo Ruiz de Luna. En cambio, la iglesia pasó de ser teatro del Liceo a almacén, siendo hoy día de propiedad particular.

Iglesia de Santo Domingo. Consagrada en el año 1536, en la que se conjugan gótico, plateresco y renacentista, esta iglesia es la bella desconocida.


La artesanía de Talavera, sobradamente conocida, merece un especial interés por haber adquirido nombre propio desde el siglo XVI. Y es en este siglo, cuando Talavera destaca como Ciudad de la Cerámica, por la calidad y cantidad de artesanos dedicados al oficio. Otras artes como la guarnicionería, la talla de madera, muebles y bordados también son realizados con gran maestría por sus artesanos.

Su gastronomía es el reflejo de una histórica encrucijada de caminos, con influencias de las tierras que la rodean. Principalmente se basa en la calidad de las materias primas, con predomino de los productos de huerta y las carnes, especialmente, cordero y caza. Su saber hacer, enriquecido a lo largo de su historia, está presente en sus excelentes restaurantes.

La excepcional belleza de la Alhambra


Este célebre conjunto arquitectónico de la ciudad de Granada constituye una preciada joya del legado hispano-arábigo de los siglos XIII y XIV. Este emblemático palacio, antigua residencia de los reyes moros, está situado en la meseta del monte Asabica, hacia un extremo de la ciudad.

Las murallas que circundan el palacio alcanzan los 10 metros de altura, abarcando una extensión aproximada de 800 metros de longitud por 500 de amplitud. Al igual que otras ciudades amuralladas, la Alhambra gozaba de autonomía respecto a la ciudad. Disponía de todos los servicios necesarios para el abastecimiento de la población que allí residía como, talleres, mezquitas, escuelas, etc.

La exquisita decoración de esta ciudad palatina es un verdadero deleite para los sentidos. Sus magníficos trabajos de yesería, en la que los árabes eran auténticos maestros, y su peculiar forma de trabajar el mármol, convierten a la Alhambra en la culminación del arte andalusí.

Edificios más emblemáticos

La Alcazaba . Edificio destinado a la defensa y vigilancia del recinto. Se trata de una de las edificaciones más antiguas (siglo XI) y entre algunos de sus elementos más importantes destacan:

– Patio de Armas
– Torre del Homenaje. Levantada en la parte más alta de la muralla, unos 22 metros de altura y 6 pisos de altura en su interior. Pudo estar destinada a ser centro de operaciones de defensa.
– Torre de la Vela. Se trata de la torre de defensa más grande de todo el conjunto.


Salón de los Embajadores o salón de Comares. Construida en el siglo XIV para las audiencias privadas del sultán. Es la estancia más amplia y elevada de todo el conjunto. Todas sus paredes están ricamente decoradas con motivos florales, estrellas, conchas y escrituras en yesería. Las ventanas antiguamente se cerraban mediante celosías de madera y vidrieras de colores (cumarias), de ahí el nombre de comares. El techo del salón, con forma cúbica, es una representación del Universo según la cultura musulmana. Realizado en madera de cedro con formaciones de estrellas a diferentes niveles, resulta uno de los elementos más atrayentes de la estancia.


Palacio de los Leones. Su nombre se debe a la bóveda de mocárabes que lo cubría. Inscripciones religiosas en yesería cubren los muros de este edificio. En el atrio interior una galería formada por 124 columnas de mármol da paso al Patio de los Leones, famoso por la fuente sostenida sobre cuatro leones que encierran diversos significados o simbologías.


Sala de los Abencerrajes. Antigua alcoba del sultán, sin ventanas al exterior pero exquisitamente decorada. Conserva el estuco y colores originales. Situada en el centro de la sala, una pequeña fuente servía para reflejar la cúpula decorada con mocárabes.


Sala de las dos Hermanas. Su nombre procede de las dos losas de mármol blanco, situadas a ambos lados de la fuente central. Se trata de las más grandes de todo el recinto de la Alhambra y se igualan en peso, tamaño y color. La sala tiene un mirador sobre la ciudad y poemas escritos en las paredes.
Mirador de la Lindaraja. Con vistas al jardín que lleva su mismo nombre, es uno de los espacios más ricamente decorados de todo el recinto.

Sala de los Reyes. Se trata de la sala más larga del Harén, destinada posiblemente a fiestas familiares. En su bóveda central se representan los diez primeros reyes de Granada desde la fundación del reino, de ahí el nombre de la sala.


Generalife. Villa ajardinada, utilizada por los reyes musulmanes para el descanso. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Sin embargo, los elementos descritos son, tan sólo, una pequeña muestra de la extremada belleza de una de las joyas arquitectónicas de nuestro legado cultural.

Cáceres monumental


Situada norte de la comunidad de Extremadura y limitando al oeste con Portugal, Cáceres es una de las ciudades españolas que destaca por tener uno de los Conjuntos Históricos más completos del mundo. Este hecho hizo que fuese declarada Patrimonio de la Humanidad y Tercer Conjunto Monumental de Europa, además de estar integrada dentro de las rutas turísticas de las Juderías y la Ruta de la Plata.

Breve apunte histórico

Su dilatada historia se remonta al Paleolítico Superior, hace más de 20.000 años. Así lo atestiguan pinturas encontradas en la Cueva de Maltravieso, al sur del casco urbano de la población. También las grutas del Conejar y las Cavernas de Santa Ana, han revelado datos sobre la época Neolítica.

Así mismo, celtíberos, romanos y visigodos, dejaron una impronta que hoy día se ha desvelado a través de numerosos hallazgos. Por el contrario, son muy escasos los restos de culturas posteriores, lo cual lleva a pensar en un abandono de la ciudad hasta el siglo XII. A partir de esta fecha, los árabes reconstruyen todas las fortificaciones y murallas, en base a las que ya existían de época romana.

Gran parte de la arquitectura señorial que se conserva actualmente se realizó tras la reconquista, viviendo su máximo esplendor a partir del siglo XV. Veamos una pequeña aproximación del fastuoso legado arquitectónico:


Monasterio de San Francisco. Construido a finales del siglo XV, mezclando los estilos gótico y renacentista.

Palacio de los Golfines de Arriba. Perteneció a la familia de los Golfines y su construcción se inició en la segunda mitad del siglo XV. Se trata de una casa fuerte con torreones en las esquinas.

Palacio de las Veletas. Actualmente sede del museo provincial, esta edificación se levanta sobre los restos del antiguo Alcázar musulmán (siglos XII-XIII). De todo el conjunto, destaca el aljibe que se ha conservado hasta nuestros días.

Palacio del Mayoralgo. Uno de los edificios más significativos del casco antiguo de Cáceres ya que fusiona elementos medievales y renacentistas. Data del año 1.430 y en su fachada aún se conserva el escudo de la familia.

Arquitectura religiosa:

– Iglesia de San Juan (ss. XII-XV), gótico.
– Iglesia de Santa Maria (XV y XVI) De estilo románico de transición al gótico, con algunos elementos renacentistas.
– Iglesia de Santiago, de construcción románica, transformada en el s. XVI. Posee un retablo mayor de 1.557.
– Iglesia de San Mateo (s. XIV) y la ermita de la Virgen de la Montaña (s. XVII), con retablo de J. Churriguera.
– Ermita de la Montaña, en honor a su patrona, la Virgen de la Montaña .
– Convento de San Pablo.
– Ermita de la Paz.
– Iglesia San Francisco Javier.

Arquitectura civil:

– Palacio de Los Caballos, actual museo de Arte Contemporáneo.
– Palacio de Los Golfines de Abajo
– Casa de Los Perero.
– Casa de Las Cigüeñas
– Palacio de Godoy
– Los Espadero Pizarro, conocida como «Casa del Mono».
– Palacio de Moctezuma
– Palacio Episcopal
– Palacio del Comendador de Alcuescar, actual Parador Nacional de Cáceres.
– Palacio Provincial Diputación de Cáceres.
– Barrio de San Antonio, popular barrio con detalles de la arquitectura árabe (Casa Almohade).


Naturaleza

Parque Natural del Monfragüe, máximo exponente de vegetación y fauna mediterránea.
Garaganta de los Infiernos, declarada Reserva Natural por su gran importancia faunística y su flora excepcional.
– Llanos de Cáceres, con la población de aves protegidas de la Península Ibérica.
Los Barruecos, declarado Monumento Natural por sus curiosas afloraciones rocosas.

Emérita Augusta, la Roma de Extremadura


Situada al suroeste de España y al norte de la provincia de Badajoz, la ciudad de Mérida se encuentra en el centro geográfico de la región. Desde el año 1993 ha sido considerada Patrimonio de la Humanidad por la cantidad de edificios públicos, monumentos y estructuras de la época romana que conserva. No obstante, esta presencia de historia contrasta con la modernidad de sus edificios de nueva construcción, en una serena convivencia entre pasado y futuro. Gracias a su papel como capital de Extremadura, su inmejorable ubicación geográfica y las excelentes infraestructuras en la red viaria, Mérida dispone de una amplia oferta hotelera.

Historia

Emerita Augusta, fue fundada por Octavio Augusto, en el año 25 d.C., para los soldados licenciados de las legiones veteranas de las Guerras Cántabras. De ahí el nombre de emérita (eméritus en latín significa retirado), haciendo alusión a los soldados jubilados con honor.

Durante siglos, Emérita Augusta vivió una etapa de gran esplendor hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, convirtiéndose en un importante centro jurídico, económico, cultural y militar. Prueba de este esplendor son los edificios que aun perduran como testimonio viviente de una cultura que también es la nuestra.

Legado arquitectónico

Teatro y anfiteatro . Estas dos soberbias construcciones conforman el conjunto más importante de la ciudad:


Teatro. Destaca por ser el mejor conservado de occidente que data del año 15 a.C., y por su escenario, construido por Trajano en el siglo II d.C. Lo más destacado de este magnífica edificación son la escena y la orchestra. De los graderíos, es notable el estado de conservación de su sistema de vomitorios y galerías, además del revestimiento que los cubre.

Cada año, en la temporada estival, se realizan representaciones teatrales y actuaciones de cantantes que atraen a miles de visitantes.


Anfiteatro. A pesar de su estado, la estructura es perfectamente visible. Lo más interesante de esta construcción es el palco de autoridades, situado frente a la entrada principal. Fue inaugurado en el año 8 a.C. y su capacidad se estima en unos 15.000 espectadores.

Casas romanas. Existen varias villas romanas en diferente estado de conservación pero las más interesantes son las del mitreo y la del anfiteatro. En ellas se pueden observar el hipocausto (sistema de calefacción por el suelo) y los pavimentos:

Casa del Mitreo. Su nombre se debe a que en las proximidades se encontraron restos de un santuario dedicado a Mitra (dios de la luz solar, de origen persa y adoptado por los romanos). Su antigüedad se estima entorno al siglo II d.C., y en ella se pueden observar el atrio, el peristilo y un mosaico con motivos cosmológicos, además de la estructura general de toda la edificación, gracias a un sistema de plataformas elevadas.

Casa del Anfiteatro. En las inmediaciones del anfiteatro se pueden visitar dos casas. Una data del siglo I d.C., en la que se puede observar su peristilo (galería de columnas que rodean el interior de la casa). La otra, data del siglo II d.C., de la cual destacan sus interesantes mosaicos y su hipocausto.


Alcazaba y puente romano

La alcazaba ofrece la posibilidad observar los restos de tres culturas diferentes: romana, visigoda y musulmana, puesto que fue construida en el año 835 d.C. (tras la ocupación musulmana) sobre unas ruinas romanas y visigodas.

Las dimensiones del puente son de 792 metros de largo por 12 metros de alto y unos 60 arcos. Ha sido reconstruido en repetidas ocasiones debido a la fuerza de la corriente del río Guadiana, a pesar de sostenerse sobre núcleos de hormigón.

Calzada romana. Existe un tramo en excelente estado de conservación paralelo a un muro.

Casas y tabernas. Se pueden observar varias edificaciones romanas, así como elementos arquitectónicos. Uno de estos edificios importantes en la vida cotidiana eran las tabernas, donde se servían comidas, bebidas y otros alimentos.


Templo de Diana. Su construcción se estima alrededor del siglo I a.C., y debió estar dedicado al culto imperial.

Arco de Trajano. Estaba destinado a señalar la entrada a un recinto sagrado y mide unos 15 metros de altura.


Acueducto de los Milagros. Llevaba el agua desde el embalse de Proserpina hasta la ciudad, salvando el río Abarregas. Mide 830 metros y alcanza 25 metros de altura. Es una magnífica obra de ingeniería.

El circo. Es una de las construcciones peor conservadas. Data del siglo I a.C. y su aforo alcanzaba los 30.000 espectadores. Apenas se pueden apreciar los graderíos, aunque si la parte central, alrededor la cual giraban los carros.

Museo Nacional de Arte Romano. Este museo recopila una interesante colección de materiales encontrados en la zona, que se muestran de forma perfectamente organizada. Existen varias salas donde se explican aspectos fundamentales de la vida y cultura romana.

Deporte en Fuerteventura


Fuerteventura es un atractivo turístico mundial gracias a la gran variedad deportiva que ofrece la isla canaria. A parte de sus maravillosas playas, naturaleza viva y clima cálido, se pueden deportes en las mejores condiciones: windsurf, kiteboarding, buceo, golf, senderismo, ciclismo, entre otros. Fuerteventura es un encantador paraíso para practicar actividades saludables al aire libre.

Golf: Fuerteventura cuenta con cuatro campos de golf (Playitas Golf, Fuerteventura Golf Club, Salinas de Antigua Golf Club y Jandía Golf) que destacan por paisajes hermosos en los emplazamientos más exclusivos de la isla. El buen tiempo durante todo el año, hacen de la práctica del golf una experiencia única para disfrutar al máximo.

Windsurf: Para los amantes de los deportes sobre el agua como el windsurf y el kiteboarding tienen en esta isla una buena oportunidad para disfrutar de lo lindo gracias a sus 330 kilómetros de costa, con una gran variedad de rincones mágicos, aguas cálidas y perfectas condiciones de las olas para surfear. Además, existen centros de aprendizaje para todos los niveles con los mejores profesionales.

Ciclismo: La isla cuenta con una renovada red de carreteras con un tráfico especialmente moderado e infraestructuras hoteleras adaptadas para todos los amantes de la bicicleta. Es por eso, que los ciclistas profesionales se han establecido en Fuerteventura para el entrenamiento entre competiciones.

Senderismo: Fuerteventura está completando un interesante proyecto de rehabilitación de todos de senderos, que permitirá recorrer quince preciosas rutas a lo largo y ancho de sus paisajes costeros, desérticos, lunares, volcánicos y húmedos. Los excursionistas dispondrán de un total de 255 kilómetros de caminos habilitados para caminar con tranquilidad.

Submarinismo: Fuerteventura es reconocida por sus fondos marinos de belleza atlántica, con una rica flora y fauna. Se pueden contemplar sorprendentes siluetas de milenarias formaciones rocosas de origen volcánico. Lo mejor de todo son las óptimas condiciones climáticas, la temperatura del mar está todo el año entre 18 y 24 grados, un litoral declarado Reserva de la Bioesfera. Todo rodeado de suaves corrientes marinas e innumerables refugios en el fondo del mar.

Kayak: Muchos aventureros se aficionan a esta nueva diversión que triunfa en Fuerteventura. A parte de practicar deporte, permite disfrutar de sus costas siendo contempladas desde el mar.

Natación: Como no podía ser de otro modo, Fuerteventura cuenta con instalaciones hoteleras de vanguardia en las que entrenarse deportivamente al competo es posible. Para los que les gusta la natación, disponen de una piscina olímpica al aire libre y varias travesías a nado en la mar organizadas anualmente.

La riqueza histórica de Trujillo


Situada en la provincia de Cáceres, Trujillo es conocida principalmente por ser la ciudad de nacimiento del conquistador Francisco Pizarro. Su rico patrimonio, además, le confiere el estatus de centro turístico de Extremadura, al igual que su vecina Mérida o la misma capital Cáceres. Su origen se remonta a un asentamiento romano sobre un poblado indígena ubicado en un cerro y al que pusieron el nombre de Turgalium. Con la invasión árabe, en el siglo VIII, pasó a ser Torgelo hasta la reconquista cristiana en 1232.

Entre los lugares más destacables que se pueden visitar, encontramos la Iglesia de San Martín, Iglesia de Santiago, Casa museo de Pizarro, Museo del Traje, Castillo Árabe, Museo del queso y el vino, la Plaza Mayor, el palacio de los Marqueses de la Conquista, el palacio de Chaves o el recinto amurallado, entre un largo etc.

Lugares de interés

El Castillo Árabe, actualmente en muy buen estado de conservación, data del siglo IX y se pueden reconocer los diferentes estilos de su evolución histórica. Se trata de un recinto cuadrado con torreones en las esquinas, cuya puerta de acceso está flanqueada por grandes torres. En la zona oeste se levantan dos torres albarranas (de origen árabe) que se unen al edificio a través de un puente levadizo.

La Casa-museo de Pizarro, consta de dos plantas en las que se recrean y exponen aspectos relacionados con la vida del conquistador. La planta inferior se ha dedicado a reproducir un hogar trujillano del siglo XV, y en l superior se expone la obra de Pizarro.

En el Museo del Traje se exponen fabulosas colecciones creadas por diseñadores del siglo XX y se pueden contemplar hermosos trajes que vistieron, en otros tiempos, a personajes de la aristocracia mundial, artistas o personas de la sociedad extremeña. Periódicamente se muestran colecciones monográficas que recrean épocas anteriores.

La hermosa Plaza Mayor está rodeada de soportales, donde se ubica la Iglesia de San Martín, con una nave de silleria gótica y un órgano del siglo XVIII.

Espectacular es, sin lugar a dudas, la magnífica portada barroca y el balcón de esquina del Palacio de los Duques de San Carlos.

El Palacio de Piedras Albas, construido en el siglo XVI, se distingue de las demás edificaciones por su galería porticada de influencia florentina y su estilo menos suntuoso. También es famoso por su balcón de esquina, su enorme escudo y sus rejas de forja.


La Iglesia de Santa María la Mayor fue en sus orígenes mezquita árabe y visigoda.

El Convento de la Coria que data del siglo XV, actualmente alberga la sede de la fundación Xavier de Salas. La finalidad de la fundación es el estudio y difusión de las relaciones entre Extremadura y América a lo largo de la historia.

El templo primitivo de la Iglesia de Santiago fue construido por la Orden Militar de Santiago.

La Alberca fue en sus orígenes una terma romana y posteriormente unos baños árabes.

Gastronomía

El arte culinario extremeño se caracteriza por la sencillez y naturalidad, directa de la tierra. El cerdo, el cordero, el cabrito, el pollo de campo, el conejo o la liebre son sus carnes más representativas, aderezadas con ajo, cebolla, perejil, laurel, romero, tomate y aceite de oliva. Por lo que respecta a las verduras, ya sean como complemento o en forma de guisos, las más típicas son las acelgas, los espárragos trigueros, los cardillos, la criadilla de tierra y la trufa blanca.