Las playas más pequeñas de España


A todos nos gusta ver y visitar playas muy grandes en las que poder disfrutar de algo de intimidad a pesar de que haya mucha gente, además de que casi todas tienen muchos servicios y podremos tener todo lo que necesitamos para poder disfrutar de un día de playa sin que nos falte de nada. Pero de vez en cuando, a todos también nos gusta poder visitar playas más pequeñas, más íntimas, para poder gozar de mayor tranquilidad o soledad.

En nuestro país hay una gran cantidad de playas pequeñas que son igualmente espectaculares y que merece la pena visitar, especialmente si buscas intimidad. Hoy me gustaría mostraros algunas de las playas más pequeñas de España, en las que a buen seguro encontraréis un rinconcito perfecto para pasar un día de descanso:

Playa de Gulpiyuri


Está en Asturias, concretamente en un municipio llamado Nave, y tiene una belleza natural espectacular gracias a su vegetación y rocas, entre otras cosas. Tiene tan solo 50 metros de longitud y se puede hacer nudismo. Es una playita que visita especialmente los que viven en la zona, pero no suele haber apenas gente en ella. Está rodeada de rocas calizas y se creó en la parte interior ya que la erosión hizo que se creara un pequeño túnel y una cueva que se hundió y apareció la playa.

Playa de Meñakoz


Está en Barrika, Vizcaya, y tiene 270 metros de longitud y únicamente 30 de ancho, por lo que no cabe mucha gente pero no es problema ya que no tiene mucha afluencia. También es nudista y está protegida por rocas y un tanto aislada. No tiene ningún tipo de servicio pero sí es seguro que tranquilidad encontrarás toda la del mundo.

Playa de Cantarrijan


Está en Almuñécar (Granada) y también es nudista. Tiene 380 metros de longitud y 48 de ancho, tiene un par de servicios de ocio y un acceso algo complicado pero que hace que haya mucha tranquilidad. Es de arena oscura y gravilla pero sus aguas son muy tranquilas y no están muy frías.

Playa La Viborillas


Está en Benalmádena (Málaga) y también es nudista, sin paseo marítimo y con muy poquitos servicios. Tiene 350 metros de longitud y 15 de anchura, y es muy bonita ya que está protegida con vegetación. Esta playa sí que suele tener bastante afluencia, así que es posible que no encuentres toda la tranquilidad que sí encontrarías en las otras.

Playa La Rijana


Está en Granada y tiene muy poquita afluencia de público. Es de arena oscura y mar en calma, sin ningún servicio y muy aislada, perfecto para gozar de intimidad y tranquilidad. Mide 250 metros de largo y 20 de ancho.

Playa de Maro


Está en Nerja, en la provincia de Málaga, y tiene 500 metros de longitud y únicamente 20 de anchura. Su aspecto es salvaje y es de arena oscura, con oleaje moderado que en ocasiones es algo fuerte. No suele haber mucha gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *