El Torcal de Antequera


El Torcal de Antequera es un increíble paraje natural. Su belleza radica en sus sorprendentes rocas calizas que al haber sido erosionadas por el viento y el agua durante miles de años, tiene curiosas y variadas formas. Se encuentra en la provincia de Málaga, a 8 km al sur de Antequera, y constituye uno da los mejores parajes kársicos en Europa.

El Torcal está formado por rocas calizas, cuyos orígenes se remontan a ciento ciento cincuenta e incluso doscientos cincuenta años atrás. Por aquel entonces fue un alargado pasillo marítimo que iba desde el Golfo de Cádiz hasta Alicante, comunicando así el océano Atlántico con el mar Mediterráneo. Con el paso del tiempo, la fuerza de los plegamientos terrestres fue haciendo que los sedimentos calizos depositados en sus fondos fueran emergiendo a la superficie.

Posteriores fracturas fueron la causa de diversas grietas y fallas que al hundirse crearon los callejones. A partir de aquí el lugar quedó sometido a la erosión del conjunto kárstico. De esta forma se ha ido creando con el paso de los años estas curiosas formas de las que hoy podemos disfrutar.

Pero además de todo esto, el lugar tiene una impresionante riqueza en flora y fauna. Conejos, gato montés, zorros, tejones y cabras, así como buitres leonados, águilas, halcones o búhos reales, son algunas de las especies más abundantes del lugar. De hecho eL Torcal ha sido declarado Zona Especial de Protección de las Aves y fue el primer Espacio Natural Protegido Andaluz, declarándose posteriormente Parque Natural. Se reconoce así tanto su gran valor geológico y paisajístico, como su importante flora y fauna.

El Tren Medieval a Sigüenza


Si te interesa una manera única de hacer turismo, esta es una buena idea. El tren medieval a Sigüenza es un iniciativa cómoda y divertida de descubrir una ciudad única. ¡Si puedes hacer este viaje no dejes pasar este tren! Además es barato y rápido. Lo único malo que tiene es que sólo realiza los recorridos en los meses comprendidos ente marzo y noviembre.

Sigüenza es una ciudad singular con vestigios medievales, en la que tendrás la oportunidad de disfrutar de muchos monumentos de estilo renacentista. Localizada en Guadalajara podrás disfrutar además de sus hermosos parajes cercanos al río Henares. La Ciudad del Doncel cuenta entre sus maravillas con un Castillo, una muralla, la Judería, la Catedral y la Plaza Mayor. Todos ellos son escenarios por los que los viajeros de este tren medieval podrán deambular, y donde podrán disfrutar de la gastronomía y tradiciones típicas de la zona.

Este tren turístico, del que han disfrutado ya más de 44.000 personas, parte siempre de Madrid, de la estación de Chamartín normalmente. Sale a las diez de la mañana y en dos horas aproximadamente llega a Sigüenza. Una vez allí son unos guías los que recogen a los viajeros. Con ellos se recorren a pie las calles de la ciudad. Calles por las que parecen no haber pasado los años.

Un viaje como solían ser los de antaño te espera si eres de los que les gusta viajar. No dejes pasar esta experiencia medieval que te transportará a la Edad Media en poco tiempo. Las costumbres y tradiciones medievales te esperan. ¿Quién dijo que no se podía viajar al pasado?

Las Islas Cíes


Las Islas Cíes se encuentran situadas en plenas Rías Baixas, en la provincia gallega de Pontevedra. Hace treinta años que fue declarado Parque Natural y desde hace unos años forma parte además junto con los archipiélagos de Cortegada, Ons y Sálvora del Parque Nacional de las islas Atlánticas que se extiende sobre las Rías Baixas.

Perteneciente al municipio de Vigo, es un precioso lugar que se puede visitar todo el año. Este archipiélago está constituido principalmente por tres islas: la Isla deMonteagudo, la Isla de Montefaro y por último la Isla de San Martiño. Alrededor de estas se encuentran además pequeños islotes, teniendo en total el archipiélago una extensión de 2658 hectáreas marinas y 433 terrestres.

El conjunto de estas islas forman una barrera naturalentre el mar y la ría, que ha convertido al puerto de Vigo en uno de los puertos más seguros del mundo. Para poder acceder a ellas lo más habitual es coger un catamarán de línea regular que une las ciudades de Vigo, Cangas y Baiona con el conjunto el archipiélago.

Se puede pernoctar en ella, puesto que hay un camping con una capacidad de 800 plazas en el que se permite la estancia durante no más de quince días. Una vez allí se puede disfrutar o bien de un día de senderismo o bien de un día de playa. Desde el mismo puerto de la Isla se puede contemplar una de las playas más bonitas del mundo, la Playa de Rodas, de cristalinas y tranquilas aguas, y de bandera azul. Por otro lado, una de las rutas de senderismo más conocidas es la subida al Monte Faro, desde donde se puede disfrutar de unas preciosas vistas. Las islas son además un gran observatorio de aves y especies marinas.

Las Catacumbas romanas de Vía Apia


En la Vía Appia Antica de Roma se encuentran algunas de las catacumbas más importantes de la ciudad. Su historia comienza allá por el siglo II y finaliza tres siglos después, concretamente hasta la primera mitad del siglo V. En un principio fueron construidas como lugar de sepultura. Sin embargo, durante los períodos en los que hubo persecución religiosa, estos lugares se convirtieron en lugar de encuentro para los fieles, de devoción y celebraciones en las que recordaban a los mártires.

De la zona de Vía Apia, las catacumbas más importante son las de San Calixto, las de San Sebastián y las de Santa Domitila. Las tres se pueden recorrer, pero siempre en una visita guiada. Es importante que antes de visitarlas te informes de los horarios y días de apertura, ya que están abiertas al público pero alternativamente según la época del año.

Las de San Calixto son las más famosas, además de las más grandes. En la imagen superior se aprecia uno de sus pasillos. Se dice que en los 20 kilómetros que tiene, se han encontrado medio millón de sepulcros. Dos de las cosas más importantes de estas catacumbas son la cripta en la que fueron enterrados siete papas mártires en el siglo III, y la tumba de la mártir Santa Cecilia.

Por otro lado, las Catacumbas de San Sebastián y Santa Domitila no son tan importantes, pero no por eso dejan de ser interesantes. La primera de ellas tiene una iglesia en la que están guardadas las flechas con las que mataron a San Sebastián. Además pueden visitarse tres mausoleos, en cuyo interior se pueden apreciar diversos frescos y epígrafes. Las de Santa Domitila tienen también frescos cristianos en sus paredes y la Iglesia subterránea de los Santos Nereo y Aquileo, además del Mausoleo de las Fosas Aedeatinas.

El Salto del Ángel


Al sureste de Venezuela en el estado de Bolívar y dentro del Parque Nacional de Canaima -sexto del mundo en extensión- se encuentra el famosísimo Salto del Ángel. Desde casi un kilómetro de altura el agua cae al vacío y se va convirtiendo en pequeñas gotas de agua que el viento arrastra empapándolo todo. Es tan inmensa que cuesta apreciar toda su magnitud, pero no cabe duda sobre su grandeza.

Fue descubierta por un piloto norteamericano, Jimmy Ángel, en los años veinte mientras realizaba una búsqueda de oro en los límites venezolanos del Amazonas. Esta búsqueda resultó fallida. Sin embargo, descubrió un lugar al que le puso su nombre: el Salto del Ángel. Descubrió así la mayor cascada del mundo.

El parque en el que se encuentra esta inmensa cascada tiene una de la vegetación y fauna más antigua del mundo. Se encuentran en él también diversos yacimientos de minerales, que incluyen minas de oro y de diamantes. Comparte además protagonismo con las Tepuyes, unas inmensas torres de piedra arenisca que se han ido formando por la erosión durante sus 180 millones de años.

Para llegar a este Salto del Ángel evitando largos y costosos viajes por tierra o en barco, lo mejor es el avión. Es posible disfrutar de una perspectiva aérea de la cascada sobrevolándola en una avioneta si el día nos lo permite. Podremos apreciar así la belleza y magnitud del lugar. Desde el mismo aeropuerto de Canaima salen tanto aéreas como rutas por el río hacia el Salto del Ángel, las cuales cuestan entre 20.000 y 25.000 bolívares.

Groenlandia, la isla blanca del Ártico


Los científicos de medio mundo advierten que Groenlandia se derrite sin dilación, pero sus bellezas naturales siguen impresionando en este remoto lugar del planeta que todavía estamos a tiempo de visitar. Detenerse en los pueblos inuit, embellecidos con glaciares y contemplar la fauna polar de esta isla blanca del Ártico, supone una experiencia única. Groenlandia es diferente a cualquier otra parte del mundo. Esa es la gran naturaleza. A la intemperie. Sólo pensar que la gente ha sobrevivido en esas condiciones tan extremas de frío polar durante más de mil años es algo que impresiona.


Fram es el barco estrella de Hurtigruten, la compañía naviera noruega que recorre las aguas de esta isla blanca del Ártico, la segunda más grande del planeta después de Australia, en la temporada estival. No se trata de un crucero como los que se hacen en el Mediterráneo o en el Caribe, aquí el objetivo radica en descubrir el mundo de los inuits y de los icebergs. Son precisamente estos bloques de hielo que flotan en el mar y el cariño de los esquimales que viven en estas tierras lo que realmente gusta de Groenlandia.


En Groenlandia te puedes encontrar con más de una sorpresa. Nunca sabes lo que te espera a cada momento o lo que pueden ver tus ojos. Puedes descubrir de repente el latigazo de la aleta dorsal de una ballena, maravillarte con la caída en picado de un glaciar sobre el mar o asombrarse con un enredado iceberg espectacular por su forma y sus colores azulados que se reflejan en el mar. Las impresiones de esta grandiosa naturaleza siempre cautivan. Nadie queda defraudado.


Kangerlussuag es la primera parada de entrada habitual a Groenlandia. Unas 600 personas viven a la vera de este antiguo aeropuerto militar, que construyeron los norteamericanos durante la II Guerra Mundial para servir de trampolín entre Estados Unidos y Europa. El inhóspito lugar tiene fama por ser un magnífico lugar de contemplación de la fauna terrestre ártica y, especialmente del buey almizclero. Solo un par de docenas de estos lanudos herbívoros llegaron en los años sesenta procedentes de Canadá, pero hoy pastan por la llanura más de 15.000 que constituyen otra postal de Groenlandia.
SEGUIR LEYENDO «Groenlandia, la isla blanca del Ártico»

La ciudad de Petra


Situada en Jordania, la ciudad de Petra es una antigua ciudad cuyos orígenes se remontan a 1200 antes de Cristo. Sin embargo, se calcula que su construcción comenzó hacia el año 312 a.C. Acceder a ella no es tan simple como podría aparentar, ya que está ubicada al este del Valle de Aravá y al sur del Mar muerto, siendo necesario recorrer unos 80 kilómetros en esta dirección.

La peculiaridad de esta ciudad y lo que le hace ser un lugar turístico tan atractivo, es la manera y el lugar en el que se levanta. Sus construcciones fueron hechas sobre las inmensas rocas de las colinas del valle en el que se encuentra. De ahí el nombre de Petra que en griego significa “piedra”. Es una perfecta ubicación para un lugar como este, ya que estas colinas lo protegen de las tormentas de viento.

A día de hoy, Petra es una de las ciudades más impresionantes del mundo antiguo de la que podemos disfrutar. La ciudad es un lugar de gran belleza y de impresionantes construcciones. Razón por la cual ha sido reconocida como uno de los monumentos de la humanidad y entra dentro del elenco de las siete maravillas del mundo moderno. Es símbolo de gran ingenio y capacidad artística.

Además si viajas a esta ciudad podrás encontrar tesoros de muchas de las antiguas civilizaciones, ya que Petra refleja tanto el arte de Roma, como el de Grecia y el de Occidente. Destaca su estilo grecorromano y los grabados que se hicieron en ella. Esculturas y águilas se encuentran tanto en el interior como el exterior del edificio. Por lo este es un destino ideal para todos aquellos que os intrigue conocer lo milenario y améis la belleza de lo antigua.

La Cueva de los Cristales


A 300 metros bajo el suelo, la naturaleza esconde uno de los lugares más impresionantes del mundo. Una maravilla única en nuestro planeta, de gran belleza e importantísimo valor geológico y científico. Es la Cueva de los Cristales, la cual se encuentra en una mina al sur del estado de Chihuahua, al norte de México. Tranquila y silenciosa, esconde en su interior espectaculares y enormes cristales de selenita o “piedra luna”.

Uno de los descubrimientos geológicos más importantes del mundo, tanto para la ciencia, como para la tecnología, el arte, la filosofía y la propia naturaleza naturaleza. Sus cristales de selenita son de dimensiones nunca vistas. La mayoría mide unos seis metros de longitud, llegando alguno de ellos a los once metros. La temperatura en su interior es de unos 45-50 grados centígrados, y el porcentaje de humedad oscila entre los 90 y el 100%. Un ambiente lógico para la profundidad a la que se encuentra, pero que por el contrario contrasta con su apariencia de hielo.

Como era de esperar, conociendo estos datos de humedad y sus altas temperaturas, la Cueva de los Cristales de Naica no puede ser visitada. Es imposible para el ser humano sobrevivir en su interior por un periodo de tiempo mayor al de las dos horas. Pero además de las condiciones de calor extremo, otro de los factores que influyen para que las cuevas no sean turísticas es la fragilidad de sus cristales. Se está estudiando sin embargo la posibilidad de abrirlas al público garantizando tanto la protección de la cueva como la seguridad de las personas.

Un escenario natural, cuya belleza y dimensiones cautivan a todos aquellos que han tenido la oportunidad de estar allí. El brillo y la transparencia de sus enromes cristales crean un ambiente totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a contemplar en la superficie terrestre. La Cueva de los Cristales es un ejemplo de admiración de la naturaleza.

Una aventura con los veleros de Star Clippers


Ahora ya puedes hacer tu sueño realidad. Subir a bordo de una embarcación que recuerda a las goletas del XIX, pero con todas las comodidades de un yate de lujo. Disfrutar de la belleza del Mediterráneo y de sus playas como nunca antes lo habías visto. No es una fantasía. Los veleros de Star Clippers son ideales para una aventura inolvidable sobre el mar.

El Royal Clipper es el velero más grande del mundo, alberga a 227 pasajeros a bordo en sus 134 metros de eslora y 1.800 m2 de cubierta.


Los veleros de Star Clippers surcan el Mediterráneo ofreciéndote cruceros de 3, 4, 7 o 10 noches, con salidas desde Atenas, Cannes, Roma, Venecia y Rodas. Una oportunidad única para gozar de la navegación más auténtica a bordo de sus tres exclusivos veleros de cuatro y cinco mástiles que navegan a vela y motor recorriendo los más bellos enclaves marítimos. Durante el viaje, el barco hace va haciendo escalas en diferentes bahías acercándote a tierra para disfrutar de las playas, hacer compras o excursiones. Dispondrás también de actividades supervisadas por monitores multilingües como vela, windsurf, esquí acuático, buceo en apnea, paseo en zodiac o prácticas de submarinismo.


Dispone de camarotes totalmente climatizados, con ducha privada, teléfono móvil y lujosamente decorados en madera de teca, caoba y mármol. Para garantizar la estabilidad a bordo, cuenta con un sistema que consiste en dos depósitos unidos entre ellos para amortiguar los movimientos del barco. Dos piscinas de agua salada al aire libre, salones, comedor, una acogedora biblioteca con chimenea, spa con vistas al fondo marino, baño turco, gimnasio, bares, cabina de masaje y una tienda están a tu disposición.

Neuschwanstein, un castillo de cuento de hadas


Su imagen, su maravilloso paisaje y su belleza arquitectónica en piedra hacen de este lugar uno de los destinos turísticos más hermosos de Alemania. El castillo de Neuschwanstein es uno de los castillos neogóticos más conocidos y está situado en Baviera, cerca de Fussen. Una región rodeada de viejos castillos y monasterios. Toda la región está además rodeada por las impresionantes y preciosas montañas de los Alpes, cascadas y lagos.

Luis II de Baviera lo mandó construir en 1866, y desde entonces es uno de los destinos turísticos más visitados y el más fotografiado en este país. Su nombre significa “nuevo cisne de piedra”. Se le llamó así en honor al Caballero Cisne de la famosa ópera de Wagner. A su arquitecto le fue ordenado construir un castillo que por fuera se asemejase a los de los cuentos de hadas pero que por dentro tuviera todos los avances tecnológicos de la época.

Nació así un castillo de la pura fantasía, puesto que la época en la que fue construido no eran necesarios desde el punto de vista estratégico ni castillos no fortalezas. Una romántica y bella construcción en armonía con las montañas y lagos que le rodean. El castillo evoca la imagen de un espléndido cisne sobre las aguas del lago que se encuentra a sus pies.

Así el castillo recuerda a los relatos tradicionales de Disney. De hecho este fue el modelo elegido por la compañía para elaborar el castillo de “La bella durmiente” en 1959. Es más, en el parque de Disneyland Resort Paris podemos encontrar hasta una réplica de este castillo.