Los poblados íberos de Lleida


Los ilergetes eran una de las tribus íberas que ocupaban el territorio llamado Ilergecia, cuya capital era Iltirta, la actual Lleida. Unos 2.700 años atrás, estas tribus vivían en poblados que acostumbraban a estar sobre cerros y rodeados de murallas, por razones defensivas. Estas murallas se caracterizaban por tener las torres de defensa en forma circular o cuadrada, y las puertas exteriores estrechas, para una mejor defensa del poblado.

Lleida es un ejemplo de ciudad originariamente ibérica, ya que poseía un pequeño poblado amurallado sobre la Roca Subirana. Otra muestra son las ruinas de Gebut, en Soses (Segrià), Molí de l’Espígol, en Tornabous (Urgell), els Vilars, en Arbeca (Les Garrigues) y otros tantos diseminados por la comarca.


Els Vilars (Arbeca), constituye uno de los poblados únicos en toda Europa. Al parecer, una sociedad enigmática erigió una fortaleza inexpugnable en este poblado situado a 4 kilómetros de Arbeca. En aquella época, las armas eran un tanto rudimentarias, por lo que su inmensa muralla era la mejor garantía para una defensa eficaz. Con cinco metros de anchura, doce torres de defensa y un foso de cuatro metros de profundidad por trece de ancho, los arqueólogos se preguntan el porqué una muralla de estas características. Teniendo en cuenta que nos situamos en plena edad del hierro, este tipo de muralla, por su magnitud, habría soportado un combate medieval. Lejos quedaba todavía la invención de la catapulta.

Por los vestigios encontrados, se sabe también, que se trataba de una sociedad pequeña y rica. Además del cultivo de las tierras, la crianza de caballos era una de las actividades de los ilergetes en Els Vilars. Sin embargo, en el año 350 a C., el poblado fue abandonado por razones que se desconocen. No hay signos de batalla y el perímetro de la fortaleza, así como la delimitación de las casas, continúa intacto.


Molí de l’Espígol, es uno de los yacimientos más importantes de Cataluña ya que constituye uno de los ejemplos urbanísticos más evolucionado entre los ilergetes. La ciudad se divide en dos espacios bien diferenciados: por un lado se encuentra el ámbito urbano, con restos visibles que se pueden visitar, y por otro, el ámbito suburbano, que se extiende más allá de las murallas. En la parte suroeste todavía se puede apreciar la existencia de un antiguo estanque, posiblemente destinado al abastecimiento de agua.

Su momento de esplendor se sitúa entre los siglos IV y III a.C., época en la que el poblado experimentó un importante crecimiento, pasando a ser un punto clave en la capitalización del territorio, donde residía cierto poder político. Posteriormente, hacia el año 200 y con motivo de la II Guerra Púnica, comienza el deterioro de la ciudad.

Gebut (Soses), también citado en algunos escritos grecolatinos por la importancia de sus príncipes Indibil y Mandoni. A 500 metros del núcleo urbano, se encuentran los vestigios de este, no menos, importante poblado ilergete que aparece prácticamente completo, con una calzada central, calles transversales y la planta de los edificios.

Son numerosos los hallazgos de diferentes épocas de la historia que han aparecido en la zona. Desde restos de huesos de mamíferos fosilizados, caparazones de tortugas de la era terciaria hasta vestigios de la época romana y un castillo sarraceno que corrobora el origen islámico de la población de Sosses. El fósil de cocodrilo de más de 35 millones de años, en una estado de conservación excelente, se expone en la biblioteca de la población.

Sant Miquel del Fai, lugar de culto


Históricamente, Sant Miquel del Fai se remonta a tiempos del neolítico, aunque las primeras referencias escritas datan del año 997. Al parecer, su origen pudo ser el de un espacio destinado a cultos paganos, aunque tampoco se ha podido precisar cuando fue construida esta singular iglesia-cueva.

Fue donada en el año 997 por los condes de Barcelona a Gombau de Besora, para que edificase un monasterio, el cual estuvo habitado por monjes hasta el 1835.

Aunque su importancia histórica es notable, la singularidad de Sant Miquel del Fai se debe también a su entorno. El agua procedente de los ríos Rossinyol y Tenes, de las lluvias y el deshielo, configuran su espectacular ubicación, entre saltos de agua y pequeños lagos. Cada estación del año, el escenario varía, confiriendo de una fabulosa belleza natural el entorno de la iglesia.

Las Cuevas de Sant Miquel y de las Tosques, producto de la acción del agua en la roca desde tiempos remotos, poseen en su interior impresionantes formaciones de estalactitas y estalagmitas.

El travertino es otro elemento curioso que se puede observar muy de cerca. Nacido por el efecto del carbonato del agua que se filtra por las grietas de las rocas. El resultado son unas fabulosas placas verticales adheridas a la roca.

Además de la agreste belleza natural del paisaje, en Sant Miquel del Fai podemos visitar:

La casa del Piorato
– De estilo gótico, este edificio consta de dos plantas y una buhardilla. Destaca especialmente por su ubicación, encima de un barranco y por sus característicos ventanales de arco lobulado, partidos por una o dos columnas.

Iglesia de Sant Miquel – Es la única iglesia románica del país construida íntegramente en una cueva. Aunque data del siglo X, el presbiterio pertenece al gótico, siglo XV, y la lápida sepulcral de Guillem Berenguer que hay en su interior, data del año 1000, aproximadamente.

Ermita de Sant Martí – A unos 800 metros del monasterio, se encuentra esta ermita de estilo románico ( siglo IX ).

Restaurante
– En esta espectacular localización, no podía faltar una muestra de la cocina catalana más internacional.

Volcanes en Cataluña


Olot y Besalú

En la comarca de la Garrotxa, próxima a Girona, se encuentra la hermosa localidad de Olot, famosa por su gran variedad y exquisitez de embutidos. Pero, además, esta capital de comarca cuenta con una gran variedad de lugares interesantes, en un entorno volcánico.

La casa museo de Can Trincheria dedicada a la etnografía y las bellas artes, los jardines de Torre Malgrida, el teatro municipal o el Claustro del Carmen, entre otros, conformarían un interesante recorrido. Por otro lado, Olot también ofrece una rica actividad cultural que va desde la ferias tradicionales, hasta las muestras de arte contemporáneo.

Besalú es una encantadora y famosa villa medieval, cuya construcción más emblemática es el puente sobre el río Fluvià. Es una de las pocas ciudades que conservan casi intactas sus históricas edificaciones, además de estar rodeada de espacios verdes, idóneos para practicar el senderismo.


La Fageda d’en Jordà

Es la más espectacular de las reservas naturales del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Está surcada por varias rutas de senderismo, entre bosques de hayas, que pasan por las poblaciones de Olot, Santa Pau y Les Presses.
De entre la treintena de volcanes que se pueden visitar, los más famosos son el Santa Margarida y el Croscat. Uno por ser el más fotografiado y el otro por ser el último que erupcionó.

Si sus paisajes son espectaculares, también lo es la gastronomía volcánica, llamada así porque en 1994 se creó el grupo de Cocina Volcánica que aglutina los mejores chefs de la zona. El estilo de sus platos se basa en la creatividad y la originalidad, y sorprende por la tradición de las recetas medievales.

Hotel para Robinsones en Girona


¿Quién no soñó de niño con tener una cabaña en una árbol? Seguramente, la mayoría de nosotros quisimos o intentamos, con mucha imagnación, construir algo parecido a una cabaña. Hoy ese sueño puede verse hecho realidad. En la población de Sant Hilari Sacalm en Girona, se encuentra el primer hotel de España con habitaciones colgadas de árboles centenarios. El acceso a las mismas se realiza a través de pasarelas que penden entre los árboles, a 7 metros de altura.

Nada más llegar, cada huésped recibe una serie de intrucciones para la utilización de las instalaciones, además de proporcionarle una lámpara frontal (no hay luz, ni agua corriente). Cada habitación tiene una superficie de 30 m2 y está equipada con una cama doble, sofá, espacio destinado al aseo, inodoro y armario. Además disponen de terraza de 10 m2, desde donde la primera visión son las copas de los árboles.


El wc está equipado con un cubo dentro del cual hay una bolsa biodegradable con serrín. Esta bolsa, una vez utilizada, se recicla para compostage y, de este modo, sigue su ciclo natural. La gran ventaja de todo este proceso es que no se utiliza agua, ni se tratan las aguas grises, cumpliendo así con el objetivo de tomar conciencia sobre el medio ambiente y la sostenibilidad.

Otra curiosidad es el desayuno, que se sirve en una cesta, y es subido a la habitación mediante una polea. Por cuestiones de organización y disposición del complejo, los servicios complementarios como duchas, lavabos, salón, comedor, piscina y jardín, se encuentran ubicados en la masía que se encuentra a unos metros de las cabañas.

No existe ninguna restricción para acceder a las habitaciones, siempre que las condiciones físicas sean normales. La excepción son los niños menores de 10 años, si van a utilizar las cabañas más altas. Definitivamente, es el lugar ideal para desconectar del mundanal ruido y estar en sintonía con la naturaleza.

Recorrido medieval


La ruta propuesta se centra en la comarca del Empordà, próxima a la de Girona. Una visita a los pueblos medievales de Sant Martí Vell, Monells y Peratallada, entre otros, que destacan especialmente por sus plazas porticadas, bancos, ventanas y arcadas de piedra.
A través de sinuosas y estrechas carreteras comarcales, entre colinas y tierras de labranza, comenzaremos nuestro itinerario por Sant Martí Vell. Esta pequeña villa construida alrededor de la iglesia, conforma un conglomerado de casas de piedra y callejuelas estrechas, fiel vestigio de su antigüedad.

Limitando con Sant Martí encontraremos Madremanya, de características y estructura similar. Cada rincón y cada callejuela es una sorpresa por descubrir , para deleitarse en la belleza de sus arcadas, inscripciones o fachadas de piedra.

Continuaremos la ruta hacia Monells, pueblo dividido por el río Rissec. La riva derecha alberga un conjunto monumental de singular belleza, en el que destaca la plaza porticada de Jaume I, la antigüa Casa de la Vila, la calle de los Arcos y la plaza del Oli. En la riva izquierda, la disposición de las edificaciones es más dispersa, aunque merecen especial atención la calle de la Riera y la iglesia de Sant Genís, de origen románico.
De Cruïlles podemos señalar la torre del Homenaje (siglo XI), que antigüamente estaba unida a la fortaleza. Hoy se alza solitaria ante la iglesia de Santa Eulàlia. A las afueras del pueblo, el monasterio de Sant Miquel de Cruïlles y la ermita de la Mare de Déu de l’Esperança, aguardan a los visitantes de la población.

Para finalizar nuestro itinerario, Peratallada se podría calificar como la sorpresa final. Con un conjunto monumental declarado de interés histórico-artístico, esta villa cautivará en especial a los amantes de la historia, el arte y la belleza.

Festival Terra de Trobadors en Castelló d’Empúries


En Castelló d’Empúries, municipio situado al noreste de Cataluña, muy cerca de ciudades como Figueres o Empuriabrava, se puede disfrutar cada año del Festival Terra de Trobadors. En esta ocasión, durante la decimonovena edición de esta fiesta tradicional que gira en torno a la época medieval, tuve la ocasión de poder asistir en primera persona para disfrutar del sinfín de actividades que allí tenían lugar.


Las tradiciones milenarias se dan cita en un municipio cargado de historia y cultura. Además, todo ello acompañado de un paisaje idílico. A pesar de que en el pueblo tan sólo viven unas 12.000 personas, durante el 11, 12 y 13 de septiembre la población se multiplica por la gran afluencia de personas que se dan cita en el Festival Terra de Trobadors. La verdad es que vale la pena acercarse hasta allí para verlo.


Espectáculos infantiles con títeres, exposiciones de todo tipo para fomentar la historia y la cultura, espectáculos audiovisuales, grupos de música antiguos con los respectivos atuendos e instrumentos de la época, talleres de danzas medievales, muestra de ganado, visitas guiadas, pasacalles, conciertos… fueron algunas de las muchas actividades que organizó este año el Ayuntamiento de Castelló d’Empuries.
SEGUIR LEYENDO «Festival Terra de Trobadors en Castelló d’Empúries»

Sex shops en Madrid


La capital de España tiene en su distrito centro un montón de sitios donde no sólo podrás encontrar sexo (prostitutas) también podrás ir de compras por algunos de los sex shops más importantes de la ciudad. Uno de los mayores sex shops de la capital se encuentra en la C/Atocha. Esta calle está conectada directamente con la conocida Estación de trenes de Atocha.

Por esta zona centro que te comentamos, también podrás acceder al museo de arte erótico de Madrid. En 800 metros, distribuidos en 2 plantas podrás ver todo lo que rodea el mundo del erotismo y la sexualidad en reproducciones de piezas de la antigua Grecia o diferente material gráfico del siglo XVIII. Si te diriges desde la zona de Sol hacía Gran Vía, hazlo por la calle Montera. Esta calle es conocida por ser el lugar habitual de un montón de prostitutas.


En la misma calle encontrarás algunos establecimientos que además de ser sex shops podrás entrar a las cabinas y disfrutar de pequeños espectáculos. Ten cuidado si la visita la realizas por la noche, aunque en la actualidad hay mucha presencia policial, a altas horas de la madrugada las personas que encontrarás por la zona no son demasiado recomendables. Durante el día ni te preocupes.

Si quieres seguir buscando sex shops, los más elegantes y divertidos los encontrarás en la zona de Chueca. Allí encontrarás tiendas como las conocida “Amantis.net” y “La tentación vive arriba” donde además de encontrar un montón de aparatos curiosos podrás pasar un buen rato.

Las mejores playas y calas de Formentera


Formentera es una isla muy bonita situada en el archipiélago balear, muy cerca de Ibiza. Es uno de los territorios nacionales con más éxito entre los turistas a pesar de que es una isla muy tranquila y con poca afluencia. Sus playas son espectaculares y la mayoría de los que visitan la isla buscan encontrar el relax que no han podido disfrutar durante todo el año.


Playa de Migjorn

Los 69 kilómetros de costa que tiene dan para mucho. Se alternan los tramos rocosos con las playas de grava y arena y el efecto es muy agradable para la vista. En total hay 22 playas, 18 de las cuales se pueden considerar de arena. Playa de Llevant es una de las más largas pero también podemos encontrar pequeñas calas que apenas cuentan con 50 metros de extensión. Cala Codolá es una de ellas. También podemos probar de darnos un chapuzón por S’Espalmador, una minúscula isla privada donde la tranquilidad es lo único que cuenta. Está elevada a la categoría de parque natural y apenas tiene 3 kilómetros cuadrados de superficie. Allí mismo podemos ir a visitar la playa de S’Alga, aunque esta tan sólo se puede visitar hiendo en barco.


Es Arenal

Las playas están prácticamente todas alejadas del núcleo urbano. La única que no lo está es Cala Savina, por lo que en las demás es imprescindible llevar bebidas y alimentos porque es muy complicado ver algún establecimiento por allí. Como mucho podremos ver al típico vendedor ambulante de refrescos y fruta que nos cobra lo que le parece.
SEGUIR LEYENDO «Las mejores playas y calas de Formentera»

Nueva Carteya


Nueva Carteya es una villa situada al sureste de la provincia de Córdoba. En el centro justo de Andalucía y en las primeras estribaciones de las Sierras Subbeticas, esta villa de imagen blanca rodeada por siete colinas, esconde un pequeño pueblo que destaca por la calidad de su aceite de oliva, principal orgullo de sus gentes.

La forma triangular de su núcleo urbano, esconde calles escalonadas y empinadas, amplias avenidas conquistadas por naranjos, casas solariegas con frescos patios y joyas arquitectónicas y escultóricas que están deseando ser descubiertas. Posee un patrimonio que da testimonio del asentamiento de culturas como la íbera, la romana o la visigoda. Prueba de ello son la Plaza de Armas, El Higuerón, Vistillas o los numerosos recintos y restos arqueológicos que se reparten por todo el término, considerándose una de las zonas con más número de yacimientos arqueológicos de toda Andalucía.


La Plaza Marques de Estella se ubica a los pies de la iglesia municipal y resalta un bonito mercado del año 1927 de estilo Mudejar. Constituye el centro de interacción de la vida carteyana, siendo el escenario de numerosas verbenas y festividades. El Ayuntamiento fue remodelado entre los años 1980 y 1982 tras sufrir un incendio. Su fachada destaca por su diseño tradicional.

El Paseo de Diego Carro fue construido en 1934 y es la zona “comercial“por excelencia. Animado por numerosas cafeterías y terrazas, se configura un espacio abierto embellecido por inmensas palmeras y una fuente central que invita a la tranquilidad. Junto al paseo se emplazan algunas de las fachadas y casas más antiguas del municipio.

Barbate


Entre Vejer de la Frontera y Tarifa, en plena comarca gaditana de La Janda, se encuentra un bonito pueblo llamado Barbate.

Escenario de acontecimientos históricos como la Batalla de Trafalgar, esta villa gaditana se asienta sobre un terreno antiguamente poblado por fenicios (que implantaron el tradicional sistema de pesca de la almadraba que aún se conserva), cartagineses y romanos, llegando a ser un importante centro de producción y exportación de “garum”, salsa elaborada a base de pescado.

El entorno natural de Barbate está marcado por un paraje de gran valor ecológico, el Parque Natural de la Breña y las Marismas del río Barbate, que se extienden a lo largo de 5077 hectáreas. El parque natural está formado por el amplio pinar de la Breña y un gran acantilado se extiende desde la playa de la Hierbabuena hasta Los Caños de Meca.
Las Marismas se caracterizan por ser de vital importancia para el tránsito de las aves migratorias.


Con 25 km. de costa y un clima excepcional, Barbate se convierte en un auténtico paraíso para los amantes del sol y la playa. A lo largo de su litoral se encuentran multitud de arenales salvajes como Mangueta situada en los acantilados de Barbate. Por supuesto tampoco faltan los arenales completamente equipados con todos los servicios como la extensa playa de Zahara de los Atunes o la Playa del Carmen, muy apreciada por los aficionados a los deportes náuticos.
Respecto a su gastronomía, el pescado, principalmente calamares, boquerones y el atún de almadraba son los elementos tradicionales de la cocina barbateña, donde se produce una de las mejores mojamas de España, elaborada de forma natural con los mejores atunes, además de otras conservas y salazones.