Tuvalu, unas islas que podrían desaparecer

Tuvalu es una isla-nación que se encuentra en el Océano Pacífico, entre Hawaii y Australia. Se trata del cuarto país más pequeño del mundo. Los países que le hacen frontera son Samoa, Kiribati y las Islas Fiji. Curiosamente, la continuidad de la nación puede peligrar en los próximos años debido a que sus islas se encuentran tan sólo 5 metros por encima del nivel del mar. Sus habitantes podrían ser evacuados a Nueva Zelanda o Niue en las próximas décadas.

Tuvalu tiene la peculiaridad de ser el país miembro de las Naciones Unidas con menos habitantes. Es, además, tras el Vaticano, la nación independiente con menor número de habitantes. Su área total es de tan sólo 25 kilómetros cuadrados y no alcanza los 5.000 habitantes. Está compuesta por nueve islas: Funafuti, Nanumea, Nanumanga, Niutao, Nui, Niulakita, Nukufetau, Nukulaelae y Vaitupu. La capital es Funafuti.

Goza de un clima tropical marítimo y sufre constantes tormentas entre diciembre y febrero. Los vientos moderados hacen que sea agradable viajar a Tuvalu sobretodo entre marzo y noviembre. Entre la vegetación, lo más habitual es encontrarnos con muchas palmeras.

La vida en Tuvalu es complicada. No dispone de agua potable y la tierra apenas sirve para cultivar algo. A pesar de ello, es un lugar muy bello digno de ser visitado una vez en la vida. Puede que dentro de unos años suba el nivel del mar y no podamos disfrutar de estas bonitas islas.

Indonesia: el archipiélago más grande del mundo


Indonesia cuenta con 17.508 islas (6.000 habitadas) formando el archipiélago más grande del mundo, ubicada entre la península del Sudeste Asiático y Australia, entre los océanos Índico y Pacífico. Indonesia comparte con Malasia y Brunei la isla de Borneo, con Papúa Nueva Guinea la isla de Nueva Guinea y con Timor Oriental la isla de Timor.

Indonesia sufrió de grandes problemas económicos a finales de los años 1990, pero la economía se ha estabilizado recientemente. El país cuenta con extensos recursos naturales como petróleo, gas natural, cobre y oro. Los mayores socios comerciales de Indonesia son Japón, los Estados Unidos y naciones vecinas como Singapur, Malasia y Australia.
SEGUIR LEYENDO «Indonesia: el archipiélago más grande del mundo»

El archipiélago de Cabo Verde

El archipiélago de Cabo Verde se encuentra en el Océano Atlántico, a unos 500 kilómetros de la costa africana de Senegal. Está formado por las islas de Sotavento (Maio, Sao Tiago, Fogo y Brava) y por las de Barlovento (Santo Antao, Santa Luzia, Sao Vicente, Boa Vista, Sao Nicolau y Sal), además de unos cuantos islotes.


islas de Cabo Verde

En total, en Cabo Verde viven menos de medio millón de personas, que tienen el portugués como su idioma oficial, aunque la mayoría de la población también habla el kriolu, nacido del mestizaje entre algunas lenguas del oeste de África y el portugués.
Su cultura mezcla elementos tanto europeos como africanos en medio de una rica flora y fauna, con especies exclusivas de este archipiélago.

Sin embargo, las islas del Cabo Verde no destacan demasiado por su vegetación: la cantidad de árboles y plantas es más limitada de lo que se espera de un sitio como este. La explicación la encontramos en las fuertes sequeras que vive constantemente el archipiélago y en su origen volcánico. De hecho, en la isla de Fogo se pude contemplar un volcán que aun está activo.

Sao Tiago, la isla principal

La capital de Cabo Verde es Praia, que también tiene el honor de tener el puerto más importante del archipiélago. Praia está situada en el sud de la isla de Sao Tiago (en Sotavento), la más grande de la república y la primera que fue habitada. Allí también destacan otras poblaciones como Ribeira Grande, ahora conocida como Cidade Velha, donde se pueden contemplar algunos vestigios de las primeras huellas de los portugueses. Al norte de Praia encontramos la localidad de Tarrafal, un pequeño pueblo de pescadores, con una magnífica playa, que combina el dorado de la tierra con el turquesa transparente de sus aguas.


Isla de Sao Tiago

En la isla de Brava destaca una población, Nova Sintra, considerada la más bonita de Cabo Verde. En la isla de Fogo es imprescindible visitar su impresionante volcán.


Volcán en la Isla de Fogo

Las islas del norte

Las islas del norte también cuentan con atractivos para disfrutar de una magnífica estancia. Entre ellas destaca la isla de Sao Vicente, conocida como la isla de la música y donde se pueden escuchar estilos bien diferentes que reflejan los diversos orígenes de la población. En Sal, merece la pena visitar las impresionantes minas de sal, que dan el nombre a la isla, y practicar algún deporte acuático como el submarinismo o el surf.
La isla de Boa Vista también destaca por ser un sitio ideal para practicar los deportes de agua, ya que sus playas de arena blanca parecen salidas de otro mundo. Allí, los restos del barco Cabo Santa María, que naufragó durante un viaje a Brasil, continuan sorprendiendo a muchos turistas que se acercan hasta la zona.


Barco Cabo Santa María

Otros datos de interés

* Nombre oficial: República de Cabo Verde
* Área: 4,033km²
* Costas: 965km.
* Puertos principales: Mindelo, Praia, Tarrafal
* Capital: Praia
* Moneda: Escudo caboverdiano
* Idioma Oficial: Portugués
* Gentilicio: Caboverdiano(a) OTX

Las Islas Eolias, cerca de Sicilia

islas-eolias
Las Islas Eolias o Eólicas constituyen un archipiélago volcánico en el Mar Tirreno, cerca de la costa nordeste de Sicilia, formado por siete islas principales: Lipari (la capital) con sus 10 500 habitantes es la más importante y la más amplia, Stromboli un volcán de 900 metros, todavía despide lava ardiente, es el único volcán activo en Europa junto con el Etna en Sicilia y Vulcano es un volcan de 391 metros de altura y su cráter (de 500 metros de diámetro) todavía emite algunas fumarolas, Alicudi, Filicudi, Panarea y Salina.
SEGUIR LEYENDO «Las Islas Eolias, cerca de Sicilia»

Cuba, un país a ritmo de ‘cha-cha-chá’

La República de Cuba es un país de América, asentado en un archipiélago del mar de las Antillas. Al norte se encuentran Estados Unidos y Bahamas, al oeste México, al sur las Islas Caimán y Jamaica y al sudeste Haití, en el occidente de la isla La Española, compartida con la República Dominicana.

El país, uno de los últimos en donde sobrevive el comunismo bajo el régimen de Fidel Castro, nunca ha sido excesivamente propenso al turismo. Sin embargo, el trato dado por los cubanos a los turistas que visitan su país es de lo más amable que podemos imaginar.
Cuba es sin duda uno de los países más tranquilos del mundo. Bajo esa tranquilidad, podemos encontrar una espectacular naturaleza viva que emana de cada rincón que visitemos. Las playas son el mayor reclamo para cualquier turista.

Qué mejor que disfrutar del ‘cha-cha-chá’ mientras te fumas un cigarro habano bajo una palmera. Eso deberán pensar muchos de los que regresan de Cuba con la sonrisa de oreja a oreja. Cuba es un país de los que deja huella a todo aquel que lo visita, no sólo por su gente y su belleza, sino también por lo economico que es pasar unas vacaciones allí.

¿Qué visitar?

En la Ciudad de la Habana podemos encontrar una gran variedad de museos, teatros y festivales, además de una mezcla de estilos arquitectónicos.
En Matanzas nos podemos deleitar con sus playas de arena blanca y agua cristalina que nos harán salir de lo más arrugados del agua. Además, también es ideal para la práctica de todo tipo de deportes acuáticos.
En la Isla de la Juventud podremos ver preciosos fondos marinos, la cueva número uno de Punta del Este y la playa de Bibijagua, de arenas negras, donde Fidel Castro pasó sus días como prisionero revolucionario.

¿Qué no te puedes perder?

Cada año se celebra en todas las provincias una Semana Cultural. Ésta se desarrolla con música, cocina regional y artesanía. Vale la pena acercarse a una de ellas.
El Carnaval es sin duda la fiesta estrella de Cuba. El más importante es el de Santiago de Cuba, que todos los años se celebra entre el 25 y 27 de julio.
En la Habana tampoco te puedes perder el sábado de la rumba y los talleres sobre la Cuba folclórica, organizados cada semana por el Grupo Folclórico Nacional.


Comida, bebidas y cigarros

La cocina es muy apreciada por todo aquel que visita Cuba. Se basa en el cerdo asado, frijoles, plátano y arroz.
Podemos recomendar el boniato, una deliciosa pasta dulce. También valen la pena platos como «moros y cristianos» y «la malanga», éste último un tanto raro para los que no están acostumbrados.

Las bebidas destacadas por excelencia son el famoso ron cubano y el guarapo (hecho del jugo de la caña de azúcar exprimida).
La cerveza cubana es muy buena, de la más ligera (Cristal) a la más fuerte (Hatuey). Entre los licores destaca la guayavita del pinar, a base de guayava. Tampoco hay que olvidarse del mojito (cóctel nacional que se aprecia en la imagen) ni del Cuba Libre.

Por último, no te puedes ir de Cuba sin probar un cigarro cubano. Te recomendamos que los compres en los hoteles, donde salen más económicos que en las fábricas. Comprarlos en la calle es arriesgarse a comprar cigarros de mala calidad. La marca más reconocida es Cohiba, el nombre con el que los indígenas taínos llamaron al tabaco.

Otros datos acerca de Cuba

Ciudad más poblada: Ciudad de La Habana
Idioma oficial: español
Superfície total: 110.860 km2
Costas: 3735 km
Población: 11.382.820 habitantes
Moneda: Peso cubano (CUP) y peso cubano convertible (CUC)
Prefijo telefónico: +53
Capital: Ciudad de La Habana
Ranking en el PIB mundial: Puesto número 87

Las Islas Fiji: Playas de arena blanca, cocoteros y fondos marinos

Fiji está compuesta de 322 islas de la cuales sólo un tercio están habitadas, las otras son casi virgenes. Las más importantes son Vanua Levu y Viti Levu que completan ocho pequeñas islas: Labasa, Lautoka, Levuka, Kadavu, Savusavu, Taveuni. Viti Levu acoge la capital, Suva, y casi los tres tercios de la población total.

Estas son islas montañosas, con cimas que alcanzan en algunos casos los 1.200 metros y están recubiertas por bosques tropicales. Podrá practicar el ecoturismo en las montañas de Mausori pero también todas las actividades tradicionales, buceo submarino, caminatas e incluso cabalgatas.
Numerosos festivales marcan el ritmo de la vida en Fiji. Los más notables son la fiesta de Sukuna, el 29 de mayo, el festival del Hibiscus en Suva, durante los meses de julio y agosto, y también el festival de Azúcar en Lautoka, en el mes de septiembre. Durante estas fiestas tendrá la ocasión de probar el kokoda, plato a base de pescado marino crudo en jugo de limón, o el palusame, hojas de taro cocidas en leche de coco.

Fiji posee recursos forestales, minerales y pesqueros que la hacen una de las economías más desarrolladas del Pacífico, aunque una importante parte de la población se dedica a las actividades económicas de subsistencia. Las principales fuentes de divisas para el país son las exportaciones de azúcar y la creciente industria turística con 300.000 a 400.000 turistas visitando el país cada año.

Guia de paises NO recomendados para viajar por el Ministerio de Asuntos Exteriores


Ver: Imagen a tamaño completo

Debido a los tiempos que corren se hace imprescindible conocer los países que no son recomendados para viajar ya sea por motivos de guerra, terrorismo, delincuencia, minas, integrismo islámico o gripe aviar.

NO VIAJAR: Haití, Senegal, Liberia, Rep. Guinea, Chad, Congo, Somalia, Papua nueva guinea, Palestina, Chechenia, Irak, Afganistán.

MEJOR EVITAR: Costa de Marfil, Nigeria, Argelia, Rep. Centroafricana, Sudan, Uganda, Sierra Leona, Pakistán, Líbano, Islas Salomón.

TOMAR PRECAUCIONES: Guatemala, El Salvador, Honduras, Colombia, Serbia, Moldavia, Turquía, Guinea-Bissau, Malí, Togo, Congo, Sudáfrica, Lesotho, Zimbabwe, Burundi, Ruanda, Etiopía, Eritrea, Egipto, Georgia, Siria, Israel, Jordania, Kuwait, Arabia Saudita, Yemen, Irán, Tayikistán, China, Kirguistan, Nepal, India, Sri Lanka, Tailandia, Camboya, Vietnam, Filipinas, Indonesia, Timor oriental.

Vanuatu, el país de la felicidad

¿Cuál es el país más feliz del mundo? Si hay respuesta para eso, tiene que ser Vanuatu, al menos es lo que asegura un estudio de la Fundación New Economics de Gran Bretaña. Uno cree que se ha tardado mucho tiempo en reconocer que Vanuatu, país independiente desde 1980, cuenta a su favor con tantos parámetros positivos. En primer lugar, tiene numerosas playas donde no va nadie el mismo día que se te ocurre ir a ti. Puedes ser el dueño provisional de muchas olas, el capitán de ríos llenos de langostinos de agua dulce, y el jefe de algunas palmeras bajo las que anidan los cangrejos del cocotero, siempre celosos de esas nueces que parten con sus pinzas y que comen con delectación. No te dan nada, pero tampoco te muerden.

La República de Vanuatu es un país localizado en el Océano Pacífico Sur. El archipiélago está localizado a unos 1.750 km al este de Australia, 500 km al noreste de Nueva Caledonia, al oeste de Fiji y al sur de las Islas Salomón. Su nombre colonial era Nuevas Hébridas; este nombre sólo es usado para referencias históricas.


Las selvas de Vanuatu nunca están llenas de víboras ni de leones, sino todo lo más de algunos zorros voladores, que son apetitosos a la brasa para aquellos que gusten de ese manjar. Todo ello y más con el debido permiso de los nativos vanuateños, pero a ellos no les importan en absoluto las fantasías de los demás mientras tengan, a eso de las seis de la tarde, una cita con la kava, el jugo de una raíz ligeramente narcótica, de uso legal en todo el país, que les sirve para entrar plenamente en el tiempo de los antepasados, es decir, en un tiempo aún mucho más feliz que el actual, que tampoco se queda corto.

La economía está basada principalmente en la agricultura de subsistencia o a pequeña escala, que provee al 65% de la población. La pesca, servicios financieros de banca extranjera, el registro de naves de marina mercante, la venta de licencias internacionales de pesca (Vanuatu es miembro de varios comités regionales de pesca) y el turismo (con 50.000 visitantes en 1997), las licencias bancarias off-shore y la formación de compañías internacionales son otras fuentes de economía. En Puerto Vila se encuentra el Banco de la Reserva y el Registro de la Propiedad. No hay depósitos de minerales y el país no posee depósitos de petróleo. Un pequeño sector industrial abastece al mercado local. Los impuestos vienen principalmente de las importaciones de productos y del IVA (VAT), puesto que Vanuatu no posee impuesto a la renta ni a las pesonas, siendo considerado uno de tantos paraísos fiscales.

En Vanuatu se habla casi un millar de lenguas distintas, lo que significa una de las mayores riquezas lingüísticas de este planeta. En una pequeña isla como Malekula existen 35 idiomas (algunos con sólo una decena de parlantes) y hasta 80 dialectos. No extraña que algunos entiendan el lenguaje de los dugongs y los volcanes.

Malta, un lugar mágico de bajo coste

Playas, monumentos megalíticos, zonas cuasi desérticas, comida mediterránea de primera calidad y, sobre todo, un precio más que asequible. Todo eso y mucho más nos ofrece Malta, un pequeño archipiélago frente a las costas africanas y que constituye una peculiar mezcla entre las culturas italiana, anglosajona (ya que fueron colonia británica) y tunecina.

Situado al sur de Italia y al norte de Libia, su buen clima y la hospitalidad de sus gentes la convierten en un destino de excepción para aquellos que quieran conocer una nueva cultura sin invertir demasiado tiempo (ni dinero).


Tres islas principales, Malta, Comino y Gozo, son los principales atractivos. De todas ellas, Malta constituye la más importante. Es donde se encuentran todos los organismos oficiales. Cuidado con la zona de Malta que se elige. La mayor parte de las agencias de viajes ofrecen alojamientos en la zona de Sliema o St. Paul, de poco atractivo pero con lujosos hoteles y ampliamente dedicadas al turismo. Es mucho más interesante buscar alojamiento en La Valletta y, desde allí, desplazarse a donde sea necesario.

Centrar nuestro punto de operaciones en La Valletta tiene gran importancia, puesto que es el punto de partida de casi todas las líneas de autobuses y, ya que a muchos no nos agrada conducir por la dirección contraria y, además, las carreteras son muy malas, mejor dejarse seducir por el encanto de los antiguos autobuses americanos de los años 60 y 70, pagar unos céntimos, y desplazarse por el interior y las costas en ellos.

A eso hay que sumarle que, si nos alojamos en las zonas «recomendadas», tendremos poca oportunidad de conocer la belleza de las calles maltesas y de sus gentes. Malta es una ciudad con solera, cuna de la Orden de los Caballeros de Malta y de grandes fortificaciones de la era británica.

Si vamos buscando playa y actividades acuáticas, es muy importante tener en cuenta que Malta continúa siendo un país muy católico, donde no sólo está prohibido el divorcio, sino que el ponerse en ‘top less’ es un delito. Así que mejor utilizar trajes de baños adecuados si no queremos llevarnos ningún disgusto. Fumar en los bares también está prohibido, sin embargo, muchos hosteleros se saltan la norma debido a que las pérdidas son más grandes que lo que les cuesta sobornar a la policía.


Para los que les guste el arte, los templos de Ggantija (Gozo) o Tarxien (Malta) son dos opciones incomparables. Para el callejeros, interesados en la vida y las costumbres maltesas, mejor pasear por La Valletta, o Rabat (también llamada Mdina y antigua capital del archipiélago). No es de extrañar que en Mdina el viajero sienta cierta similitud con ciudades como Salamanca… el arquitecto de la mayor parte de los monumentos pertenecía a la misma escuela y, pese a no poseer la dureza de la piedra de Villamayor, los bloques utilizados para la construcción se asemejan a los charros en cuanto a tamaño, apariencia y color.


Si bien Malta no destaca por sus playas, excepto algunas recónditas y la tumultuosa de Meliehah, la costa es espectacular. No olvidar visitar Blue Grotto, o cualquiera de los múltiples pueblos pesqueros, especialmente Marsaxlokk o las 3 ciudades (Vittoriosa, Senglea y Conspicua). Todas y cada una de ellas tienen su encanto.


Eso por no hablar de los paisajes marinos, especialmente en Gozo, la isla donde Calypso «secuestró» a Ulises. No es de extrañar que no quisiera volver. La Blue Lagoon, de cristalinas aguas turquesas y el paisaje en general no tiene desperdicio.

En cuanto a comer, en Malta no hay ningún problema. Recomendables sus cervezas y vinos autóctonos, pescados frescos, quesos y verduras y hortalizas en general. La mayor parte de los restaurantes ofrecen buena comida a precios asequibles y es posible comprar fruta a modo de tentempié en cualquiera de los puestos callejeros.

Toda una experiencia inolvidable si te olvidas de los hoteles para turistas, los viajes programados y las playas repletas. Lo mejor, ir a tu aire, comprar una guía de Malta antes de ir y elegir la propuesta más acorde a tus inquietudes. Porque en Malta hay diversión para todos los gustos, incluso nocturna. No es difícil encontrar la marcha, sólo hay que seguir el sonido de la música.