Visitar la Acrópolis


En lo más alto de una colina en Grecia con vistas a la ciudad de Atenas se encuentran las ruinas de este espléndido templo. Este famoso templo es conocido como el Partenón y se ubica en una zona llamada Acrópolis. La Acrópolis se convirtió en el centro religioso de la antigua Atenas. Los griegos construyeron el Partenón en honor a Athena Parthenos, la diosa pagana de Atenas. Athena era la diosa griega de la sabiduría.

En el año 400 a. C. el pueblo de Atenas construyó varios templos en su Acrópolis. Los preciosos templos incluyen el Partenón, Propileos, el templo de Atenea y el templo de Erecteión. Un inglés llamado Lord Elgin visitó Atenas y decidió enviar algunas esculturas del Partenón a Inglaterra. Hoy en día se pueden ver en el Museo Británico. Otros tesoros de los diferentes templos se pueden ver en el Museo de la Acrópolis en Atenas.


La Acrópolis tiene unos 200 pies de altura y en el año 300 a. C. fue utilizada como una gran fortaleza. Cuando los enemigos atacaban la gente se iba a la fortaleza. Más tarde, los atenienses decidieron construir muros en torno a su ciudad para protegerse y dejaron de utilizar la fortaleza. Así comenzaron a construir los hermosos templos.

El Partenón es el mayor templo de la Acrópolis y está considerado como el más bonito. Está formado por 8 columnas en cada extremo y 15 a lo largo de cada lado. Todo ello pensado para albergar la inmensa estatua de la diosa Athena que medía 12 metros de altura.

Visita la isla de Paros


Paros, es la isla más turística y cosmopolita de Grecia. Azules aguas cristalinas y unas playas de arena dorada te dejarán encantado. Para los que van en avión (30 minutos desde el aeropuerto de Atenas) o en barco (5 horas desde el puerto del Pireo), el primer pueblo que van a ver al poner un pie en la isla es Paroikia, la capital de la isla.

Los bares y clubes de la zona son muy famosos. Los clubes más modernos están rodeados de pintorescas tabernas y elegantes cafés. Si quieres visitar el sitio más romántico de la zona no debes dejar de visitar un pequeño molino que convirtieron en cafetería, desde aquí podrás disfrutar de una de las mejores vistas del Mar Egeo.


La antigua ciudad es muy pintoresca y es el lugar perfecto para realizar un montón de compras. Encontrarás un sinfín de tiendas con artesanía con infinidad de piezas realizadas a mano, joyerías, artículos turísticos, perfumes, artículos de decoración para la casa, ropa, comestibles, etc. No hay muchos sitios arqueológicos en Paroikia.


En lo que respecta al alojamiento, Paros es asequible para todo tipo de bolsillo: hoteles de lujo, habitaciones simples o incluso para que los más aventureros hay algún camping que otro. El camping Koula es uno de los favoritos de la gente joven. No es muy grande (500 plazas), pero es bastante acogedor y en su interior hay un restaurante. El segundo lugar más turístico de la isla es Naoussa. Desde aquí se puede coger un barco y visitar Kolibithres, la playa más espectacular de la isla con sus famosas rocas gigantes.

Grande Bretagne, el gran hotel de Atenas


Atenas decidió competir con el famoso Hotel Ritz construyendo este «gran» hotel en 1842. Primero se utilizó como residencia privada y tres décadas más tarde se convirtió en un grandísimo hotel. En 2004, y con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos en Atenas, sufrió una impresionante remodelación. Se invirtieron más de 100 millones de dólares y optaron por reducir el número de habitaciones para así poder ampliar los espacios públicos.

El Grande Bretagne se ha convertido en la morada temporal de monarcas, políticos y estrellas de la música y el cine. Su ubicación es una de las razones: a la derecha la Plaza Syntagma y en frente el Parlamento griego. Se puede decir que está cerca de casi todo, incluyendo la Acrópolis, el Museo Histórico Nacional y la Ciudad Vieja.


La cantidad de habitaciones se redujo de 360 a 321. Las de la parte baja tienen unas inmejorables vistas de la caótica Plaza de la Constitución, mientras que las habitaciones de los pisos superiores nos impresionan con sus vistas de la Acrópolis. Todas están decoradas con madera oscura, cortinas pesadas, muebles de madera de bordes dorados y baños de mármol.


El servicio del hotel le hace estar a la cabeza en el mercado griego por su formalidad y precisión. El hotel está supervisado por un pequeño ejército de funcionarios, uniformados correctamente.
No puedes dejar de disfrutar de un baño en su grandísima piscina al aire libre, situada en su azotea con preciosas vistas de la Acrópolis. En la misma zona encontrarás su gran restaurante donde podrás disfrutar de los mejores platos de la gastronomía griega.

Navega por el Mar Jónico


Hoy te proponemos una ruta marítima que comienza en el Mar Jónico y su famoso archipiélago.
Nuestra primera parada será en Corfú (Kerkyra), donde veremos algunas de las playas más famosas que atraen a tantos visitantes todos los años. Podremos admirar multitud de calas de arena, el famoso islote Pontikonissi, así como las cercanas islas Erikoussa, Matharaki y Othoni. Para echar el ancla, el mayor puerto deportivo de la zona lo encontraremos en Gouviá.

Continuamos el viaje por las costas de las maravillosas islas Paxí y Antipaxí, situadas al sur de Corfú. Exploraremos algunas de sus cuevas más recónditas
A continuación, la isla de Kefaloniá que es la mayor del Mar Jónico. Encontraremos numerosas playas aisladas. La capital de la isla, Argostoli, destaca por su belleza, al igual que la “melódica” localidad de Lixouri.


La próxima parada en nuestro recorrido es el lugar de nacimiento del gran Ulises, la isla de Ítaca. Su historia se remonta en el tiempo, como nos muestran los monumentos que salpican la isla.

Llegaremos, a continuación, a Lefkada, que es una isla a la que también se puede llegar por carretera. Podremos encontrar playas de una belleza excepcional y seremos capaces de distinguir entre la costa este (más verde y con amplias playas llanas) y la costa oeste (paisaje más variado) por sus entornos tan diferentes.


Terminaremos esta ruta marítima en la “Flor de Levante”, la isla de Zákinthos, donde habita la tortuga marítima Caretta caretta. Seremos recibidos por inmensas montañas, aguas azules, cuevas marinas y pintorescos puertos. La hospitalidad de sus habitantes te enamorará.

Monasterios de Meteora


Reconocidos por la UNESCO como patrimonio de la humanidad desde 1988, encontramos al norte de Grecia, cerca de la ciudad de Kalambaka, los Monasterios de Meteora.

El conjunto de un total de 23 monasterios se encuentra edificado sobre gigantescas rocas que unos antiguos cristianos encontraron utilizaron como refugio para ocultarse de los enemigos invasores allá por el siglo XIV. Finalizarían su construcción en el siglo XVI, aunque en la actualidad únicamente seis siguen en activo.

El aislamiento era absoluto, de tal forma que idearon un sistema de poleas de tracción animal y humana a través del cual podían bajar al pueblo. Con el tiempo se han ido construyendo escaleras y puentes gracias a los que hoy en día se pueden visitar.


Monasterio de San Nicolás, (Αγιος Νικόλαος, Àgios Nikólaos). El «Katholikon», dedicado a San Nicolás, es sólo una iglesia con una característica forma cuadrada.
Monasterio de San Esteban, (Αγιος Στέφανος, Àgios Stéfanos). Es uno de los más accesibles. El viejo refectorio del convento se utiliza como museo hoy en día.
Monasterio de la Santísima Trinidad, (Αγία Τριάδα, Agía Triada). Es de los de más difícil acceso. El visitante tiene que cruzar el valle y continuar hacia arriba para llegar a través de la roca antes de alcanzar la entrada.
Monasterio de la Transfiguración, o el Gran Meteoro, (Μεγάλο Μετέωρο, Megálo Metéoro). Es el más grande de los monasterios. Fue construido por el monje Athanasio ton Meteoriti en la piedra más alta. El viejo monasterio se utiliza como museo hoy en día.
Monasterio Roussanou, (Ρουσάνου). Primero era un monasterio para hombres, pero hoy día está habitado por mujeres.
Monasterio Varlaam, (Βαρλαάμ). El monasterio santo de Varlaam es el segundo más grande después del gran Meteoro. Está frente al Gran Meteoro.

¡No te lo puedes perder!