Cudillero, un pueblo pesquero


El pueblo español de Cudillero es uno de los muchos pueblos pesqueros típicos de Asturias. Hoy en día conserva aún su encanto especial. Sus casas coloridas que han sido construidas sobre la ladera de los tres montes que le rodean, hacen que el lugar no deje indiferente a nadie que lo visite. El pueblo en su conjunto constituye un paisaje impactante y pintoresco, de gran belleza.

Al pasear por sus calles podrás sentir la sensación de estar unido al mar. Encontrarás rincones únicos, callejuelas estrechas, empinadas calles que te llevarán hasta los miradores (situados en pleno casco antiguo del pueblo) desde los que podrás contemplar todo el pueblo y la inmensidad del mar. Es un pintoresco pueblo de pescadores que invita a perderse en él y a pasear por su puerto y por sus callejuelas.

Una de los lugares que más llaman la atención de este pequeño pueblo asturiano es la Plaza de la Marina. Desde esta plaza se puede observar perfectamente el anfiteatro que constituye el pueblo en su conjunto. Está formado por todas las casas que hacen de palcos, y por la plaza. Todo ello conforma un escenario extraordinario, único y de gran belleza. De hecho, el lugar ha sido declarado como Conjunto Histórico Artístico.

En esta Plaza de la Marina, se encuentra además varios restaurantes, además de sidrerías y marisquerías. En todos ellos por un precio razonable y asequible se puede disfrutar de las delicias gastronómicas del mar y la tierra asturianos. Es un pueblo que si pasas por Asturias no debes perderte, no te defraudará. Se encuentra situado aproximadamente a 50 kilómetros de Gijón y a 60 de Oviedo.

El Descenso del Sella, una parada recomendada si vas a Asturias


El Descenso Internacional del Sella, se ha convertido en la fiesta veraniega más popular de Asturias. Se celebra el primer sábado posterior al día 2 de agosto. Y su recorrido es de unos 20 Km. a lo largo de las aguas del río Sella, entre las localidades asturianas de Arrionda y Rivadesella.

Pero este descenso no es una simple competición. Miles de personas provenientes de todas las partes del mundo han descendido este río en los meses que van desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño. Bajar por el Sella supone disfrutar de un maravilloso paisaje y vistas, y te permite bañarte en sus aguas o comer y tomar el sol en sus orillas. Puede ser un lugar muy tranquilo, pero si tienes alma competitiva también podrás buscarte un rival entre todos los que allí te encuentres, para ver quien hace en el menor tiempo el descenso.

Son muchas las empresas que allí se dedican a la organización de los descensos del río. Normalmente estos comienzan por las mañanas, a partir de las 11. Y no es necesario formar un grupo para salir. Consta de unos 15 Km., que son aproximadamente unas 3 o 4 horas incluyendo las posibles paradas que se puedan hacer. Y no hay que preocuparse por cómo volver al punto de partida, ya que las propias empresas te recogen en furgonetas en los puntos de llegada.

La tarifa por persona de esta actividad ronda entre los 18 y los 23 euros, dependiendo de la temporada y de la empresa. Pero este precio suele incluir bastantes cosas: el alquiler del material, una comida tipo pic-nic, un pequeño curso explicativo, un seguro de la actividad y el ya mencionado viaje de vuelta. Un buen precio para pasar un día divertido y diferente junto a tu familia o amigos.