Conocer China: las clases sociales


Si decides viajar a China, además de conocer muchas de sus costumbres, debes saber algunas cosas sobre ellos que seguro harán que tu viaje sea mucho más agradable. Hoy te vamos a hablar sobre las clases sociales en China. Aunque parezca mentira, China no es sólo una sociedad industrial. Este es un factor importante que determinó las cuatro clases sociales de China.

Las clases sociales fueron clasificadas por su importancia para la sociedad. La clase más pobre y más baja ha sido considerada siempre la de los comerciantes. Estas personas eran consideradas parásitos, ya que su vida se hacía en base a la de los demás. Pensaban que no tenía ninguna habilidad eso de ser comerciante por lo que eran personas que tenían poco valor en la sociedad.


La segunda clase era la de los agricultores y campesinos. Siete de cada diez personas pertenecían a esta categoría. Los campesinos eran considerados como la base económica del país y fueron valorados como tales. Se les imponían altos alquileres e impuestos exorbitantes. La tercera clase era la de artesanos. A menudo formaban gremios y eran muy respetados por pertenecer a estas organizaciones. La mayoría de los artesanos vivían cerca de las ciudades.

La clase más alta eran los académicos y los funcionarios. Estos debían pasar exámenes para determinar su puesto. Había tres niveles de exámenes y sólo eran para hombres. Estos puestos proporcionaban riqueza, poder y prestigio. Intentaban que se convirtiera en una larga tradición familiar para que el prestigio continuara en la familia.

Si vas a comer en China…


La cultura china valora muchísimo la vida familiar, el respeto a los mayores y el respeto a las tradiciones. Para ellos, cualquier pretexto es bueno para organizar una comida en el que se reúne a toda la familia.

La primera dificultad que vas a encontrar a la hora de degustar un buen menú chino es el uso de los palillos. Lo mejor es que busquemos un buen maestro y que practiquemos mucho.

Avisaros que un gesto considerado de mala educación es juguetear con los palillos en la mesa o hacer ruidos con ellos, o sea, que cuando no estemos comiendo debemos dejarlos sobre la mesa. Prepararos para las diferencias que encontraréis en la forma de comer, la disposición y orden de los platos, la postura en la mesa, etc.

En China consideran “poco adecuado” comer con la cabeza erguida. No está bien visto utilizar las manos para comer, en cambio es totalmente normal sorber y escupir los huesos en el mantel.


Tradicionalmente la comida no se termina en el restaurante, nuestro anfitrión chino seguirá pidiendo platos mientras vea que seguimos comiendo, debemos evitar dar la sensación de que la cantidad de comida que se ha puesto en la mesa es escasa.

Normalmente las comidas más formales empiezan con platos fríos (siempre un número par), después los fritos, a continuación el pescado y por último la sopa.

Mientras se espera la comida lo normal es que nos sirvan frutos secos y té caliente. Si hay platos dulces no tiene por qué servirse al final de la comida. La comida se puede acompañar de té caliente o cualquier otra bebida fría que nos apetezca.

Montaña Huashan en China

La montaña Huashan, en China, es una de las cinco montañas sagradas del país asiático. Ubicada en la provincia de Shaanxi, al centro-norte de China, cuenta con importantes monasterios taoistas y dicen que fue la cuna de las tradicionales artes marciales. Si quieres llegar hasta su cima, te recomendamos que superes tus problemas de vértigo porque sino te será imposible intentarlo…Se trata del senderimo más extremo del mundo.


SEGUIR LEYENDO «Montaña Huashan en China»

El enigmático Tibet

El Tibet es un país del Asia Central que constituye una província autónoma dentro de la región del suroeste de China. Hace frontera por el sud con la India, el Nepal y Bhuttan. Durante el periodo monárquico (siglos VII-IX) se estableció la capital del Tibet en Lasha y fue en esta época cuando se introdujo y se difundió el budismo.

En el año 1950 el Tibet fue ocupado por fuerzas militares chinas y, desde entonces, la situación política se complicó, lo que hizo que el decimocuarto Dalai Lama y miles de tibetanos tuvieran que exiliarse a la India.

La capital, Lasha, está situada en el valle del río Kichu, a 3.650 metros de altitud. Se trata de un centro religioso del lamaismo. La ciudad está dominada por el gran palacio de Potala, residencia del Dalai Lama hasta el año 1959.

En Lasha también hay que tener en cuenta el templo de Jo-Khang, uno de los más antiguos del Tibet; también el mercado, el Monasterio de Sera y sus escuelas de canto y el Parque Norbulingka donde está el Palacio de Verano. Los templos oratorios de Nuosele y Tsug-Syeng son otros sitios de interés en Lasha. La cuna del lamaismo está situada en el monasterio de Ganden, ubicado en un paraje a 3.800 metros de altitud.

Más lugares que no te puedes perder

Shigatse es la segunda ciudad más importante del Tibet. Ahí se encuentra el Monasterio de Tashilumpo. También hay otros sitios de interés como el templo Maitreya y el Palacio Gudong. Lo que si que no podéis dejar de hacer es daros un paseo por la Muralla Thangka.

En una ruta desde Shigatse hasta Tingri es prácticamente obligado subir por el Pas Tsuo La (de 4.500 metros), desde donde se puede observar una panorámica impresionante del Monte Qomolagma (el Everest). Kumming es otra ciudad interesante del Tibet. Allí se encuentra el bosque de las piedras (Shilin): se trata de un fascinante parque natural donde las piedras adoptan formas muy singulares.

Vegetación y clima

El clima es el típico continental, muy influenciado por la altitud. Las precipitaciones son escasas y las temperaturas son muy rigurosas. La vegetación es especialmente rica en el valle el Brahmaputra. Dado que la altura media del Tibet es destacable, las personas afectadas por enfermedades del corazón, vasculares o pulmonares, deberán de consultar al médico antes de iniciar su viaje hacia estas tierras.

Población e idioma

La población es de unos 2,5 millones de habitantes. La majoria se concentran en el sudoeste, en la planura de Tsinhai. Fuera de esta región, las minorias tibetanas de agrupan en condados autónomos.
Aunque el idioma oficial es el chino, la comunidad tibetana mantiene su propia lengua que, dependiendo de la zona, adopta diversas variedades.

Otros datos de interés:

Moneda: Yuan
Religión: lamaismo y budismo
Superfície: 1.200.000 Km2