Las ciudades más importantes de Córcega

Corcega
Córcega (Corsica en italiano y en corso) es una isla preciosa situada en el mar Mediterráneo. Pertenece a Francia desde 1768 y cuenta con algunas de las playas más bonitas de Europa, aunque al ser un destino más caro que Cerdeña o las Baleares suele recibir un menor volumen de turismo.

En este artículo voy a hablarte de sus ciudades más importantes para que la conozcas más a fondo. No hay que olvidar que con sus 8.680 kilómetros cuadrados de superficie es la cuarta isla más grande del Mediterráneo, aunque en realidad no es fácil encontrar grandes ciudades debido a su extensa orografía.

Ajaccio

Ajaccio
Es la ciudad más poblada y la capital de Córcega. Está ubicada en la costa oeste de la isla y es muy famosa porque allí nació Napoleón Bonaparte, uno de los militares más brillantes de la historia. Las aguas que bañan sus playas son cristalinas y el sol brilla con fuerza durante unos 300 días al año, motivo por el cual es un lugar perfecto para disfrutar del buen tiempo.

Volviendo a lo de Napoleón, hay que decir que han aprovechado su popularidad para atraer al turismo a través del Museo Nacional de la casa de Bonaparte, el salón napoleónico, la capilla imperial… Todo ello aderezado con la alegría que se desprende de sus calles, donde suelen organizarse mercados en los que es posible comprar productos locales y de segunda mano.

Bastia

Bastia
Situada al norte, en la región de la Alta Córcega, Batia es la segunda ciudad más importante de Córcega. Estamos hablando de unos 45.000 habitantes que están a pocos kilómetros de la isla de Elba, que pertenece a Italia. Es uno de los pocos núcleos industriales de la isla y podríamos decir que allí está el puerto más importante. La ciudadela de Bastia es una delicia, como también lo es el patrimonio barroco que exhibe. El Puerto Viejo, la catedral de Saint Jean Baptiste y el Palacio de los Gobernadores son algunos de los puntos que ningún turista debería perderse.

Calvi

Calvi
A pesar de contar con poco más de 5.000 habitantes, es otra de las ciudades que hay que tener en cuenta al visitar esta bonita isla francesa. Sus playas son espectaculares y las montañas están al acecho para compartir protagonismo. Es un lugar precioso para disfrutar de unas vacaciones relajantes, y encima presume de una bonita ciudadela repleta de restos arqueológicos que demuestran que ya se vivía allí en el Neolítico (entre el 5000 a. C. y el 2500 a. C.).

Corte

Corte
Corte, más que una ciudad, podríamos decir que es un pueblo. Un pueblo situado al norte, a unos 450 metros de altitud y con una población que supera los 7.000 habitantes. Las vistas que ofrece son una maravilla y los amantes del senderismo tienen una oportunidad única de deleitarse con bosques, ríos, lagos, montañas… Además, en esta ciudad que fue capital de la Córcega independiente se ubica la Universidad de Córcega, que da cobijo a unos 3.800 estudiantes.

Sartène

Sartene
Dicen que es la ciudad más corsa de toda Córcega, algo que hay que comprobar mezclándose con la gente de allí. Con poco más de 3.000 habitantes, es evidente que es otra localidad pequeña a la que podríamos etiquetar como pueblo. Está al sur de la isla y destaca por la belleza de sus edificios, que se elevan en un territorio repleto de montañas. Eso no quita que esté muy cerca de las preciosas playas que hay en el sur, así que el turista debe decidir si quiere playa o montaña pudiendo cambiar de idea cada día.

Porto Vecchio

Porto-Vecchio
Algo más de 12.000 habitantes nos permiten decir que Porto Vecchio es la tercera ciudad en importancia de Córcega. Es un importante núcleo turístico situado a unos 25 kilómetros de bonifacio, ciudad de la que hablaré a continuación. Destaca su precioso casco antiguo con fortificaciones de siglos pasados, sus playas y su privilegiada ubicación, ya que no solo está en la costa, sino que también está a los pies de Aiguilles de Bavella, que probablemente sea la montaña más bonita del lugar.

Bonifacio

Bonifacio
Para algunos es la ciudad más increíble de toda Córcega. Ciudad por no decir pueblo, ya que allí viven poco más de 3.000 habitantes sobre un acantilado que atrae a miles de turistas. Las vistas son espectaculares y sus fortificaciones llaman poderosamente la atención. Pasear por las calles de una de las ciudades más antiguas de la isla es un privilegio, y da igual si lo haces acercándote a la zona más costera o al casco antiguo, donde querrás perderte entre sus estrechas vías.

Artículos recomendados:

Las islas más bonitas de Italia

Los pueblos con las mejores vistas del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *