Tres experiencias que no puedes perderte en Grecia

grecia
Grecia es uno de los destinos turísticos por excelencia. Y no es para menos porque tiene muchos encantos tanto en las islas como en su zona interior. Siempre es habitual ir a ver lo más turístico, pero es un país que permite vivir unas experiencias inolvidables incluso en estos puntos que todo turista visita por primera vez. ¿Qué puede hacerse? Aquí te contamos tres experiencias para disfrutar de la Grecia auténtica.

Atenas

Quien acude a Atenas, siempre va a la Acrópolis. Y es cierto que es una visita obligada, pero tampoco hay que dejar de ir al Museo de la Acrópolis, que se puso en marcha en el año 2008.

Este edificio se caracteriza por ser moderno, pero por tener una cuidada arquitectura contemporánea. Nada más verlo, llama la atención la estructura de hormigón y cristal, que proporciona una inusual transparencia hacia su exterior.

Además, sus proporciones están basadas en las del Partenón, destacando a su vez la orientación para que desde las principales salas se disfrute de una visión real de la Acrópolis y del Partenón.

grecia
Dentro se pueden ver esculturas, piezas de los edificios de la Acrópolis… Y, por supuesto, no hay que dejar de ver la Sala de las Cariátides para observar las columnas con forma de mujer que sostenían parte del Templo de Erecteion de la Acrópolis.

Barrio de Plaka

Callejear y ver zonas concretas de Atenas es también obligado en la visita a Grecia. En este caso, nos adentramos en el barrio de Plaka, que está considerado como el casco histórico de Atenas.

Esta zona tiene un gran atractivo. Por ejemplo, si se observa el barrio desde lo alto, parece un oasis en pleno centro de Atenas. Si nos adentramos en él, hay todo un entramado de callejuelas y plazas unidas por escaleras, conformando como un laberinto.

El recorrido obliga a ir a las calles Lisiou y Mniseklours, que además siempre están muy animadas gracias a los cafés, tiendas… y sus llamativas tabernas llamadas ouzerís en las que hay que hacer un aparada para tomar platos típicos como el mezedes o tapas griegas, así como la moussaka, el tzatziki o el saganaki, entre otras propuestas porque, la verdad, es que la gastronomía griega es muy amplia y rica en tapas, platos y postres.

Monasterios de Meteora

Una visita muy recomendable es Meteora por ser una zona bastante pintoresca. Y es que sobre la tierra aparecen como unas moles rocosas verticales, que recuerdan a la geología de otros planetas.

Sobre estas cumbres de roca, se construyeron los monasterios de retiro y de oración en el siglo XIV. La ventaja es que, a día de hoy, no hay que escalar porque se han instalado escaleras y accesos para llegar a ellos con menos esfuerzo. La vista desde arriba es impresionante.

En concreto, pueden visitarse seis monasterios, aunque si se dispone de poco tiempo, las mejores opciones son el Gran Meteoro, que es el más grande, y el de Varlaam. Dentro de ellos, llama la atención el refectorio del Gran Meteoro, que está perfectamente conservado y refleja la soledad de la vida monástica. En ambos casos, hay frescos en muy buen estado que son un auténtico deleite para los aficionados al arte.

La visita puede completarse con un corto recorrido –hay una distancia de unos diez kilómetros- a la ciudad de Kalambaka desde la que se ven magníficas vistas de Meteora y de todas sus colinas.

En esta excursión, hay que tener en cuenta que estos lugares viven monjes y monjas. Algunos de ellos pueden verse, aunque de forma limitada porque son de clausura y solo unos pocos pueden tener contacto con los turistas. Eso sí para hacer estos recorridos, hay que tener un poco de paciencia y cuidado porque las carreteras son sinuosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *