Visitar El Partenón


Visitar a Atenas y no ir a ver El Partenón es como ir a Italia y no comerte una pizza o como estar en París y no comerte un crèpe. Sin duda es la mayor joya de Grecia y el principal destino turístico de todos los viajeros que llegan a la ciudad de Atenas. Se construyó unos 400 años antes del nacimiento de Cristo y tiene 10 m de altura. Se empezó a construir casi exclusivamente con mármol blanco del monte Pentélico y es una obra iniciada por Pericles para agradecer a los dioses griegos su victoria contra los persas. En los siglos siguientes llegó a convertirse en una iglesia latina, una iglesia bizantina e incluso en una mezquita musulmana, hasta que en 1687 los turcos lo utilizaron como depósito de pólvora durante el sitio veneciano.

SEGUIR LEYENDO “Visitar El Partenón”

Visitar la Acrópolis


En lo más alto de una colina en Grecia con vistas a la ciudad de Atenas se encuentran las ruinas de este espléndido templo. Este famoso templo es conocido como el Partenón y se ubica en una zona llamada Acrópolis. La Acrópolis se convirtió en el centro religioso de la antigua Atenas. Los griegos construyeron el Partenón en honor a Athena Parthenos, la diosa pagana de Atenas. Athena era la diosa griega de la sabiduría.

En el año 400 a. C. el pueblo de Atenas construyó varios templos en su Acrópolis. Los preciosos templos incluyen el Partenón, Propileos, el templo de Atenea y el templo de Erecteión. Un inglés llamado Lord Elgin visitó Atenas y decidió enviar algunas esculturas del Partenón a Inglaterra. Hoy en día se pueden ver en el Museo Británico. Otros tesoros de los diferentes templos se pueden ver en el Museo de la Acrópolis en Atenas.


La Acrópolis tiene unos 200 pies de altura y en el año 300 a. C. fue utilizada como una gran fortaleza. Cuando los enemigos atacaban la gente se iba a la fortaleza. Más tarde, los atenienses decidieron construir muros en torno a su ciudad para protegerse y dejaron de utilizar la fortaleza. Así comenzaron a construir los hermosos templos.

El Partenón es el mayor templo de la Acrópolis y está considerado como el más bonito. Está formado por 8 columnas en cada extremo y 15 a lo largo de cada lado. Todo ello pensado para albergar la inmensa estatua de la diosa Athena que medía 12 metros de altura.