Recorrido por Edimburgo en bicicleta


Edimburgo es una ciudad que te enamora desde el primer día. Caminando por sus calles te das cuenta de que se respira tradición y un aire puro que no es posible respirar en otras ciudades importantes de Europa como por ejemplo Madrid o Barcelona.

Lo mejor de todo es que no solo puedes recorrer la ciudad andando o en coche. También tienes la posibilidad de realizar un interesante recorrido en bici por la capital de Escocia.

El Castillo de Edimburgo es un buen punto de partida

Por la mañana puedes contemplar la majestuosidad del Castillo de Edimburgo desde la distancia o casi desde dentro antes de empezar a pedalear. Hacia el sur está la escuela de George Heriot y las Pentland Hills, mientras que al norte verás Princess Street en dirección a Leith y el estuario de Forth.

Descendiendo por la calle George IV Bridge puedes llegar al Royal Museum y al Museum of Scotland. Son dos museos que están pegados y que esconden colecciones internacionales con objetos que han escrito la historia de Escocia. Además, frente al Museum of Scotland verás Greyfriars Bobby, la estatua del perro que guardó la tumba de su amo fallecido.

La Royal Mile es la calle más concurrida

Por la tarde es muy recomendable darse un paseo en bici por la Royal Mile, que es la calle más popular de Escocia. Está plagada de historias y misterios (os recomiendo hacer un tour por la noche), así como también edificios que no debes dejar de visitar. Te recomiendo el Museo de la Infancia (Museum of Childhood) o el Museum of Edinburgh, donde podrás ver el collar y el tazón del fiel Greyfriars Bobby.

El Parlamento escocés está al final de la Royal Mile, pero también puedes decantarte por cosas más artísticas moviéndote por The Mound hasta llegar a la National Gallery of Scotland y a la Royal Scottish Academy. En la New Town, la ciudad nueva, descubrirás un fantástico edificio en el que se encuentra la Scottish National Portrait Gallery con los retratos de los personajes más ilustres de Escocia.

Termina relajándote en el Real Jardín Botánico

Para terminar, te recomiendo pasarte por el Real Jardín Botánico, donde podrás relajarte al máximo rodeado de naturaleza a las afueras de la ciudad. Eso sí, no olvides llevar un chubasquero por si las moscas, ya que en Edimburgo llueve casi todos los días.

A continuación puedes ver un mapa ampliable con las vías ciclistas de la ciudad y las paradas más recomendables divididas por itinerarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *