Oristano, un rincón desconocido en Cerdeña


Es una de las ciudades menos conocidas de la isla, pero no por ello poco recomendable. Más bien al contrario. Además de su inmejorable emplazamiento, a tan solo 5 kilómetros de la costa, cuenta con un museo arqueológico digno de visitar.

Por su encanto arquitectónico, su riqueza arqueológica y cultural, y porque se mantiene relativamente a salvo del turismo de masas, Oristano puede convertirse en la alternativa perfecta si quieres viajar a la isla en verano, cuando más repleta de visitantes está. Te contamos algunas cosas que pueden interesarte.

Arte y cultura


Perderse unos días en Cerdeña es todo un lujo, también en pleno verano. Sin embargo, es necesario reflexionar para elegir el lugar con acierto, ya que durante la temporada alta son muchos los turistas que visitan la isla. Elegir un lugar u otro puede ser la clave del éxito de nuestras vacaciones.

Oristano se localiza en el centro de la isla, a la altura de la península de Sinis. Está en el extremo norte de la llanura de Campidano, rodeada de lagunas y cerca del mar, por lo que podrás ir a la playa, lo que es un punto a su favor ya que las playas y calas de Cerdeña merecen realmente la pena. Es una ciudad bastante grande, que ostenta el título de Ciudad de la Cerámica, por ser muy típica allí esta artesanía.

En el corazón de la ciudad está la Piazza Roma, en la que se alza la medieval Torre di Mariano II, uno de los restos de las murallas de la ciudad, destruidas a finales del siglo XIX. Merece la pena una visita al museo arqueológico Antiquarium Arborense, que guarda verdaderos tesoros prehistóricos. Tampoco debes dejar de visitar el Duomo, la mayor catedral de Cerdeña, fundada en el siglo XII y reconstruida en el XVIII (de ahí su estilo barroco). Su cúpula define el perfil de Oristano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *