Montañismo para aficionados


Entre la multitud de formas de realizar viajes de aventura al aire libre, el montañismo tiene un lugar de honor. Física y mentalmente agotador, al igual que estimulante, es posiblemente una de las formas más gratificantes de pasar un día. Supuestamente, todo lo que necesitas hacer es llegar a la cumbre para así poder entender la felicidad que trae el alcanzar una meta a veces casi imposible.

Para subir a muchos de los lugares más famosos, sólo tiene que tener una buena salud (consultar con el médico) y forma física, un buen par de botas cómodas, y algo de comida y bebida. Dependiendo de la dureza de la montaña que deseas abordar, tal vez sea una buena idea realizar un curso de montañismo. Un clásico en la introducción al montañismo es el Mont Blanc francés. Es el pico más alto de Europa occidental. La cumbre se sitúa a más de 12.000 pies. Los valles y las colinas que rodean la montaña ofrecen algunas de las mejores caminatas en Europa.


En los Estados Unidos encontrarás el Monte Olimpo, en el Estado de Washington, y el monte Washington en Nueva Hampshire. Para aquellos que buscan una experiencia más exótica la cima del Kilamanjaro, en Tanzania, es de lo mejor. Por ahora, es también el único pico nevado en África. Kala Pattar, en Nepal, ofrece a los principiantes la oportunidad de obtener vistas impresionantes del Everest.


Para aquellos que no pueden subir montañas por razones diferentes motivos como por ejemplo por salud comentaros que estas majestuosas montañas también tienen vistas impresionantes desde la base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *