Los pueblos más bonitos del norte de España

Cadaques-Catalunya
Tras hacer un artículo sobre los pueblos más bonitos del sur de España, nos sentíamos en deuda con los del norte, que como podrás imaginar no son menos bonitos que los que están más cerca de África que de Francia.

Cataluña, Aragón, Cantabria, Asturias, Galicia, País Vasco… En todas las comunidades autónomas hay pueblos espectaculares, así que nos ha costado decantarnos por ocho que en nuestra opinión no deberían quedarse fuera de una emocionante ruta por el norte del país.

Cadaqués (Girona)

Cadaques
Cadaqués es uno de esos pueblos que reflejan a la perfección lo que significa la Costa Brava. Paisajes espectaculares, playas muy características y esa forma de vivir la vida que atrajo a personajes tan ilustres como Salvador Dalí, que vivió y trabajó en este pueblo de Girona desde 1930 hasta 1982, que es cuando falleció su esposa Gala. Ahora esa casa es un museo considerado Bien de Interés Cultural que está gestionado por la Fundación Gala-Salvador Dalí.

¿Qué puedes esperar de Cadaqués más allá de ese museo y de la belleza de sus playas? Agradables paseos por calles rodeadas de casas blancas que nos recuerdan a las del sur de España. El buen ambiente está garantizado y no hay problemas a la hora de encontrar restaurantes en los que sirven pescado fresco de mucha calidad.

Artículo recomendado. Los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Santillana del Mar (Cantabria)

Santillana-del-Mar
A muy pocos kilómetros de Santander encontramos esta villa medieval que ni es santa, ni es llana ni tiene mar. Fue creciendo en torno a la Colegiata de Santa María y hoy en día es un pueblo magnífico que recibe la visita de miles de turistas año tras año. Pasear por sus calles empedradas y contemplar sus palacios renacentistas es un plan más que recomendable, sobre todo si quieres imaginarte como si estuvieras viviendo en la Edad Media.

Aínsa (Huesca)

Ainsa
Hablar de Aínsa también es hablar de historia. Su casco antiguo medieval tiene el privilegio de haber sido declarado Conjunto Histórico-Artístico desde el año 1965. Te sorprenderá la Plaza Mayor, el Castillo de Aínsa-Sobrarbe, la iglesia de Santa María y la disposición escalonada de sus casas de piedra, que sin duda alguna son dignas de fotografiar.

Llanes (Asturias)

Llanes
Pueblos marineros como Llanes han perdido algo de encanto por culpa del turismo, que se ha multiplicado en los últimos años. Sin embargo, todavía se respira ese ambiente pesquero que tan bien recuerdan los más viejos del lugar. Si te das una vuelta por llanes, te darás cuenta de que el mar no es lo único que ensalza su belleza, ya que su casco antiguo es una maravilla que te muestra tesoros como la basílica, la Torre o las murallas, que son del siglo XIII y se mantienen en buen estado.

Estella (Navarra)

Estella
Conocida por el famoso Pacto de Estella, con el que se trató de acabar con el terrorismo de ETA gracias a la intervención de partidos políticos, sindicatos y asociaciones, hay que decir que es uno de los pueblos más bonitos con diferencia. Estella-Lizarra está a mitad de camino entre Pamplona y Logroño. Antiguamente era conocida como «Estella la bella» y la verdad es que no es de extrañar. Hoy en día conserva sus encantos, o lo que es lo mismo: palacios, casas señoriales, puentes, conventos y edificios por los que algunos se refieren a ella como «La Toledo del norte». En total viven unos 13.000 habitantes y tiene mucho que ofrecer al turista, como por ejemplo su oferta gastronómica y cultural.

Frías (Burgos)

Frias
Sobre un cerro nos topamos con Frías, una localidad burgalesa que se encuentra a unos 100 kilómetros de la capital de provincia. Está junto al río Ebro y atesora una increíble historia de la que se tiene constancia desde el siglo IX. El El Castillo de los Velasco y la Iglesia de San Vicente Mártir explican por qué su Conjunto Histórico-Artístico es uno de los más apreciados de España.

Tossa de Mar (Girona)

Tossa-de-Mar
Volvemos a la Costa Brava, pero esta vez sin irnos tan hacia el norte. En Tossa de Mar, donde el turismo de playa es el pan de cada día, no solo puedes disfrutar de arenales muy cuidados, sino que también puedes perderte por su casco antiguo y visitar el castillo que preside la ciudad ofreciendo unas vistas privilegiadas del mar Mediterráneo. El buen ambiente está garantizado, y por suerte no es de esos pueblos de costa que se han dejado seducir por el turismo de adolescentes que hacen que sea imposible dormir hasta altas horas de la madrugada.

Laguardia (Álava)

Laguardia
Por último, y no por ello menos bonito que todos los anteriores, el pueblo de Laguardia es una de las perlas de la Rioja Alavesa, un lugar de tradición medieval en el que las bodegas y las cuevas se suceden para garantizar que allí encontramos uno de los mejores vinos del lugar. Por otra parte, hay que destacar que está en un altozano y que conserva una muralla que hace siglos servía para proteger la ciudad de los enemigos.

Artículo recomendado: 10 pueblos españoles que te enamorarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *