Los pueblos de costa más bonitos de Europa

Oia-pueblo-Grecia
Cuando se acerca el verano todos tenemos ganas de saborear el ambiente de costa del que tantas veces nos hemos enamorado. En España hay muchas opciones para disfrutarlo, pero no son las únicas que merece la pena tener en cuenta. En otros países europeos como Francia, Italia o Grecia también hay verdaderos tesoros que deberías considerar de cara a tus próximas vacaciones. Son pueblos ideales para sofocar el calor, ya sea dándose un chapuzón o tomando algo en una terraza con vistas al mar.

Manarola (Cinque Terre, Italia)

Manarola
Está en la famosa región de Cinque Terre, al norte de Italia. Es un pequeño pueblo al que acuden muchos turistas con ganas de empaparse de su tradición vinícola y pesquera. Además, es el más antiguo de la zona, puesto que la piedra angular que hay en la iglesia de San Lorenzo es de 1160.

Como particularidad, comentar que en Manarola se habla el manarolense, un dialecto que hace que sus habitantes se sientan todavía más especiales por vivir en plena Via dell’Amore, que es el nombre que recibe el camino que le une a Riomaggiore.

Oia (Santorini, Grecia)

Oia-Santorini
Al noroeste de Santorini nos topamos con Oia, un pueblo de postal que ha dejando atrás su pasado pesquero para convertirse en uno de los lugares más turísticos de la zona. Lejos quedan los burros que se utilizaban para transportar mercancía o las casas con paredes derruidas que no lucían el blanco intenso de las actuales. Oia se ha vestido de gala y se ha convertido en una especie de lugar de culto para los instagramers de viajes que adoran el postureo.

Espinho (Aveiro, Portugal)

Espinho
La fama de Espinho no es algo de ahora. Es algo que viene de lejos, ya que en el siglo XIX se decía que sus aguas tenían un poder curativo sorprendente, motivo por el cual se convirtió en uno de los destinos portugueses preferidos por los famosos. Eso sí, la época dorada del turismo se fue apagando y hoy en día quien visita Espinho lo hace para perderse paseando por su enorme playa y presenciar un bonito espectáculo de lonja que no deja indiferente a nadie.

Èze (Costa Azul, Francia)

Eze-Francia
Se ha ganado a pulso ser considerado como uno de los pueblos más bonitos de la Costa Azul. Aunque no puede decirse que es mediterráneo al 100% (está bañado por el mar de Liguria), Èze tiene todos los ingredientes para sorprender al turista que busca algo más que unas vacaciones de sol y playa. ¿Por qué? Pues porque es como un pueblo «colgado» que mantiene intacto su pasado medieval entre calles estrechas y empinadas que te obligan a pasear con una botella de agua a mano. Las vistas que ofrece son increíbles, así que el esfuerzo merece la pena.

Rovinj (Istria, Croacia)

Rovinj
Croacia es un país ideal para disfrutar de unas vacaciones de verano. Lo es por ciudades tan conocidas como Dubrovnik o Split, pero también por el atractivo de pueblos como Rovinj. Está ubicado al norte del mar Adriático, al oeste de la península de Istria, y te enamora nada más pisar sus calles adoquinadas para contemplar la belleza de sus casas de colores, algunas de ellas a muy poca distancia del agua.

Ribadesella (Asturias, España)

Ribadesella
Está en una ubicación perfecta: frente al mar Cantábrico y flanqueado por Llanes, Cangas de Onís, Parres y Caravia. Ribadesella ofrece tranquilidad y te descubre su tradición, sobre todo si estás dispuesto a realizar la Ruta Histórica del Puerto, que empieza por su pasado ligado a la caza de ballenas y no descuida detalles sobre la industria salazonera. Lo más recomendable es disfrutar del pescado que adquieren todos (o casi todos) los restaurantes del lugar, ya que se cocina recién salido de la lonja y eso garantiza una experiencia gastronómica difícil de olvidar.

Artículo recomendado: 10 pueblos de cuento en Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *