Los faros más bonitos del mundo

Faro de Akranes
Gracias al avance tecnológico, los faros han dejado de ser necesarios, al menos como los conocíamos antes (ahora se construyen torres poco atractivas en comparación con las que se realizaban siglos atrás), pero siguen cumpliendo una función muy importante en los lugares que aún los conservan: ofrecer belleza al paisaje. Estas construcciones que guiaban a los marineros hacia la costa, salvando millones de vidas, nos siguen recordando la fuerza de la naturaleza y la mágica y peligrosa relación del ser humano con el misterioso mar.

Son muchos los faros que podemos encontrar a lo largo y ancho del planeta, pero hoy queremos mostrarte los más bellos del mundo. ¿Te apetece acompañarnos?

Torre de Hércules, España

Faro-de Hercules1
Como no podía ser de otra manera, vamos a comenzar hablando de la Torre de Hércules, considerado como el faro en uso más antiguo del mundo y el tercero más alto de España. Se encuentra en Punta Herminia, A Coruña, y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2009. Se trata del único faro romano del planeta (fue construido en el siglo I), si bien es cierto que ha sido adaptándose a lo largo de los siglos. Mide 59 metros de altura y ofrece unas impresionantes vistas. Además, en sus alrededores se encuentra el Parque Escultórico de la Torre de Hércules.

Faro de Kiz Kulesi, Turquía

Kiz Kulesi
De España nos trasladamos a Estambul, donde se encuentra el faro Kiz Kulesi, también conocido como la Torre de la Doncella. Se encuentra en un pequeño trozo de tierra que emerge del mar y su origen se remonta a la época griega, aunque la torre que hoy podemos ver data del año 1.110. Hoy en día acoge un restaurante donde se puede degustar el mejor caviar de la zona. Las vistas desde aquí son realmente maravillosas.

Faro de Cape Byron, Australia

Faro de Cape Byron
También en Australia podemos encontrar faros impresionantes. Puede que el más bello sea el de Cape Byron, que también es el más antiguo del país. Se encuentra en la bahía de Byron, en Nueva Gales del Sur, y hoy en día se utiliza para observar ballenas, aunque desde aquí también se pueden contemplar unas maravillosas vistas de los acantilados y las hermosas playas de la costa.

Faro de St. Mary’s, Inglaterra

St Marys
Otro faro que no puede faltar en esta lista es el de St. Mary’s, cerca de Newcastle, situado en una isla que queda totalmente aislada de la tierra cuando sube la marea. Aunque actualmente no está en uso sí puede visitarse. De hecho, esta estructura blanca de 38 metros de altura acoge una cafetería.

Faro de Lindau, Alemania

Faro de Lindau
Tampoco queremos olvidarnos del Neuer Leuchtturm, un precioso faro situado en el pueblo alemán de Lindau. Levantado en el siglo XIX en el lago de Constanza, justamente en la frontera que separa Alemania, Austria y Suiza, ofrece unas impresionantes vistas de los Alpes y del lago.

Faro de Akranes, Islandia

Faro de Akranes1
Tampoco puede faltar en esta lista el Faro de Akranes, un edificio blanco de líneas rectangulares situado en un entorno volcánico. Abierto al público, ofrece unas vistas espectaculares de la Bahía de Reikiavik.

Faro de Kullens, Suecia

Kullens
En Suecia, concretamente en Kullaberg, una de las cotas más transitadas del mundo, se encuentra otro de los faros más bellos del planeta y uno de los más altos del país: Kullens. Construido en 1898 sobre un promontorio natural, sigue contando con la presencia de un farero, aunque hoy en día funciona por control remoto. No hay que olvidar que se encuentra en una Reserva Natural preciosa frecuentada por senderistas.

Faro de Peggy’s Point, Canadá

Peggys Point
Y aunque en Norteamérica podemos encontrar faros realmente asombrosos, no podemos hablarte de todos ellos, así que hoy vamos a quedarnos con el que, para nosotros, es el más bello de todos. Nos referimos al de Peggy’s Point, un edificio que se alza de forma espectacular en una pequeña aldea situada en Nueva Escocia, Canadá. Durante un tiempo fue utilizado como oficina de correos, aunque en 2009 se cerró por culpa del moho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *