Curiosidades sobre la Torre de Pisa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Torre de Pisa
La Torre de Pisa es uno de los monumentos más famosos de Europa. Situada en Italia, concretamente en la ciudad de Pisa, atrae a miles de turistas que visitan la Toscana con ganas de ver si está tan inclinada como parece en las fotos.

Mide entre 55,7 y 55,8 metros de altura y pesa unas 14.700 toneladas. Empezó a construirse el 9 de agosto de 1173 y desde entonces empezó a inclinarse. Fue terminada en 1350.

Composición

Hay 8 niveles. En el primero de ellos nos encontramos una base de arcos ciegos. En los seis siguientes vemos arcadas abiertas de medio punto, mientras que en la cima hay un bonito campanario con siete campanas al que se puede acceder subiendo 294 escalones internos para contemplar unas vistas privilegiadas de la ciudad. Dicho campanario es el de la Catedral de Pisa, que está justo al lado, a escasos metros de distancia.

Problemas con su inclinación

El Gobierno italiano se vio obligado de pedir ayuda a matemáticos, ingenieros e historiadores para evitar su derrumbe en 1964. Poco más de dos décadas después, en enero de 1990, dejó de ser accesible para el público por motivos de seguridad y no se reabrió hasta el 15 de diciembre de 2001, cuando ya habían finalizado las labores de remodelación. Se dijo por aquel entonces que su base se mantendría segura durante al menos tres siglos gracias a las 800 toneladas métricas de contrapeso añadidas.

Torre de Pisa 2
En estos momentos su inclinación es de 3,99 metros, la misma que tenía en 1700.

No es la más inclinada del mundo

Pese a que es una inclinación considerable, hay que señalar que no es la torre más inclinada del mundo. Sus 4 grados de inclinación al sur no son nada comparados con los 6 grados de inclinación del campanario de Suurhusen, en la Baja Sajonia (Alemania).

Datos difíciles de contrastar

Dicen que Galileo Galilei lanzó dos bolas de cañón de diferente masa desde arriba para demostrar que la velocidad de caída no dependía de la masa. Y por otra parte, no menos curioso, apuntar que en la entrada principal del Duomo hay un pequeño lagarto en relieve que trae buena suerte al frotarlo. O al menos eso dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *