Cómo reclamar cuando se dan casos como el de Vueling

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

vuelo cancelado
La tranquilidad ha regresado a Vueling y no parece que vayamos a vivir nuevos episodios como los que se han vivido en el Aeropuerto de El Prat en los últimos días. Afortunadamente, los derechos de los consumidores están a salvo gracias a las leyes, y para eso también están los abogados, que son los que se encargan de que las reclamaciones lleguen a buen puerto.

Si eres uno de los afectados por el caos Vueling este artículo te vendrá muy bien. Si no lo eres, toma nota porque esto es algo que le puede pasar a cualquiera que viaje en avión.

No hay que quedarse de brazos cruzados

Por pereza y por desconocimiento, muchas veces no tomamos las medidas que deberíamos para reclamar nuestros derechos. Es la única forma de que conste nuestro descontento, lo único que está en nuestras manos a la hora de presionar a la compañía para que solucione el problema cuanto antes y nos recompense por los daños originados.

Vueling

Siempre por escrito

Hay que ser constante y llevar un seguimiento de la reclamación para tener éxito. Hay pasajeros que pueden llegar a recuperar el dinero que se gastaron en los billetes y reclamar otros gastos generados por el hecho de que el vuelo no haya salido en el horario previsto. Eso sí, siempre hay que reclamar por escrito, ya que las llamadas no quedan registradas y las palabras se las lleva el aire, igual que cuando se reclama frente a ventanilla, en los servicios de atención al cliente.

La reclamación por escrito debería recibir una respuesta en un plazo de 15 días. Si no es así, hay que volver a insistir, y una vez más por escrito. Evidentemente, ponerse en contacto con un bufete de abogados puede ser la solución, ya que saben cómo se debe actuar y se ocupan de la reclamación desde el principio hasta el final. ¿El problema? Que cobran sus honorarios, y éstos puede que superen la cantidad de dinero recibida en concepto de indemnización. Es cuestión de echar números y pensar en la satisfacción que nos puede reportar ganar una batalla en los tribunales (o antes de llegar a ellos).

aeropuerto

Devolución en 7 días

La devolución del importe del billete debería producirse en un plazo de 7 días si el vuelo se ha cancelado. Además, también se tiene derecho a coger un vuelo de vuelta sin coste alguno desde el punto en el que se produjo la cancelación. Por otra parte, están en la obligación de llevarte a tu destino empleando el medio de transporte alternativo más rápido que exista. La solución suele pasar por la reubicación en otro vuelo.

Los gastos de manutención, alojamiento y llamadas corren a cargo de la aerolínea que ha incumplido con sus clientes. Eso sí, hay que guardar todos los tickets que justifiquen esos gastos, porque de lo contrario no servirá de nada.

colas aeropuerto

Cuándo no están obligados a indemnizarnos

Los vuelos cancelados no dan derecho a una indemnización cuando se producen por causas excepcionales, algo que es demasiado ambiguo. Tampoco cuando se informa con antelación suficiente, contemplando tres escenarios distintos:

– Un mínimo de dos semanas de antelación.

– Entre una semana y dos semanas si se ofrece un medio de transporte alternativo para llegar con no más de 4 horas de retraso respecto al vuelo original.

– Menos de 7 días si se ofrece un medio de transporte alternativo para llegar con no más de dos horas de retraso.

durmiendo en el aeropuerto

Indemnizaciones

Por lo demás, la cuantía a indemnizar varía en función de la distancia entre el punto de origen y el de destino:

– Hasta 1.500 kilómetros: 250 euros

– Entre 1.500 y 3.500 kilómetros: 400 euros

– Vuelos intracomunitarios de más de 1.500 kilómetros: 400 euros

– Vuelos de más de 3.500 kilómetros: 600 euros

Evidentemente, a esas cantidades podemos sumar las de otras reclamaciones por costes como llamadas telefónicas, desplazamientos, manutención…

Dónde reclamar

Si la compañía no cumple con sus obligaciones después de dejarte tirado, podrás reclamar poniéndote en contacto con la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Para reclamaciones de menos de 2.000 euros no es necesario ni un abogado ni un procurador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *