Recuperar viejas costumbres


Un operador de cruceros estadounidense, ha decidido instaurar una vieja tradición en sus viajes. El caso es, que los amigos y familiares de los pasajeros podrán subir al barco antes de la hora de salida y disfrutar así de un buen rato despidiéndose. Antiguamente y, antes del endurecimiento de las normas de seguridad, los pasajeros que iban a realizar un crucero, podían subir al buque a todas aquellas personas que quisieran y enseñarle los recovecos de la embarcación.

Ahora, esta empresa ha decidido que los amigos y los familiares que los pasajeros designen, podrán tomar un desayuno dentro de las instalaciones para poder despedirse mucho más a gusto. Este nuevo proyecto ha sido denominado “Bon Voyage Experience” y todo aquel que lo contrate podrá disfrutar de un buen desayuno, una extensa visita a las instalaciones y un brindis de despedida.

Si hace años, esto se podía hacer de manera totalmente gratuita, en la actualidad, tendrá un coste de 39$ (28€) por persona. Los primeros buques de la compañía Princess Cruises que empezarán a prestar este servicio los harán a partir del mes de marzo y saldrán desde el puerto de de Los Ángeles y Fort Lauderdale.

Jan Swartz, vicepresidente ejecutivo de Princess Cruises, ha comentado que esta versión moderna de una clásica tradición viajera, permitirá a los pasajeros comenzar su viaje mucho más contentos ya que se habrán podido despedir tranquilamente de sus allegados. Jan también comentó que están orgullosos de ser los primeros en recuperar esta costumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *