Las murallas de Ávila

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ávila es una preciosa ciudad con muchísima historia. La mayor atracción turística que tiene y que sin duda es conocida en todo el mundo: las Murallas de Ávila, una espectacular cerca militar románica que rodea el casco antiguo de la ciudad y que ambos, junto con las iglesias que hay en los extramuros, son Patrimonio de la Humanidad. Las murallas son sin duda un factor muy importante en la ciudad e históricamente han participado en la distribución del espacio urbano siendo antiguamente la representación de la separación entre el espacio salvaje y el civilizado.

Las Murallas de Ávila tienen un perímetro de dos kilómetros y medio, 2.500 almenas, 88 torreones y 9 puertas que ocupan una superficie de 33 hectáreas y que forman un perfecto rectángulo que se orienta de este a oeste. El grosor de los muros es de 3 metros y su altura de 12. Su construcción se hizo con materiales que procedían de la necrópolis romana, de construcciones civiles o de viejas murallas romanas y visigóticas. La piedra que la forma es granito gris o negro, dependiendo de su origen.

Las puertas de la muralla son espectaculares y cada una tiene su propia historia. La Puerta del Alcázar es la más solemne de toda la muralla y la forman dos torreones unidos por un puente. La Puerta de San Vicente es muy similar a la anterior, de hecho, la del Alcázar se hizo inspirándose en esta. El Torreón del Alcázar se construyo para hacer más alta la muralla y para dar más poder a quienes la habitaban.

Si vas a visitar Ávila sin duda el primer lugar al que debes ir es aquí. Puedes acceder a 1.400 metros de su longitud por tres accesos diferentes, la Casa de las Carnicerías, la Puerta del Alcázar y el Arco del Carmen. Hay un ascensor para que las personas de movilidad reducida puedan hacer el recorrido igualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *