Córcega: qué ver en tu primera visita a la isla

corcega
Siempre que se piensa en una isla, la imaginación vuela y nos traslada a paraísos tropicales. Sin embargo, no es necesario irse tan lejos. Cerca de España, están las Islas Canarias. No es el único destino posible. También se encuentran muy cerca las Islas Baleares en pleno Mediterráneo. Un mar que, igualmente, ofrece otras posibilidades. Y una de ellas es Córcega. Un destino que quizá no figura entre los primeros a la hora de hacer la lista de probables lugares para ir de vacaciones, pero que bien merece una visita. Y es que esta isla es una de las más bellas del Mediterráneo y tiene sitios que, realmente, son de ensueño.

Naturaleza

Aunque parece que, inicialmente, las islas son destinos que tienen poco que ver y hacer, no es el caso de Córcega. Es un destino con múltiples posibilidades gracias a sus parajes naturales que invitan al senderismo, sin olvidar su cultura e historia y, por supuesto, sus cerca de 200 playas en las que llaman la atención los paisajes porque están la mayoría rodeadas de montañas, siendo posible ver magníficos acantilados Y todo ello a pesar de ser una de las islas más pequeñas del Mediterráneo occidental.

Dentro de la naturaleza, destacan los bosques de pinos, que se hallan alrededor de los lagos de altitud, de los viñedos, los pastos alpinos… La parte más salvaje de la isla es la Costa Oeste que es, precisamente, donde se localizan los acantilados en los que hay que fijarse en el pórfido rojo y la caliza blanca.

La naturaleza está muy presente en esta isla en la que la mayoría de su superficie es Parque Natural Regional, además de incluir cinco Reservas Naturales y un Parque Marino Internacional.

corcega
Son parajes que se pueden recorrer realizando actividades como el senderismo a través de diversas rutas. La más importante o conocida es la llamada GR20, que cruza la isla de noroeste a sureste y que consta de 15 etapas. El recorrido es precioso, pero también es de los más duros que hay no solo de la isla, sino de Europa.

Muy interesante es la ruta Da Mare a Mare que, como su nombre indica, va de mar a mar, recorriendo de oeste a este, así como la ruta Tra mare e Monte, es decir, que transcurre entre el mar y la montaña y que va de norte a sur de la isla.

Para aquellos menos habilidosos o menos habituados al senderismo, hay opciones más sencillas como la ruta de las Agujas de Bavella, que se encuentra en el Parque Natural Regional y que permite disfrutar de los paisajes del interior de Córcega más bellos.

Playas

Otro de los platos fuertes desde el punto de vista turístico de Córcega son sus playas. Como ya hemos comentado tiene alrededor de 200 y son de gran belleza porque su arena es blanca y sus aguas son azul turquesa, recordando bastante a un auténtico paraíso.

Los amantes de las playas y la costa, tienen una visita obligada a la Punta de la Parata y las Islas Sanguinarias, que ganan aún más en belleza si se observan con la puesta de sol. El recorrido por Córcega también tiene que llevar a Calanques de Piana para observar las grandes rocas de granito rojos que están situadas en el Golfo de Porto.

No se puede abandonar Córcega sin visitar Calvi, que es la perfecta combinación de patrimonio, puerto y playas de aguas cristalinas ni la Isla Rousse en la que no hay que perderse los roquedales y la playa de Marinella.

Otras visitas recomendadas son la Isla de Pietra para observar su faro y la torre genovesa, así como el Cap Corse, que es una montaña en el mar con muchas torres que se empleaban para protegerse de pueblos invasores.

Son solo algunas propuestas a tener en cuenta en la primera visita a Córcega, aunque la isla es todo un paraíso para recorrer de punta a punta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *