Consejos para elegir camarote en un crucero

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ya os he contado en otras ocasiones que los cruceros son uno de los viajes que más éxito tienen en los últimos años, y a mi particularmente me encanta, tanto que en una ocasión trabajé en uno durante unos meses. A la hora de elegir un crucero tienes que tener muchas cosas en cuenta, de hecho en una ocasión te dí consejos para ello.

Hoy me gustaría aconsejarte sobre la elección del camarote, algo en lo que también debes tomarte tu tiempo y analizarlo bien ya que pasarás muchos días allí y es lo mismo que si eliges un hotel y das muchas vueltas hasta dar con el perfecto. Sigue estos consejos para elegir el camarote en un crucero:

– Fíjate bien en tamaño de todos los camarotes ya que los más básicos suelen ser pequeños y dependiendo de cuántos seáis y de lo que ocupen vuestras cosas pueden resultaros un poco incómodos, especialmente si sois muy “caseros” y vais a pasar mucho tiempo allí. Si tienes un niño, lo mejor es que cojas uno más amplio.

– Dependiendo de en qué cubierta (planta) te toque el camarote puede ser más o menos ruidoso, ya que si tiene cerca un gimnasio o una discoteca puede ser un lugar menos tranquilo que otro que te toque en otra zona. Mira siempre el mapa para poder elegir la mejor zona para tu camarote, y procura también que esté alejado de sitios como escaleras, ascensores o cualquier otra zona de mucho tránsito.

– Si no te gustan los espacios estrechos o el movimiento del mar te marea, elige un camarote que esté en la planta más baja posible ya que ahí se nota mucho menos el balanceo y son más amplios que en las partes superiores.

– También ten en cuenta que los motores se sitúan en la popa, así que para evitar vibraciones o ruidos molestos elige una zona que no esté por allí.

– En cuanto al tipo de camarotes, si vas a elegirlo interior asegúrate bien ya que puede llegar a resultar algo agobiante el hecho de no tener ni una sola ventana para ver el exterior en algún momento. También hay camarotes con ventana (que no puede abrirse) y otros que tienen balcón y que son ideales para tener tu propia terracita y sentarte a disfrutar de las vistas. Los más caros son los superiores y que son espectaculares suites de gran tamaño y con un montón de cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *