Casarse en Nueva York

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando una persona decide casarse siempre quiere que sea algo especial ya que es un día que recordará toda su vida. Hay muchas parejas que deciden hacer algo realmente especial que les apetezca a los dos, aunque no puedan contar con sus familiares y amigos para ese día. Algo que se está poniendo de moda en los últimos años es casarse en Nueva York, algo que puede hacer cualquier pareja e independientemente de su lugar de origen.

La demanda de bodas en Nueva York está creciendo significativamente en los últimos meses gracias a que ya está permitido que las parejas del mismo sexo se casen en el estado de Nueva York, así que casarse en “La City” se ha convertido en el sueño de millones de personas en todo el mundo. Suena a locura pero si os gusta esta ciudad, ¿qué mejor que casarse allí y de paso quedaros de viaje de novios? Sin duda será inolvidable y muy especial.

Lo primero que tenéis que hacer es conseguir una licencia de matrimonio en Clerk’s Office, cuesta unos 25 dólares y os pedirán unos cuantos datos sobre vuestra vida como si ya habéis estado casados, si estáis divorciados, etc. Una vez conseguida la licencia, tiene una validez de 60 días y cuando pasen 24 horas ya podréis ir a una Oficina de Registro Civil para casaros o reservar fecha para hacerlo (hay que ir con un testigo que sea mayor de 18 años y tenga la documentación en regla).

Si queréis casaros en otro lugar que no sea el Registro Civil requerirá más trámites ya que habrá que pedir el permiso, saber si hay disponibilidad y conseguir a alguien que pueda oficiar la ceremonia dentro del estado de Nueva York. En la página web de City Clerk’s Office, que es donde gestionas las licencias, está todo explicado y de hecho hay algunas solicitudes que se pueden hacer online.

1 comentario

  1. el lugar que se enseña en la foto es en el parque central, “the Pond”. Central park es uno de los lugares mas bonitos donde caso a mis parejas aqui en la ciudad de Nueva York.

    Saludos,

    Alex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *