Un youtuber amenaza a una trabajadora de un bar de Vigo

youtuber-repugnante
Sencillamente repugnante. Lo que sucedió en A Tapa do Barril, un local de Vigo en el que se venden empanadillas de todo tipo, está completamente fuera de lugar. Un youtuber llamado Borja Escalona, que por lo visto se dedica a ir a sitios para comer por la cara, decidió entrar para probar empanadillas y acabó amenazando a la chica que le atendió educadamente en todo momento. ¿El motivo? Decirle que tenía que pagar 2,30€ por la empanadilla que se acababa de comer, a lo que le respondió que tendrían que pagar una factura de 2.500€ por la promoción que les estaba haciendo.

El vídeo no ha tardado en viralizarse y os podéis imaginar los cientos de comentarios que se acumulan en contra de este personaje que no debería mantener activo su canal de YouTube.

Clamor en las redes sociales

Incluso personajes públicos como el famoso actor Jaime Lorente no han podido quedarse de brazos cruzados. El protagonista de series de éxito como ‘Élite’ o ‘La Casa de Papel’ lo ha denunciado a través de Twitter con un contundente mensaje: «Le metía una galleta con la mano abierta que me la iba a pagar a plaZos el tonto mierdas este».

¿A qué se refiere con lo de que les llegará una factura de 2.500€? ¿Acaso han firmado un contrato? ¿Acaso la chica que le atiende le da el visto bueno a que se coma la empanadilla gratis a cambio de promocionar su local? En fin, pone los pelos de punta escuchar a este chico que se cree que es alguien y ni siquiera sabe pronunciar el nombre del local. Supongo que tarde o temprano el karma se lo devolverá.

Aunque en un principio la reputación de A Tapa do Barril se vio perjudicada porque los amiguitos de Borja Escalona empezaron a dejar reseñas negativas en Google, en estos momentos tiene 4,9 estrellas sobre 5 de puntuación y acumula más de 10.000 reseñas, la gran mayoría recabadas en las últimas horas gracias al apoyo de la gente que se está volcando con ellos.

Quiero pensar que lo que hace este iluminado no representa a nuestra sociedad. Sin embargo, cada vez hay más personas de este tipo, que se creen que por llevar un móvil y tener algunos miles de seguidores pueden plantarse en un bar o restaurante y comer por toda la cara. Hay que valorar más el trabajo de los demás, cosa que por otra parte es complicada cuando ni siquiera sabes lo que es trabajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.