Asegurar el viaje


Considera las siguientes situaciones:

• Te caes y te fracturas una pierna durante la visita a Croacia.
• Dos días antes de que voléis a Nueva Zelanda, te constipas.
• Durante el viaje sufrís la llegada un huracán en el que perdéis vuestras pertenencias.

Si tu viaje no está asegurado no podrás recuperar el coste de algunas de los días que ya no vas a disfrutar e incluso no te abonarán los traslados al hospital. Mucha gente, al hacer su reserva por Internet, pincha en la casilla de anulación del seguro sin pasar en lo que puede pasar durante esos días. Con un seguro podrás evitar problemas innecesarios que arruinen esas vacaciones que llevas todo el año planeando. De acuerdo con U. S. Travel Insurance Association, hay tres tipos de seguros de viaje:

Seguro de cancelación de viaje. Este tipo de póliza cubre el costo de su pasaje aéreo y otros gastos pagados por adelantado si necesitas cancelar su viaje. También se te reembolsará por pérdida de equipaje. Algunas pólizas también incluyen la quiebra financiera de tu proveedor de viajes.
Cobertura médica de emergencia. Este seguro paga la atención médica y los gastos de viaje de emergencia. Esta cobertura es especialmente útil para las personas mayores, ya que también paga los gastos médicos realizados fuera de su país de origen.
24-horas de asistencia telefónica. Esta cobertura ofrece a los viajeros una manera fácil de localizar médicos y obtener ayuda de emergencia. Es especialmente útil si vas a viajar a una zona donde ni siquiera el inglés es un idioma común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *