10 lugares increíbles en Japón

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Japon
Japón es un país incomparable. A lo largo y ancho de su geografía te puedes llevar multitud de sorpresas agradables. No es obligatorio centrarse en la capital y en las ciudades más importantes para llevarse un buen sabor de boca, ya que esconde rincones maravillosos que te permiten disfrutar de una belleza y una tranquilidad que no se encuentra en todas partes.

Para que tengas un poco más claro que merece la pena ir a Japón, a continuación te recomendamos 10 lugares increíbles que deberías incluir en tu ruta si vas a estar como mínimo 10 días allí.

Bosque de bambú de Arashiyama

Bosque de bambu Sagano
Para muchos es el bosque más espectacular del mundo. Está lleno de caminos estrechos para pasear, algo que puedes hacerlo tanto a pie como en bicicleta, puesto que es muy recomendable alquilar unas bicis para recorrerlo de arriba abajo en todo tiempo, sin olvidar la zona del río. Hay que tener en cuenta que el puesto de bicis cierra pronto, así que no hay que ir muy tarde. De hecho, lo mejor es visitarlo por la mañana, que es cuando está más bonito. Más información: “El Bosque de Bambú de Arashiyama en Japón“.

Parque Costero Hitachi

Parque costero Hitachi
Es el lugar perfecto para disfrutar de la belleza de las flores al aire libre. El Parque Costero Hitachi presume de unos colores muy vivos que se mantienen durante casi todo el año. Eso sí, los colores en cuestión varían en función de la estación. Lirios, amapolas, cosmos, girasoles y cerezos son algunas de las especies que te alegrarán la vista.

Jardín Botánico de Kawachi Fuji

Jardin Botanico de Kawachi Fuji
Es un espectáculo. Situado en la ciudad de Kitakyushu, presume de 150 plantas de 20 especies que componen un paisaje hechizante. Los mejores meses para visitarlo son los de abril y mayo, que es cuando las flores cuelgan en forma de racimos como si fueran uvas. Los colores predominantes son el violeta, el blanco y el azul. El parque es de pago (entre 300 y 1.000 yenes dependiendo de la época del año).

Campos de Shibazakura

Campos de Shibazakura
Estos campos de flor de seda también atraen a los turistas. Cuenta con más de 80.000 flores conocidas como “Pink Moss“. Desde los mismos es posible disfrutar de unas vistas privilegiadas del imponente monte Fuji.

Templo Natadera

Templo Natadera
Es muy recomendable visitarlo en invierno. Es un templo que fue fundado en el año 717 por un monje budista que buscaba una diosa por el monte Hakusan. Ambos lugares se han convertido en uno de los lugares de culto más populares de Japón.

Camino de Nakasendo

Camino de Nakasendo
Hablar de Nakasendo es hablar de una de las cinco rutas del periodo Edo y una de las que conectaban Edo con Kioto en el siglo XVII. Lo bueno de esta ruta es que no te obliga a cruzar ningún río, motivo por el cual muchas personas preferían viajar por Nakasendo. Desgraciadamente, pocos tramos del camino original permanecen intactos. La sección más popular es la que se encuentra en el Valle Kiso y tiene una longitud de unos 8 kilómetros.

Tokio por la noche

Tokio
Tokio cambia mucho por la noche. No tiene nada que ver con lo que se ve de día. Para empezar, los carteles luminosos toman el protagonismo en las principales calles de la ciudad. También es precioso andar por calles estrechas más tradicionales y menos iluminados por las luces de neón, aunque hay que tener vista para no ir a parar a un callejón más oscuro de la cuenta.

Pagoda Chureito

Pagoda Chureito
Si quieres disfrutar de una buenas vistas del monte Fuji, deberías subir a la pagoda Chureito, que fue construida en 1963. El único inconveniente es que hay que subir unos 400 peldaños hasta llegar hasta arriba, algo que después se compensa sobradamente.

Kawagoe

Kawagoe
Conocida como la “Pequeña Edo“, Kawagoe es una ciudad ubicada en Saitama con una población que ronda los 330.000 habitantes. Lo mejor de todo, sin duda alguna, es el festival que se celebra durante el tercer fin de semana de octubre. Es muy recomendable navegar por sus ríos en abril y contemplar la belleza de los cerezos que crecen en los aledaños del río Shingashi.

Castillo de Osaka

Castillo de Osaka
Es un castillo muy visitado que jugó un papel importante durante el período Azuchi-Momoyama del siglo XVI, cuando se luchaba por la unificación del país. Ocupa más de 60.000 metros cuadrados y ofrece unas vistas que merece la pena grabar cámara en mano.

Artículo recomendado: Visitas imprescindibles en Japón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *