Una escapada a Toledo


Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas, seña de convivencia de cristianos, judíos, y árabes. Pero también un destino en el que poder perderse un fin de semana cualquiera. Incluso se puede ir en un mismo día si se desplaza desde Madrid o un punto cercano desde el centro de España. De Toledo podemos destacar innumerables cosas, pues entre sus murallas disfrutamos de una espectacular muestra de la historia del arte español. Romanos, visigodos, musulmanes, judíos, cristianos… por Toledo ha pasado gran parte de la historia de España dejaron en esta ciudad su huella imborrable. Por eso está declarado Patrimonio de la Humanidad.


Encontramos monumentos casi todos los rincones de la ciudad, aunque los más visitados son la Catedral, la Puerta de Bisagra, el Alcázar, el Monasterio de San Juan de los Reyes, las Sinagogas de Santa María la Blanca y la del Tránsito, la Mezquita del Cristo de la Luz y el Museo del Lienzo del Entierro del Señor de Orgaz. Además, de esa riqueza cultural, Toledo tiene el encanto de sus calles laberínticas, las vistas desde los Cigarrales (casas de campo a la orilla del Tajo), los conventos recuperados y el ocio nocturno de la ciudad. Sin olvidarnos de sus termas romanas, los baños árabes y judíos, que muestran las señales de un pasado de convivencia.


La Plaza de Zocodover podríamos decir que es el centro neurálgico de la ciudad, pues ha sido testigo de todas las épocas, lugar de referencia tanto para los turistas que tienen la suerte de acudir como para los toledanos. La plaza se utilizó como defensa de la muralla con los romanos y mercado de bestias con los árabes. En ella se han celebrado también corridas de toros, ejecuciones de la Inquisición y justas de todo tipo. En sus alrededores merece la pena darse un paseo por las estrechas pero encantadoras calles, las plazuelas y jardines fuera de las rutas tradicionales turísticas son una maravilla.


Las obras de orfebrería y joyería que guarda su claustro, la Puerta del Reloj o las tres portadas de la fachada principal (Puerta del Perdón, de la Torre y del Escribano) y la Puerta de los Leones, merecen ser nombradas. Junto a la catedral se encuentra el edificio del Ayuntamiento que evoca el clasicismo italiano por su perfecta simetría y la utilización de columnas toscanas. El Alcázar de Toledo también es uno de los símbolos de la ciudad y actual sede del Museo Nacional del Ejército. Por último, la Catedral Primada destaca por encontrar la huella de todos los estilos artísticos: estructura gótica, yeserías y techos de traza árabe, el barroco en su Transparente o el neoclásico en la Puerta Llana, además de las bonitas vidrieras de los ventanales y los rosetones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *