Una escapada a Estocolmo


Estocolmo, la capital sueca, es posiblemente la ciudad más cara de los países escandinavos, aunque en comparación con España tampoco es que sea muy cara. Si tienes únicamente un par de días para viajar a Estocolmo, no te preocupes porque tienes muchas cosas que ver aunque sea poco tiempo. En primer lugar, cómprate la tarjeta de la ciudad ya que con ella podrás viajar en metro, en autobús, entrar a los museos y obtener descuentos en diversas atracciones. Puedes adquirirla en cualquier máquina expendedora de las que hay en las estaciones de metro, además de en las Oficinas de Turismo que hay repartidas por la ciudad.

La primera parada debe ser la Gamla Stan, calle principal de la ciudad y por donde caminarás dejando atrás grandes almacenes, tiendas y las mejores cafeterías, incluso tendrás tiempo de entrar a tomarte algo en alguna, ya que Estocolmo es una ciudad muy fría en la época de invierno y un café o un chocolate con los dulces típicos te sentará de maravilla. Pásate después por Skansen, un museo al aire libre y el zoo de la ciudad en el que podrás descubrir gran parte de la historia de Suecia. Hay una parada de tranvía en la puerta. En otro museo, el Museo Vasa, podrás ver un barco de guerra del siglo XVII, el Wasa, que se hundió cuando lo acabaron de construir y apenas había recorrido 1.300 metros. Fue en 1628 y lo rescataron en 1961. Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena.

Algo que no puedes perderte es el Mercado Local, donde podrás degustar y comprar los alimentos más típicos de la zona con la mejor calidad posible. De resto, puedes callejear para descubrir todos los encantos que esconde Estocolmo en zonas como la Ciudad Vieja o darte un tranquilo paseo a orillas del río. Por la noche, pásate por Icebar Absoluto, un espectacular bar esculpido en hielo en el que podrás tomarte una copita… o dos, ¡hielo para ello seguro que no te falta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *