Un día en Venecia

Venecia
¿Vas a pasar un día en Venecia y no quieres perderte lo más importante? No te preocupes, por suerte no es una ciudad muy grande, así que te dará tiempo a ver muchas cosas antes de despedirte de ella hasta otra ocasión.

Callejear entre los laberintos que forman sus canales ya es de por sí algo que te llenará por completo, pero si quieres visitar lo más bello de Venecia te recomiendo hacer una lista con todo lo que describo a continuación. El orden de visita lo eliges tú, pero trata de no dejarte nada en el tintero.

Puente de Rialto

Construido en 1181, de él se puede decir que es el puente más antiguo de Venecia, algo que le concede un encanto especial. Cruza el Gran Canal y normalmente está lleno de gente. Podríamos decir que es el más bonito y turístico, entre otras cosas porque ofrece unas vistas preciosas (sobre todo al atardecer).

Mercado de Rialto

Está ubicado en Sestiere San Polo, justo en el centro de Venecia. Se puede decir que está dividido en dos zonas claramente diferenciadas: la pescadería y la frutería/verdulería. Sardinas, calamares, salmones, bogavantes o lenguados compartiendo espacio con tomates, calabacines, higos o pimientos con unos metros de separación. El mercado de pescado abre de de 07:00 a 14:00 horas, mientras que el de frutas y verduras lo hace de 07:00 a 20:00 horas.

mercado de rialto

Plaza de San Marcos

No visitar esta plaza es un pecado. Es el principal destino turístico de Venecia, un lugar en el que las palomas, los fotógrafos y las cámaras de fotos se mezclan para apreciar la belleza del lugar. Es el centro de la ciudad, y también un sitio conocido por ser lo primero en inundarse cuando llueve más de lo normal. Al estar comunicada con el Gran Canal, cuando sube la marea el agua hace acto de presencia.

Plaza de San Marcos

Basílica de San Marcos

Es el edificio más popular de la Plaza de San Marcos, y seguramente también el más popular de Venecia. Es el principal templo católico de la localidad, una obra de influencia bizantina que se empezó a construir en el año 832. Fue quemada en el año 975, pero la reconstruyeron en el siglo XI gracias al trabajo de los obreros y arquitectos de Constantinopla.

Su planta es de cruz griega, hay cinco cúpulas y la decoración es de mármol. No le faltan mosaicos. Visitarla te lleva unos 10 minutos. No puedes entrar con maletas y está prohibido grabar y hacer fotografías.

Puedes acceder gratis a la Basílica los domingos y los festivos de 2 a 5 de la tarde. Su horario habitual de apertura es de 9:45 de la mañana a 5 de la tarde. Para lo que sí que tendrás que pagar es para acceder al Museo di San Marco, a la Pala d’oro y al Tesoro.

Palacio Ducal

Está ubicado en el extremo oriental de la Plaza de San Marcos y es uno de los símbolos de la gloria y el poder de la ciudad. Es un edificio de estilo gótico y de forma cúbica que llegó a ser una prisión. Se puede visitar junto a otros diez museos de Venecia pagando 24,50 euros (18,50 euros los niños de entre 6 y 14 años y los estudiantes de entre 15 y 25 años).

Puente de los Suspiros

Es famoso por su historia. Fue construido en el siglo XVII y es el que se encargaba de dar acceso a los calabozos del Palacio Ducal. Los suspiros no son nada románticos. Son suspiros de los prisioneros que desde ahí veían por última vez el cielo y el mar. Está muy cerca de la Plaza de San Marcos.

puente de los suspiros

Basílica de Santa María della Salute

Es una basílica dedicada a la Vírgen Santísima desde el 22 de marzo de 1630, cuando el patriarca de Venecia, Giovanni Tiepolo, pronunció unas palabras que tenían mucho que ver con la peste que se vivió allí. Murieron más de 80.000 venecianos y empezaron a construirla un año después de eliminar dicha enfermedad contagiosa.

Campanario

El Campanario de San Marcos está en una esquina de la Plaza de San Marcos, muy cerca de la puerta de la Basílica de San Marcos. Mide 98,6 metros de altura y está fabricada básicamente con ladrillo. Se empezó a construir en el siglo IX y se terminó en el XII, pero un rayo destruyó su cúspide de madera en 1489. Fue reconstruida años después, pero un terremoto en 1511 le volvió a pasar factura. Lo mismo con otros rayos que cayeron, hasta que en 1776 le colocaron un pararrayos.

Paseo por el Gran Canal

El bus acuático de Venecia se llama Vaporetto. Es el transporte público que te permite conocer la ciudad y llegar a prácticamente todos los lugares. Es recomendable colocarse en un sitio desde el que se puedan ver todos los edificios. Se disfruta mucho más del viaje.

paseo en Gondola
Ir en góndola es más bonito, pero es muy caro. Por suerte existe una opción lowcost bautizada como traghetto. Son góndolas sin adornos y conducidas por dos gondoleros. Lo malo es que solo te sirven para cruzar el Gran Canal de un lado al otro. No puedes elegir una ruta personalizada por los más de 150 canales de Venecia.

Para terminar, nada mejor que disfrutar de este vídeo de Venecia grabado y editado por Jörg Niggli utilizando la técnica del time-lapse. La música que suena de fondo es el ‘Heart of Champions’ de Chris Haigh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *