Un día en Nueva York


No suele ser muy usual estar únicamente un día en otra ciudad, sobre todo si ésta se trata de una gran ciudad como Nueva York, pero si es posible que llegues a ella por motivos de trabajo o como conexión para volar hacia otro sitio. Si esto es así y vas a tener un día disponible en la Gran Manzana, te traigo una ruta ideal para pases 24 horas inolvidables:

Desayuno en Nueva York: aunque tengas desayuno en el hotel, puedes probar el típico desayuno neoyorkino en sitios como H&H Bagels, donde desayunarás exquisitos bagels, que son panes judíos de forma redonda y elaborados con harina de trigo. Esta franquicia está en casi cualquier rincón y son muchas las celebrities que se pasan por alguno de los locales para tomarse algo cada día.

Museo de Arte Metropolitano o Museo de Historia Natural, únicamente te dará tiempo a ver uno de los dos, así que estúdialos previamente para saber cuál te interesa más.

Pasear por Central Park. Esto es algo imprescindible, un par de horitas en este famoso parque donde hay varios lagos y donde puedes ver a gente de pic-nic en cualquier parte. Allí está también el Zoo y si tienes suerte puedes hasta pillar una actuación de la Filarmónica de Nueva York.

– Antes de ir a comer te dará tiempo de hacer el Bus Tour para poder ver muchos sitios importantes de la ciudad. Mi recomendación es que cojas el M1 y te bajes en la Quinta Avenida para poder ver la cantidad de cosas interesantes que hay en esta famosísima calle.

– Si ya tienes hambre, te recomiendo comer en Little Italy, en concreto el Lombardi’s Pizzeria, un restaurante centenario en donde podrás comer una excelente pizza hecha en un horno de carbón. Está considerado uno de los mejores de Manhattan.

– Por la tarde, lo mejor que puedes hacer es visitar la Estatua de la Libertad. El paseo en barco hasta allí está muy bien y no puedes irte de la ciudad sin visitarla. Cuando termines, pásate por el Empire State para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

– Para cenar te recomiendo algún restaurante de la típica gastronomía neoyorkina, en concreto el Angus McIndoe, que está cercano a la zona de Broadway.

– Después de la cena, un espectáculo en Broadway es lo mejor. No importa que no entiendas toda la obra al dedillo, es magia pura sentarte en alguno de sus muchos teatros y ver a grandes estrellas del cine subidas a un escenario.

– Y después, a dormir. O si te quedan fuerzas tómate una copa. ¡Que lo disfrutes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *