Turismo en Jaén


Jaén, capital de la provincia del mismo nombre, está en Andalucía y es también muy bonita aunque no tan famosa como muchas otras ciudades de esta Comunidad y que son tan conocidas en muchas partes del mundo. Tiene unos 120.000 habitantes y su provincia es la menos poblada de toda Andalucía con una cifra que ronda los 630.000 habitantes. En cuanto a la ciudad, en el Barrio antiguo se conserva el aroma histórico que transmite el pasado de la ciudad, especialmente en el Museo Provincial de Bellas Artes, donde se recoge la colección de objetos íberos más grande del mundo y en el Museo Municipal de Jaén donde hay también una colección única de esculturas pertenecientes al año 500 antes de Cristo.

El espectacular Castillo de Santa Catalina preside la ciudad desde lo alto y fue construido durante la ocupación musulmana. Allí no solo verás un edificio espectacular sino que tendrás unas vistas maravillosas. Otros lugares de interés en Jaén son el Arco de San Lorenzo (Monumento Nacional y que formó parte de la Iglesia Medieval de San Lorenzo), la Catedral de Jaén, la Capilla de San Andrés (dedicada a la Virgen de la Inmaculada Concepción) o la Iglesia de la Magdalena. Aunque no te vaya mucho el turismo religioso te recomiendo que visites esos lugares, arquitectónicamente hablando son increíbles.

Hay también otros sitios muy bonitos como el Palacio de Villadompardo y que actualmente es la sede del Museo Popular de Artes y Costumbres, los Baños Árabes o el Real Monasterio de Santo Domingo. La verdad es que es una ciudad muy completa en la que puedes descubrir sitios muy bonitos.

Como en toda ciudad española, su gastronomía es deliciosa y muy particular. Para comer en Jaén puedes empezar por el “Ajimote”, especialidad local y que está hecho a base de aceite de oliva (el mejor de toda España), vinagre, patatas y pimentón rojo, extendiendo todo eso sobre rebanadas de pan crujiente y fresco. Una delicia. Otro plato típico es la “Pipirrana”, que es algo similar al gazpacho y que se hace con tomates, pimientos cortados finos, migas de pan, aceite, vinagre y yema de huevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *