Las piscinas naturales de Tat Kuang Si en Laos


La naturaleza nos regala parajes de una belleza sorprendente, capaces de emocionarnos hasta el infinito. Lugares increíbles que nos cautivan sin remedio y que nos hacen sentir unos privilegiados por poder contemplarlos. Uno de ellos es Tat Kuang Si, unas maravillosas cascadas que formas piscinas naturales de aguas cristalinas. Están en Laos, concretamente cerca de Luang Prabang y, si os decidís a viajar hasta allí para descubrirlas, nunca os arrepentiréis.

La magia de la naturaleza en estado puro. El lugar perfecto para romper con la rutina y desconectar de los problemas cotidianos. Así que, ya sabes, si estás harto de las vacaciones de siempre y necesitas un destino diferente, apuesta por Laos y viaja dispuesto a conocer rincones que te dejarán sin respiración.

Turismo diferente


¿Necesitas vivir este verano una experiencia diferente? Plantéate viajar a Laos, un país que te sorprenderá de principio a fin. Y allí podrás visitar Tat Kuang Si, un parque natural que está a 32 kilómetros de Luang Prabang, en el norte de Laos. Su mayor atractivo son las cascadas que forma el agua al caer desde una altura considerable, deslizándose por diferentes niveles hasta llegar a unas piscinas naturales en las que podrás darte uno de los mejores baños de tu vida. Se enclavan en un paraíso de vegetación frondosa, un tanto salvaje, que contribuye a aumentar su belleza.

Tan solo hay que tener en cuenta una cosa: si quieres conocer Tat Kuang Si en todo su esplendor, madruga y sal temprano, ya que son muchos los turistas que querrán, como tú, descubrir esa maravilla de la naturaleza y, si está abarrotado, la magia del lugar se desvirtúa un poco. Si puedes, evita los domingos porque, además de turistas, te encontrarás muchas personas de la zona que también escogen ese lugar para pasar un día de campo. A pesar de ello, pasarás un día estupendo y podrás comer en los merenderos y restaurantes que ahí para tal uso. Como no están en el mismo parque, la naturaleza se mantiene intacta, algo que creo que tiene un gran valor. Sin duda, un lugar sorprendente en un país que también lo es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *