Las mejores y más bellas cuevas del mundo

cuevas
Cuando se ha viajado mucho o bien se buscan destinos diferentes, una buena opción es visitar cuevas. Son destinos que pueden parecer un tanto extraños, pero lo cierto es que en todo el mundo hay muchas cuevas que tienen una gran belleza y que son únicas. No se trata de hacer espeleología ni ninguna otra actividad de aventura o riesgo. Muchas de ellas se pueden visitar e, incluso, se recorren en barcos para descubrir toda su belleza. Y, ¿cuáles las mejores y más bellas cuevas del mundo? Aquí hacemos una selección dentro de la que figuran destinos internacionales y nacionales.

Internacionales

Una de las cuevas más bonitas del mundo, sobre todo, para los amantes del mar es la llamada Gruta Azul. Esta cueva está situada en la costa de la Isla de Capri, en Italia, y se caracteriza porque en su interior parece que el mar esté iluminado por debajo del agua.

Esta cueva permite disfrutar de unas vistas inigualables al observarse un color azul impresionante, que se debe a otra apertura en la gruta que está completamente sumergida y situada en la parte inferior de la piedra caliza. Así, entra la luz y crea ese efecto de iluminación desde abajo.

En esta cueva, también llama la atención el eco y la sonoridad que tiene. Son características que se pueden disfrutar siempre que el oleaje lo permita, ya que se accede a ella por barco.

cuevas
Paisaje diferente y mucho más gélido, pero igualmente impresionante, es el que ofrece la llamada cueva glaciar Mendenhall, que está en Alaska. Esta cueva se caracteriza por estar en un glaciar, que tiene una longitud de unos 19 kilómetros.

Esta cueva, en el Valle de Mendenhall, tiene una zona protegida, que se denomina Mendenhall Glaciar Recreation Area, que es una zona federal del Bosque Nacional Tongass. Si gusta el frío y el hielo, desde luego es un destino 10.

Y muy sorprendente y peculiar es la cueva volcán Muntovsky. Aunque parece mentira, sí existe de verdad. Esta cueva está situada en una zona con un paisaje muy peculiar, ya que la península de Kamchatka está llena de volcanes y cubierta de hielo.

Es una combinación un tanto extraña y que genera un paisaje muy llamativo durante muchos meses del año. Y es que los volcanes escupen fuego sin previo aviso, pero a la vez hay una capa de hielo gruesa. Esto hace que el calor de lava haga que corran corrientes de agua caliente que horadan el hielo y forman unas cuevas llamativas de techo blanco y helado. A todo ello se acompaña el paso de los rayos solares, que aportan un toque de luz natural blanca, pero a la vez un tanto mortecina.

En España

Dentro de España también hay cuevas de gran belleza y que permiten realizar un primer contacto con este tipo de turismo. Por ejemplo, uno de los mejores destinos es Cantabria, que alberga numerosas cuevas como la de Altamira.

Pero hay muchas más propuestas como El Soplao, que se descubrió a principios del siglo XX a raíz de una explotación de las minas de La Florida. Esta cueva está considerada como una gran maravilla geológica a nivel internacional. De ella, destacan formaciones, llamadas ‘excéntricas’, que están en los suelos, techos, paredes… A ello se suma el encanto de las formas un tanto peculiares que adoptan las estalactitas, columnas, coladas…

Las cuevas de Valporquero, en León, son otra de las maravillas de España. Están formadas por siete galerías en las que se observan diferentes estructuras, aparte de poder acceder al curso de aguas. Además, gracias a su iluminación, se crea un entorno mágico y que parece totalmente irreal.

En España, aún hay otras opciones. Por ejemplo, las cuevas del Drach, en Mallorca. Estas cuevas son de las más grandes de la isla con 2.400 metros de longitud y una profundidad máxima de 25 metros debajo de la superficie. Dentro de ellas, hay maravillas como el lago Martel, que es uno de los mayores del mundo y que puede recorrerse en barco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *