Las 6 ciudades más bonitas de Rusia

Plaza-Roja
Rusia, el país más extenso del mundo, no es ni mucho menos de los más visitados. Todavía no han sido capaces de atraer al turista, pero es evidente que esconde numerosos tesoros que merece la pena conocer.

Es verdad que no te irás allí a disfrutar del sol y la playa, pero sí que puedes sacar un billete con la intención de ver maravillas naturales como lagos y montañas espectaculares. Eso y ciudades tan bonitas como las que menciono en este artículo.

Moscú


La capital de Rusia es una ciudad enorme, la segunda más poblada de Europa por detrás de Estambul. Te enamorarás de su arquitectura, del famoso metro de Moscú, del río Moscova (el que da nombre a la ciudad) de sus tiendas o de la Colina de los Gorriones, un lugar con muy buenas vistas por el que dicen que caminó Napoleón. Además, no hay que olvidar que la Plaza Roja es una de las más increíbles del planeta, motivo por el cual fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

San Petersburgo


No son pocos los turistas que prefieren invertir más días en San Petersburgo que en Moscú. La capital cultural de Rusia te atrapa por el Palacio de Invierno, por la belleza del Río Moika, por el Puente Bolsheokhtinsky, por la Catedral ortodoxa de San Isaac, por el Jardín de Alejandro, por la Iglesia de San Nicolás, por el Palacio de Catalina o por el Gran Palacio de Peterhof. Casi nada, ¿verdad?

Vladivostok

Vladivostok
Está a más de 9.000 kilómetros al este de Moscú, así que queda bastante lejos del resto de Europa. Es la primera ciudad rusa que recibe el año nuevo y no se puede negar que se respira un cierto ambiente marinero que engancha al turista que añora los pueblos de costa. Si quieres llegar hasta Vladivostok sin coger el avión, puedes plantearte la posibilidad de viajar en el tren transiberiano. Es la última parada y está a 7 días de Moscú.

Kazán

Kazan
Kazán es una de esas ciudades que te sorprenden. Vas con pocas expectativas y cuando vuelves a casa se la recomiendas a todo el mundo. ¿Por qué? Por su gastronomía local, con platos como el ‘ochpochmack’ o el ‘chak-chak’, por la torre inclinada Siuyumbike, por el famoso Gato de Kazán o por su cercanía con Bólgar, una ciudad islámica cuyo conjunto histórico y arqueológico es Patrminio de la Humanidad desde 2014.

Sochi

Sochi
A orillas del Mar Negro, y con la etiqueta de ser un destino de playa (en el que te mueres de frío, por cierto), la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 presume de algo más que agua y nieve. Sus cuevas y sus ríos son dignos de más de una fotografía, mientras que el Jardín Botánico Dendrary te abruma por el simple hecho de ser el más grande del país. Los miradores del Monte Akhun también merecen una visita, las Cataratas de Agura son un premio para los amantes del trekking y el Matsesta Spa es un balneario con piscinas de aguas termales donde el estrés desaparece como por arte de magia.

Nizhni Nóvgorod

Nizhny-Novgorod
No es una de esas ciudades que todos tenemos en mente cuando nos planteamos visitar Rusia. Sin embargo, si trasteas un poco por Google Imágenes, te darás cuenta de que Nizhni Nóvgorod es un lugar fantástico para pasar un día de vacaciones. Su calle principal, la calle Bolshaya Pokróvskaya, despierta el interés de cualquiera. Lo mismo se puede decir de la Escalera de Chkálov, que es la más larga de Rusia, o del Kremlin de Nizhni Nóvgorod, una fortaleza que encontrarás visitando el centro histórico de esta ciudad con algo más de 1.250.000 habitantes.

Artículo recomendado: Los 10 pueblos más bonitos de Rusia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *