Historia y naturaleza cerca de Santander


En el transcurso de los ríos Pas y Miera, limitando al norte con Santander y al sur con la provincia de Burgos, se sitúa la zona más característica de Cantabria: los valles pasiegos. Estos representan, como ninguna otra región, el vínculo entre sus habitantes (los pasiegos) y la tierra que poseen. En el curso de del río Pas destacan las localidades de Vega de Pas y San Pedro del Romeral, y en el del río Miera, San Roque de Riomiera: conocidas estas como las tres villas pasiegas.

Vestigios de historia

El río Pas nos conduce hasta Puente Viesgo, donde se localizan los primeros vestigios de una cultura prehistórica, en las cuevas del Monte Castillo. Se trata de un excepcional conjunto de arte rupestre, donde además está situado un gran balneario.


Hace más de 150.000 años, entre el Paleolítico y la Edad de Bronce, el hombre habitó esta zona, como así lo atestiguan las cuevas de Monte Castillo. Posteriormente, los romanos también dejaron su impronta en Campo Las Cercas, yacimiento arqueológico que evidencia los restos del campamento militar, asentado en la zona, con motivo de las Guerras Cántabras

En la Alta Edad Media, esta localidad constituyó un punto de vigilancia estratégico de los valles de Toranzo y Piélagos, pues era lugar de paso hacia la Meseta Castellana. La importancia de este territorio, así como el nombre de ríos y localidades, están recogidos en documentos que datan del año 1000.


Villasevil pertenece al municipio de Santiturde de Toranzo. Su iglesia de Santa Cecilia, declarada Bien de Interés Cultural, es una hermosa representación del románico. Data de finales del siglo XII, aunque con reformas posteriores, y en ella tuvo lugar la unión entre el príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos, y Margarita de Austria (1.497). La colegiata de Santa Cruz de Castañeda es otro hermoso legado del arte románico en la zona.

Naturaleza única

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno se ha convertido en los últimos años en uno de los mayores atractivos turísticos de Cantabria. Situado en la comarca de Pas-Miera y a 15 km. de Santander, la localidad de Cabárceno nos abre paso a un espectacular paisaje geológico del karst (del alemán, meseta de piedra caliza), transformado en un extenso parque zoológico. Este parque, a su vez, forma parte de un espacio protegido más amplio: el Parque Natural de Peña Cabarga, con 26 kilómetros cuadrados de extensión y abarca la totalidad del macizo montañoso que domina la bahía de Santander.


Dentro de él, el Parque de Cabárceno se puede visitar fácil y cómodamente pues cuenta con una extensa red de pistas asfaltadas que permiten su recorrido en coche. Desde el punto de vista geomorfológico, el parque presenta un aspecto original e interesante: las rocas calizas que lo forman, son el resultado de un proceso de disolución kárstica o descomposición y desintegración de la roca por la intervención de agentes biológicos y atmosféricos.


Otra de las características más importantes de este parque es que constituye, además, una gran reserva faunística. Existe una completa y variada representación de animales autóctonos: lobos, ciervos, osos, jabalíes, corzos, rebecos…Aunque, sin lugar a dudas, la fauna exótica es la gran protagonista del parque. En él se pueden contemplar tigres, elefantes, leones, hipopótamos, hienas, jirafas, avestruces, cebras, camellos, canguros, llamas, antílopes, rinocerontes, monos, dromedarios….

Existen también varios lagos para la práctica de la pesca de truchas, miradores panorámicos, áreas de paseo, parque infantil, complejo hostelero, aparcamiento y tiendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *