Hacer el Camino de Santiago con tranquilidad

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Realizar el Camino de Santiago es una tradición que viene desde hace años. Normalmente tiende a realizarse bajo la presión de unos límites de tiempo que pueden llegar a ser bastante agobiantes para los caminantes. No debemos olvidarnos de que se trata de la ruta más famosa los peregrinos que proceden de España y de toda Europa, para venerar al Apóstol Santiago. Por eso no es necesario terminarla estresados y con un mal recuerdo.

Hoy en día muchos peregrinos, procedentes de todas partes del mundo, continúan con esta tradición realizando la ruta por devoción mientras que otros deciden realizarla por superación personal. Las rutas del camino son 7: el camino francés, el camino inglés, el camino de la costa, el camino portugués, el camino primitivo, la vía de la plata y la ruta marítima.

Elegiremos un lugar de partida y las etapas que queramos realizar. Los peregrinos suelen realizar los caminos por etapas. Al realizar los caminos por etapas, se puede abandonar en un periodo de tiempo y volver a retomarlo desde el punto en que se ha dejado y así continuar. Esto puede ser bastante relajante y no convertir así esta aventura en un verdadero martirio.

Por ejemplo: muchos deciden realizar un año una etapa de 100 kilómetros y al año siguiente realizar otros 100. Las formas de realizar el Camino pueden ser a pie, a caballo o en bicicleta. Encontraremos los caminos adaptados para el medio en el que nos movamos. Es importante tener en cuenta que lo mejor es realizar los desplazamientos por la mañana. Existen albergues para peregrinos y cuanto antes se llegue al destino, antes nos acogerán y antes podremos recuperar las fuerzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *