Freedom Cove, una curiosa isla flotante y sostenible en Canadá

freedom-cove-foto
¿Estás harto del mundo materialista y capitalista en el que vivimos? Pues si te lo propones, puedes huir de él. Una pareja canadiense lo ha demostrado. Nos estamos refiriendo a Wayne Adams y Catherine King, un escultor y una bailarina jubilados que un día decidieron construir su propia isla flotante para poder huir de la vida que a la mayoría nos ha tocado vivir, que consiste en trabajar y consumir.

Esta sorprendente isla flotante se encuentra cerca de Tofino, en la Columbia Británica y, entre otras cosas, sorprende por ser autosuficiente. Además ha sido construida por esta pareja de sexagenarios, que en ningún momento se ha dedicado al mundo de la construcción. De hecho, han comentado en más de una ocasión que todo lo han hecho con una sierra y un martillo. ¿Te gustaría descubrir más detalles sobre este sorprendente lugar? ¡Pues te recomendamos que estés muy atento a lo que te contamos a continuación!

Un lugar en el que muchos han creado asentamientos

La Columbia Británica es la provincia más occidental de Canadá. El 75% de su territorio es montañoso, aunque solo un 5% es cultivable. Una de las cosas que más sorprende de este lugar es que muchas personas seguidoras de las corrientes alternativas se han adentrado en este lugar para crear sus propios asentamientos y, así, poder vivir en contacto con la naturaleza. Entre ellos destacamos a Wayne Adams y Catherine King, que no solo crearon su propio asentamiento, sino que construyeron una isla autosuficiente: Freedom Cove. Lo hicieron tras navegar por algunas de los afluentes del lugar, ya que quedaron completamente fascinados del paisaje.

freedom-cove-foto3

En un entorno espectacular

Wayne y Catherine comenzaron a construir la isla en 1992. Al principio se trataba de un pequeño asentamiento compuesto por una tienda de campaña y un hornillo de gas. Sin embargo, con el paso de los años han logrado hacer realidad su sueño ecológico de crear una isla autosuficiente. Además, lo han hecho en un lugar tremendamente bello, al que solo se puede acceder en barco. La isla pesa unas 500 toneladas y se mantiene fija gracias a unas cuerdas que están atadas a los árboles más cercanos.

Todo lo que necesitan

Cuentan con todo lo necesario para poder vivir de forma autónoma y, lo mejor de todo, sin tener que renunciar al confort. Gracias a los paneles fotovoltaicos, pueden producir energías limpias. Además, obtienen el agua de la lluvia y de una cascada cercana. Por otro lado, es importante tener en cuenta que se alimentan de peces y de verduras y frutas ecológicas producidas por ellos mismos. De hecho, producen comida de sobra para abastecer a sus invitados. Lo mejor de todo es que apenas generan residuos.

freedom-cove-foto1

Cómo es la isla

Freedom Cove consta de 12 plataformas interconectas entre sí a través de pasarelas de madera. En estas plataformas pueden encontrarse cinco invernaderos, un faro, un jardín, una sala de baile, una galería de arte, un cobertizo con un generador, un estudio y habitaciones para ellos y para sus invitados. De la isla también destacan los llamativos colores utilizados para pintar los distintos elementos que la forman, entre los que destaca el fucsia. Aunque, como te hemos comentado, se alimentan de lo que producen, esta pareja de artistas vende sus obras de arte y parte de su cosecha para poder obtener ingresos por si tienen que hacer frente a imprevistos. A continuación te dejamos con nuestra galería, donde encontrarás más imágenes de esta isla flotante autosuficiente situada en Canadá. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *