El museo de Sigmund Freud en Viena

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Sigmund Freud es una de las grandes figuras intelectuales de la historia, siendo principalmente el fundador del psicoanálisis. De origen austriaco, el lugar en el que nació pertenece ahora a la República Checa, pero él pasó casi toda su vida en Viena, aunque murió en Londres. Precisamente, el lugar en el que vivía en la capital austriaca es ahora un museo en su honor, el Museo Sigmund Freud vienés.

En el recorrido por su antiguo apartamento, los visitantes disfrutarán de una exposición en la que se refleja al detalle toda la vida de Freud, destacando los momentos más relevantes de ésta y que ya forman parte de la historia. Allí están los muebles que él tenía, artículos que utilizaba a diario, antigüedades varias… además, también se organizan exposiciones temporales con artículos que no están a la vista el resto del año.

El museo

Este museo está en el distrito de Alsergrund, concretamente en la calle Bergasse 19. Se construyó cuando Freud se fue a vivir allí en el año 1891, siendo su hogar hasta que en 1938 tuvo que abandonar el país durante la Segunda Guerra Mundial, lo que hizo que se trasladara a Londres. Las habitaciones se nota que son muy viejas, pero es lógico ya que allí vivió casi 50 años y han pasado mucho más. En ellas dio vida a casi todos sus escritos, y ahora son el lugar en el que encontrar gran parte de sus obras.

Interesante

Merece la pena también destacar la decoración del museo, que era la decoración que Freund tenía en su hogar y que puso con ayuda de su hija Anna. Mobiliario original, una sala de espera, una colección de antigüedades, las primeras ediciones de sus obras, copias firmadas… todo ello forma parte de la decoración de este lugar, en donde cada detalle es de inmenso valor histórico. Al principio, pocas zonas estaban abiertas al público, pero en vista del éxito se fueron ampliando habitaciones, y actualmente está todo el apartamento disponible para visitar.

2 comentarios

  1. No tenía ni idea de que existiera este museo pero me ha encantado saberlo. Estudié un poco a Freud en la carrera y es bonito ver que hay autores que siguen vivos más allá de su tiempo.

    La verdad es que la historia de la filosofía y de la psicología, me encanta porque sus autores tienen una gran personalidad y carisma, al menos, en su obra.

  2. Hola Maite! La verdad es que existen museos por todo el mundo que ni nos imaginamos. Si tanto te gusta Freud, ya tienes excusa para hacerte un viajecito a Viena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *