Descubrir los cambios de Oslo


Oslo es esa ciudad que protagoniza la mayoría de los Bestsellers del escritor Jo Nesbo. Como en las novelas, Oslo es una ciudad de transición, con dos nuevas áreas en fase de desarrollo (Bjorvika y Tjuvholmen) que se están haciendo cada vez más conocidas por su elegante diseño, sus modernos ambientes y sus restaurantes innovadores.

Si bien el dinero del petróleo ha transformado muchas fortunas en Noruega, sus restaurantes y su cultura han tenido un desarrollo mucho más lento. En los últimos años, sin embargo, la apertura de nuevos lugares en los que los Chefs de la ciudad son capaces de ofrecer verdaderas exquisiteces ha conseguido que hasta las estrellas de Michelin iluminen sus noches más especiales. Por otro lado, numerosos festivales y lugares peculiares, como Sukkerbiten, han creado una floreciente escena musical.

Los oscuros días de invierno dan paso a la primavera que es el momento perfecto para ir a disfrutar de comidas campestres en puerto, navegar por el fiordo y observar a la gente con una cerveza fría en la zona de playa de Aker Brygge. Oslo se encuentra en el extremo interior del fiordo, y está flanqueado por las verdes colinas de Oslomarka. Para ser una capital, tiene una impresionante cantidad de espacios verdes y los lugareños saben cómo sacar el máximo provecho de ella.

Debes dar un paseo a lo largo de Karl Johan. Esta es la calle principal de Oslo. Después de degustar algún dulce en alguna de sus pastelerías, dirígete hacia el Parlamento. A continuación, podrás dirigirte a la Universidad y el Teatro Nacional. Como en otros lugares del mundo, no te pierdas el cambio de guardia en el Palacio Real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *