5 lugares que te enamorarán de Oslo

Oslo
Hace unos meses tuve la suerte de conocer Oslo. La capital noruega está repleta de rincones que consiguieron que me enamorara de esta ciudad. Su clima frío contribuyó también a ello, ya que durante los días de agosto que pasé en ella los termómetros marcaron unas temperaturas máximas de 20 grados. ¡Así da gusto hacer turismo en verano!

Me cuesta escoger qué lugares fueron los que más me gustaron de esta ciudad. He elegido cinco que realmente conquistan. Por el encanto de sus edificios, de la naturaleza, por la historia que vives en ellos. Si queréis, otro día os cuento otros, pero de momento vamos con estos para ir abriendo boca.

1.- La Ópera de Oslo

La primera tarde decidimos dar un paseo rápido y tranquilo para ubicarnos y tener una toma de contacto inicial con la ciudad. Y caminamos durante 10 kilómetros. Nos maravillaba todo lo que nos encontrábamos. La Ópera de Oslo fue un lugar que visitamos esa tarde y al que volvimos más veces después. Destaca su ubicación y su diseño. Subir hasta el techo es un auténtico regalo, con la ciudad y el fiordo de Oslo a tus pies. Para la próxima visita tocará conocer este chulísimo edificio por dentro…

Opera-Oslo

2.- Parque de Vigeland

El Parque de Vigeland es un espacio con muchísima zona verde en la que grupos de gente se reúnen en torno a una barbacoa portátil en la que hacen su comida. Una escena que verás mucho en este emplazamiento. Las esculturas del noruego Gustav Vigeland son las grandes protagonistas; están en todas partes y la del niño enfadado, por ejemplo, es una de las más fotografiadas. El Monolito es otra de las más célebres. En total hay unas 200 esculturas de granito, hierro forjado y bronce.

Parque-Vigeland

3.- Museo Folclórico Noruego

Adentrarse en el Museo Folclórico Noruego es sumergirte en la historia de este país de una manera increíble. Es un museo al aire libre que se ubica en Bygdø y que muestra la cultura y las tradiciones de diferentes regiones de Noruega a través de 160 edificios: casas, tiendas y comercios antiguos. Destaca la iglesia de madera de Gol por ser uno de los edificios más emblemáticos. Esta iglesia de madera medieval se construyó entre los siglos XII y XIII, y en 1885 fue reconstruida en este museo. Aunque el recorrido guarda muchísimas sorpresas. Te encontrarás a gente vestida con trajes de la época y unos paisajes maravillosos.

Museo-Historia-Natural-Oslo

4.- Holmenkollen

Otro de los lugares que harán que te enamores de Oslo. El salto de esquí de Holmenkollen impresiona, y no me quiero imaginar cómo será verlo con nieve ¡y con gente saltando! También podrás disfrutar de un museo de esquí que recorre 4.000 años de historia de esta disciplina. Hay exposiciones en el interior y unas vistas impresionantes desde el exterior. Este recinto se ubica a las afueras de la ciudad pero el metro lleva hasta ahí. Solo tocará caminar un poquito cuesta arriba para llegar. Te aseguro que merece la pena.

Salto-Sky-Oslo

5.- Museo Fram

Oslo se caracteriza por ser una ciudad plagada de museos. Y vale la pena visitarlos. Si utilizas la Oslo Pass (otro día hablaré de ella con más detalle) te va a salir genial de precio. Mi favorito fue el Museo Fram. Conocer la historia de las expediciones polares de la nave Fram fue una de las cosas más bonitas de este viaje. Es la embarcación más resistente del mundo y la única que ha viajado a la parte más meridional y a la más septentrional del planeta. Fue construida en 1892 y en su interior se conservan (y se pueden ver) objetos originales que había en este barco. Visita indispensable si viajas a Oslo.

Museo-FRAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *