Bodrum, la antigua Halicarnaso


Turquía es un destino turístico muy popular por muchos motivos: la maravillosa ciudad de Estambul, la impresionante región de Capadocia… Pero este milenario país tiene muchos más lugares de interés, en los cuales la historia brilla con luz propia. Además de patrimonio histórico, hay ciudades como Bodrum que parecen tenerlo todo: una costa con aguas azules y bellas playas, un casco histórico lleno de interés y alegría, y una fantástica vida nocturna.

La ciudad que hoy día se conoce como Bodrum tuvo en la antigüedad clásica un topónimo mucho más aristocrático: Halicarnaso, el lugar donde el rey Mausolo erigió su tumba, el Mausoleo de Halicarnaso, que llegó a considerarse una de las siete maravillas del mundo antiguo.

De aldea a destino turístico


Bodrum se encuentra entre dos históricos mares: el Egeo y el Mediterráneo. Pasada su antigua gloria clásica, hasta los años 70 del sigl XX era tan solo una tranquila aldea de pescadores construida sobre las ruinas griegas. La verdad es que del que debió ser impresionante mausoleo solo quedan fragmentos y ruinas, que además ni siquiera están en la ciudad sino en el Museo Británico de Londres. Pero en Bodrum queda mucho patrimonio que ver: el Castillo de San Pedro de Halicarnaso o Castillo de Bodrum, sin ir más lejos.

Historia por doquier


Se trata de una enorme fortaleza del siglo XV que se conserva en magnífico estado, como podéis ver en las fotos. Si en tiempos era una construcción destinada a proteger la bahía, hoy día es el Museo Arqueológico Submarino. Además, tomando Bodrum como centro de operaciones es posible hacer excursiones a nombres míticos dentro de la historia, como Mileto, Éfeso, Pirene… Lugares llenos de antigüedad clásica para descubrir y admirar. Pero no todo es cultura en unas buenas vacaciones: también tiene que haber tiempo para relajarse en la playa y bucear, a pulmón o con botellas, para disfrutar de unos fondos marinos con arrecifes y corales llenos de vida y color.

Noche en la playa

La noche de Bodrum es también muy estimulante, hasta tal punto que son muchos los famosos que acuden a disfrutar de exclusivas fiestas a esta pequeña ciudad. La villa y su paseo marítimo están llena de vida cuando cae el sol, que se revela en forma de fiestas en la playa, discotecas y pubs. Sin ir más lejos, la discoteca Halikarnas es todo un clásico de la marcha playera: no os la podéis perder si viajáis a Bodrum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *