Berlín en cuatro puntos fundamentales


Si hay una ciudad en Europa que está ganando importancia con cada día que pasa, esa es Berlín. Bien por sus movimientos en la política y economía, así como en la cultura, Berlín está actualmente brillando con luz propia. Por eso, vamos a dibujar la ciudad en cuatro brochazos en los que conoceremos la capital de Alemania.

Historia

– Es imposible hablar de Berlín, así como de Alemania sin hacer un repaso a su historia. Los monumentos, los lugares más señalados, y las calles tienen impregnados los años de conflictos que se han vivido en el país. Así, es imperdible la visita al Muro de Berlín, que durante mucho tiempo separó a miles de personas. De la misma manera, la Puerta de Brandeburgo es el símbolo más importante de la reunificación del país. Otros puntos como el Checkpoint Charlie o el Reichstag también son paradas indispensables.

Museos

– Ir a Berlín es sinónimo de visitar algún museo o galería. ¿Por qué decimos esto? Porque Berlín cuenta con una colección de museos enorme. En la ciudad podemos encontrar 365 museos. Además de una zona de la ciudad especialmente delimitada en la que se sitúan gran parte de ellos conocida como la Isla de los Museos, lugar considerado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Y es que en Berlín es imposible no encontrar un museo que vaya con nuestro estilo de vida. Desde el Museo Antiguo hasta el Museo Erótico Beate Uhse (es el más grande del mundo en este sector).

Cultura

– En relación con el tema de los museos, Berlín también destaca en su compromiso por ofrecer un amplio abanico cultural. Gracias a esto, la ciudad se convierte en sede de gran cantidad de eventos a lo largo del año y para todos los gustos. Posiblemente uno de los más famosos es el Festival Internacional de Cine de Berlín (La Berlinale) que hace que todos los ojos del mundo cinematográfico se fijen en la ciudad. Pero también Berlín es importante en el mundo de la música, ya que la Orquesta Filarmónica de la ciudad es reconocida a nivel internacional.

Ocio

– Y por supuesto, la vida de ocio es uno de los motores de la ciudad. Los bares, discotecas, teatros son un hervidero de gente en la ciudad. Nada como disfrutar de la gastronomía alemana sentado disfrutando de los rayos del sol. Un placer como degustar una cerveza mientras comemos un currywurst con todas las salsas, y después un pastel de selva negra. Una maravilla para los sentidos.

Pero Berlín es mucho más que esto, por eso, una de las mejores opciones para conocerla es pasando una temporada más larga. Actualmente y debido al momento económico y laboral por el que pasamos, son muchas personas las que han decidido invertir un tiempo para aprender alemán lo que le sirve como experiencia en el extranjero, además de para mejorar en su trabajo. Una de las propuestas de ESL Idiomas es la de compaginar los estudios de alemán con un trabajo a media jornada para así poder aprovechar al máximo la estancia.

Nada como pasar unos días en Berlín para conocer Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *