Alójate en una cárcel durante tus vacaciones

otawa hail
Hay mucha gente a la que, por curiosidad, le encantaría pasar una noche en la cárcel. En los últimos tiempos se ha puesto de moda convertir viejas prisiones en hoteles, así que para poder pasar en una noche no deberás cometer ningún delito (un alivio para todos, empezando por ti). Actualmente hay varios hoteles que están en cárceles, manteniendo su estructura lo máximo posible para que sus huéspedes puedan dormir en una celda, aunque con las máximas comodidades.

Uno de los que más me llama la atención es el Hostal Ottawa Jail, que está en la ciudad de Ottawa, en Canadá. Si vas a estar por allí en tus vacaciones, te recomiendo que te alojes al menos una noche en este hotel, sin duda será una experiencia única, especialmente si te gustan las cárceles por alguna película o serie que hayas visto. Además, en Ottawa hay mucho que ver, así que aprovecharás totalmente tu viaje.

La prisión

La arquitectura de esta cárcel es de estilo victoriano, construida en el año 1862 y cerrada como tal en 1970. Años después de su cierre, sufrió una gran remodelación y se convirtió en el hostal que es hoy. Las celdas son ahora habitaciones, y pueden ser individuales, dobles o para grupos. Además, en el cuarto del vigilante se hizo una suite para que puedas tener mucho más espacio si así lo deseas. Por supuesto, la distribución es la misma que la de la antigua cárcel, con todas las habitaciones seguidas a lo largo de la galería.

El hostal

Además de las habitaciones, en el hotel hay tamibén una cocina comunitaria con varios frigoríficos para que cada huésped pueda guardar y cocinar su propia comida. Donde estaba la capilla antiguamente, ahora hay un salón recreativo con varias videoconsolas, juegos de mesa, ordenadores con conexión a internet y televisores. También dispone de varios salones y de todo lo necesario para que disfrutes cómodamente de unas vacaciones… en la cárcel.

Museo

El hostal tiene también un pequeño museo, el Carleton County Gaol Heritage Centre. Está en la octava planta, que es la única que no ha sido renovada. Allí puedes realizar varios tours que cuentan la historia de la prisión, que por cierto tiene varias leyends que afirman que se trata de un lugar encantado. ¿Te atreves a comprobarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *