Viajar a Nauru


Los habitantes de la pequeña (y con forma de patata) República de Nauru fueron considerados, hace mucho tiempo, como unos de una los más ricos del mundo. Anteriormente conocida como Pleasant Island, Nauru suministraba a Australia una gran cantidad de fertilizantes. Esto hizo que su economía se disparase de manera increíble. Estos negocios fueron posibles gracias al descubrimiento en el año 1900 de unos grandes yacimientos de fosfatos.

Pero en 2005, se produjo un cambio radical en la economía y Nauru es, en la actualidad, un estado casi fracasado con un futuro incierto, que depende de las inyecciones de dinero que le proporcionan otros países para mantenerse a flote. La vida allí no es demasiado fácil, ya que apenas entran productos comerciales y el empleo es muy escaso. Muy lejos de la alegría por las embriagadoras fortunas de los años 70 y 80, los habitantes han llegado a convertirse en gente reticente con los visitantes.


Nauru no es el lugar fácil para visitar. El acceso está sujeto a los caprichos de los transportes, el clima y al departamento de inmigración. Con el cierre de las minas de fosfato, los servicios de hostelería como hoteles, restaurantes y alquiler de coches (si es que existen) son mínimos. A pesar del pesimismo económico actual, la isla sigue ofreciendo destellos de su antiguo agrado.


Bonitos acantilados, zonas silvestres muy amplias, etc. encantaran a todos aquellos que quieran pasar unos cuantos días por la zona. Para los amantes de la Segunda Guerra Mundial es ideal, ya que encontrarán vestigios de la ocupación japonesa dispersos por los alrededores de la isla.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *