Stonehenge, un lugar mágico


Hay lugares que despiertan interés por su belleza, por su grandiosidad o por el entorno natural que los rodea. Y otros lugares llaman la atención por el enigma y el misterio que parecen encerrar. Este el caso de Stonehenge, un monumento megalítico que se localiza en Inglaterra, cerca de Amesbury en pleno condado de Wiltshire.

Si tienes la oportunidad de visitarlo, no la dejes pasar. Asistirás a una de las construcciones arquitectónicas más sorprendentes del mundo, que data nada menos que del neolítico. Los expertos aún se preguntan cuál es el significado de esas misteriosas piedras.

Un templo de piedra


La estructura del monumento de Stonehenge parece simple. Se trata de grandes bloques de piedra dispuestos de forma circular, en cuatro círculos concéntricos, el mayor de unos 30 metros de diámetro. En el centro, una losa de piedra que simula una especie de altar. El conjunto megalítico está rodeado por un foso, también circular, que queda cortado por una especie de camino de unos 3 kilómetros.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál era el origen de este lugar tan especial, se cree que su finalidad era servir como templo religioso, como una especie de lugar de oración, o como un monumento funerario, ya que en las inmediaciones se han encontrado diversos enterramientos con restos humanos. Quizá era un lugar en el que se realizaban ceremonias de culto a los muertos…

Sea como sea, el santuario de Stonehenge es un lugar que merece la pena visitar, ya que nos habla de una dimensión pasada del hombre, pero muy interesante. Investigadores de la universidad de Sheffield encontraron muy cerca de este curioso templo megalítico un asentamiento con más de un millar de viviendas. Según estos expertos, esas casas se usaban solo temporalmente, y no de forma habitual. Curioso, ¿verdad?

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *