Síndrome de la clase turista


Probablemente habrás oídos hablar un montón de veces del Síndrome de la clase turista, que no es otra cosa que lo que padecen muchas personas que viajan en esta clase en el avión y que durante los viajes largos tienen riesgo de la formación de coágulos de sangre o trombosis venosa profunda en las piernas debido a la escasa movilidad por los reducidos espacios en los aviones. Estos coágulos pueden ser peligrosos si no se diluyen y forman un trombo, así que aquí tienes unos consejos para evitar el Síndrome de la clase turista:

Evita llevar ropa apretada, calzado incómodo, cinturones, etc.

Bebe mucho líquido, y si está permitido levántate a pedirlo y tomarlo en el área de sobrecargo y azafatas. Esto no está permitido en todas las compañías, así que pregúntalo primero.

– No tomes bebidas alcohólicas ni café.

– Evita dormir en postura encogida o con las piernas cruzadas ya que eso obstruye la circulación sanguínea.

Estírate todo lo que puedas, sobre todo las piernas.

– Camina de vez en cuando por el pasillo y haz algunos ejercicios con los brazos o flexiones con las rodillas.

Mueve los dedos de los pies durante un minuto cada hora.

– Haz rotaciones con los tobillos y, si puedes, masajéate discretamente las piernas siempre que puedas, conviene que todo circule y el cuerpo no se quede dormido en esa posición durante horas ya que se puede atrofiar.

Decirte también que las personas fumadoras, obesas, con riesgos vasculares o de avanzada edad son las que más en serio se deben tomar este tema, especialmente si van a realizar trayectos con una duración superior a cuatro horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *