Qué ver en Lisboa

LIsboa
¿Has tenido la oportunidad de viajar a Lisboa en alguna ocasión? ¿No? ¡Pues ya es hora de que lo hagas! Y es que no solo se trata de la capital y la ciudad más grande de Portugal sino que se trata de un lugar realmente bello, con gentes amables, calidad hotelera, buena gastronomía, arte, cultura y marcha nocturna. Además, es muy seguro. Por si fuera poco, se trata de un destino bastante económico si lo comparamos con otras ciudades europeas.

Pues bien, tras haberte dado un montón de buenos motivos para visitar Lisboa, a continuación queremos hablarte de qué sitios no deberás perderte cuando lo hagas. Así que ya sabes, si tienes pensado viajar a la capital portuguesa, estate muy atento a lo que te contamos a continuación.

El Castillo de San Jorge y La Alfama

Castillo de San Jorge
Una de las visitas obligadas en Lisboa es al Castillo de San Jorge (Castelo de São Jorge), el punto más alto de toda la ciudad donde se consiguen las mejores vistas desde el lado este de Lisboa. Situado en medio de dos de los barrios más conocidos, Castelo y La Alfama, fue construido en el siglo V por los visigodos, aunque fue agrandado por los árabes en el siglo IX. Además, fue modificado durante el reinado de Alfonso Enríquez y restaurado completamente en 1938. La zona del castillo también alberga un museo, un restaurante y un bar.

La Alfama
Por supuesto, deberás dar una vuelta por los alrededores, especialmente por el barrio de La Alfama, que conserva el sabor auténtico de la ciudad: fachadas antiguas con ropa tendida, comercios en las calles, casas con las puertas abiertas, callejuelas y escalinatas estrechas… Aquí encontrarás lugares mágicos como el Palacio Azurara, la Casa dos Bicos o la Casa do Fado.

Plaza del Comercio

Terreiro do Paco
La Plaza del Comercio, también conocida como Terreiro do Paço, es la plaza más grande de Lisboa y también una de las más importantes, ya que es el símbolo de la ciudad tras la reconstrucción después del terremoto que sacudió el lugar en 1775. La forman el arco triunfal de la Rua Augusta, terminado en la segunda mitad del siglo XIX, y por la estatua ecuestre de Dom José I. Aquí se sitúan algunos ministerios y servicios públicos. Además, junto al Tajo se encuentra un bello muelle, el Casi das Columnas.

La Catedral

La Se
Como en otras muchas otras capitales europeas, uno de los principales monumentos de Lisboa es la catedral. En esta ocasión tenemos que hablar de La Sé, la iglesia más anitgua de la ciudad, ubicada en el barrio de La Alfama. Lógicamente, con el paso de los años ha pasado por diferentes modificaciones, lo que la ha convertido en una mezcla de diferentes estilos arquitectónicos.

El elevador de Santa Justa

Elevador de Santa Justa
Otro lugar que deberás visitar si viajas a Portugal es el elevador de Santa Justa, un ascensor también llamado Elevador do Carmo que une los barrios de la Baixa Pombalina y el Chiado. Se eleva sobre la calle de Santa Justa enlazándola con la Praza do Carmo, donde se encuentra el Museo Arqueológico del Carmo. Lo que más sorprende es que está construido en hierro al más puro estilo decimonónico.

La Torre de Belém

La Torre de Belem
Otro monumento que no podrás perderte es la Torre de Belém, que rinde homenaje a los grandes conquistadores. Situada junto al río Tajo, se trata de un edificio elegante de estilo manuelino que fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO a principios de los años 80.

Otros monumentos

Si te sobra tiempo, también te recomendamos el mirador de San Pedro de Alcántara, el Parque Eduardo VII, el Monasterio de los Jerónimos, la confitería de Belém y el Parque de las Naciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *